Volkswagen Kübelwagen

Picto infobox automobil.png
Volkswagen Kübelwagen
(Volkswagen Tipo 82)
VW Kuebelwagen 1.jpg
Fabricante Volkswagen
Período 1940-45
Fábricas Bandera de Alemania KDF-Stadt
(hoy Wolfsburgo), Alemania
Sucesor Volkswagen Tipo 181
Tipo Vehículo todoterreno
Configuración Motor trasero tipo boxer / tracción trasera
Largo 3740 mm
Ancho 1600 mm
Altura 1110-1650 mm
Distancia entre ejes 2400 mm
Peso 715-1160 kg
Relacionado Volkswagen Schwimmwagen
Similares Jeep Willys MB
Diseñador Ferdinand Porsche
[ editar datos en Wikidata]

El Volkswagen Kübelwagen, denominación oficial Volkswagen Tipo 82, era un automóvil todoterreno ligero alemán, versión militar del Volkswagen Escarabajo. Fue diseñado por Ferdinand Porsche, y en la Segunda Guerra Mundial se fabricaron más de 50.000 unidades. Al contrario que el Jeep, no tenía tracción a las cuatro ruedas. Debido a la escasez de gasolina, algunos modelos llevaban un quemador-generador instalado encima del capó que se alimentaba de madera o coque.

Se utilizó para transportar tropas, y fue seguido de una versión anfibia, llamada Schwimmwagen. Se le podía adaptar una ametralladora MG 42 en la parte delantera, en el lado del asiento del acompañante.

VW Tipo 82

VW Kübelwagen (LIM 111).

El Kübelwagen en su configuración definitiva (Tipo 82) fue equipado con una carrocería liviana monobloque sobre una barra de torsión. Estaba basado en un sistema de cuatro ruedas con suspensión independiente. Tenía un motor refrigerado por aire de 985cc de 23,5 hp. Esta característica, además de su fiabilidad y facilidad de reparación, hizo que el Kübelwagen fuera particularmente efectivo tanto en las condiciones de frío extremo de la campaña de Rusia, como en el Norte de África, donde el agua era escasa para los radiadores. No en vano, uno de los argumentos utilizados a su favor era que "el aire ni hierve ni se congela".

Sus cualidades facilitaron el avance rápido de las tropas alemanas en todos los frentes durante la Segunda Guerra Mundial, y especialmente al Afrika Korps del General Erwin Rommel, quien ya había intuido las inmensas posibilidades de este pequeño vehículo desde los primeros compases de la guerra en Polonia y en Francia.