Vivienda colonial

Desarrolladas en el siglo XVI, las viviendas coloniales fueron parte del desarrollo de las primeras urbes de las colonias españolas y portuguesas en Latinoamérica.

Las características, formales y funcionales de las mismas, nacen (al igual que la mayoría de la arquitectura colonial española) de la fusión entre la obvia impronta arquitectónica traída por los colonizadores y el nuevo contextualismo encontrado en la región, que, con la mano de obra, los materiales, las técnicas y artistas locales crean una arquitectura con tradiciones e identidad propia. La vivienda tradicional de la ciudad se inspiró en el modelo español. Eran casas que ocupaban una manzana completa y estaban construidas en torno a tres patios centrales, que eran el centro de las actividades familiares.

Las viviendas coloniales las podemos dividir según la localización en la que se encuentren. De este modo podemos distinguir dos primeros grandes grupos: las de la colonia española y las de la colonia portuguesa.

Características

Arquitectura simple y sin adornos, cuya características son:

  • Paredes blancas
  • Nichos profundos para puertas y ventanas
  • Tejas coloniales que venían a reemplazar la paja
  • Molduras para los marcos de las puertas
  • Utilización del hierro para rejas y/o barrotes para las ventanas
  • Pisos de terracota
  • Cargadero para ventanas y puertas
Other Languages