Vittorio Alfieri

Vittorio Alfieri
Ritratto di Alfieri François-Xavier Fabre.jpg
Vittorio Alfieri, retrato de François-Xavier Fabre
Información personal
Nombre de nacimiento Vittorio Amedeo Alfieri
Nacimiento 16 de enero 1749
Asti
Fallecimiento 8 de octubre 1803
Florencia
Causa de muerte Infarto agudo de miocardio Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Basílica de la Santa Cruz Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad italiano
Familia
Cónyuge Luisa de Stolberg-Gedern
Información profesional
Ocupación dramaturgo, poeta y escritor
[ editar datos en Wikidata]

El conde Vittorio Amadeo Alfieri ( Asti, 16 de enero 1749 - Florencia, 8 de octubre 1803) fue un dramaturgo, poeta y escritor italiano. «En la ciudad de Asti, en Piamonte, el día 17 de enero[1]​ del año 1749, yo nací de nobles, ricos y honestos parientes». Así Vittorio Alfieri, el mayor poeta trágico italiano del Setecientos, se presenta a sí mismo en la Vita scritta da esso (Vida escrita por él), autobiografía de alrededor de 1790. En el curso de su breve pero intensa existencia el escritor no dejó de cultivar ni siquiera este género. Por otra parte, su carácter atormentado, además de orientar su vida hacia la aventura, lo hará precursor de las inquietudes románticas.

Biografía

Retrato de Monica Maillard.

Infancia y educación

Quedando entonces solo yo de todos los hijos en la casa materna, fui dado en custodia a un buen cura, llamado don Ivaldi…

de Vita de V. Alfieri, Época primera, 1755, capítulo II
Retrato de Giulia Alfieri.

Vittorio Alfieri nació en una familia formada por el conde de Cortemilia Antonio Amedeo Alfieri y por la saboyana Monica Maillard de Tournon, viuda del marqués Alessandro Cacherano Crivelli. Pero el padre murió al primer año de vida de Vittorio y la madre se volvió a casar en el 1750 con un caballero, Carlo Giacinto Alfieri de Magliano.

Vittorio vivó hasta los nueve años y medio en el Palazzo Alfieri en Asti, la residencia del padre que había diseñado y levantado su tío, el arquitecto Benedetto Alfieri, al que profesaba gran afecto. Estuvo en esos primeros años de vida a cargo de un sacerdote preceptor sin otro tipo de compañía, pues de los dos hermanos que tenía Giuseppe María murió a los pocos meses de vida y su hermana Giulia fue enviada al monasterio de San Anastasio Asti.

En 1758, por voluntad de su tutor y tío Pellegrino Alfieri, gobernador de Cuneo y en 1762 virrey de Cerdeña, fue inscrito en la Academia Real de Turín. En ella completó sus estudios de gramática, retórica, filosofía y derecho. Entró en contacto con muchos estudiantes extranjeros, y sus historias y experiencias le inculcaron la pasión de viajar. Tras la muerte de su tutor y tío Pellegrino en 1766, y habiendo fallecido también su tío Benedetto al año siguiente, abandonó la Academia sin terminar los estudios que lo habrían hecho abogado e ingresó en el ejército, convirtiéndose en portaestandarte del regimiento provincial de Asti; permaneció en él hasta 1774, licenciándose con el rango de teniente.

Los viajes

Viena en el siglo XVIII, por Bernardo Bellotto, apodado Il Canaletto ( 1760), Kunsthistorisches Museum, Viena.

Quería yo absolutamente morir, pero no le comuniqué aquel deseo a nadie y, fingiéndome enfermo para que mi amigo me dejase, hice llamar al cirujano para que me sacase la sangre, vino y me la sacó.

de Vita de V. Alfieri, Época tercera, 1768, capítulo VI

Entre 1766 y 1772, Alfieri comenzó una larga peregrinación por varios estados de Europa. Visitó Italia desde Milán hasta Nápoles, deteniéndose en Florencia y Roma. En 1767 llegó a París, donde conoció a Luis XV, que le pareció un monarca engreído y despectivo. Decepcionado también por la ciudad, en enero de 1768 llegó a Londres y, tras una larga gira por las provincias británicas, se fue a Holanda.

En La Haya vivió su primer amor con la esposa del Barón Imhof, Cristina. Obligado a separarse de ella para evitar un escándalo, intento suicidarse, pero lo evitó la intervención de su criado de confianza Elías, quien lo seguía en todos sus viajes y lo conocía mejor que él a sí mismo; con él llegó a establecer una sólida relación que mantuvo hasta el fin de sus días.

Volvió a Turín, donde se alojó en la casa de su hermana Giulia, la cual se había casado mientras tanto con el conde Giacinto Canalis de Cumiana. Permaneció allí hasta cumplir los veinte años de edad y, al entrar en posesión de su gran herencia, decidió abandonar Italia otra vez.

Entre 1769 y 1772, en compañía de Elías, hizo un segundo viaje por Europa partiendo de Viena, fue a Berlín y se reunió con fastidio y rabia con Federico II, tocó Suecia y Finlandia y llegó a Rusia, donde no quiso ser presentado a Catalina II, ya que había desarrollado una profunda aversión al despotismo.

Viajó a Londres y en el invierno de 1771 conoció a Penélope Pitt, esposa del vizconde Edward Ligonier, con la que inició una relación amorosa. El vizconde descubrió el asunto y retó a duelo a Alfieri. El escándalo que siguió y el subsecuente proceso por adulterio impidió una posible carrera diplomática para Alfieri, quien se vio obligado a abandonar tierras británicas.

Retomó entonces su viaje y volvió a Holanda; de allí pasó a Francia, España y por último Portugal, donde admiró el paisaje y la ciudad de Lisboa; allí se reunió con el abad Valperga de Caluso, que lo estimula a proseguir su carrera literaria. En España Madrid no lo impresionó: se sentía deprimido. Adquirió sin embargo un caballo andaluz del que alabó su gracia y resistencia. También admiró la lengua española y se enamoró del paisaje de Valencia en primavera. En 1772 comenzó su viaje de vuelta a Italia a través de Barcelona y Perpiñán.

Regreso a Turín

Torino, Bernardo Bellotto llamado el Canaletto ( 1745), Turín, Galería Sabauda.
Busto dedicado a Vittorio Alfieri en Turín, en Piazza Carignano.

Con 24 años regresó Alfieri a Turín en 1773 y se dedicó a estudiar la literatura, renegando así, según sus propias palabras, de "años de viajes y libertinaje". Compró una casa en Piazza San Carlo, la amuebló suntuosamente y se encontró con sus antiguos compañeros de juventud y de la academia militar. Con ellos creó una pequeña sociedad que se reunía semanalmente en su hogar para "festejar y razonar de cualquier cosa", la Société des Sansguignon. En este período escribió "mezclas de filosofía y de impertinencias", sobre todo en francés, entre las que está su Esquisse de Jugement Universel ("Esbozo de juicio universal"), inspirado en los escritos de Voltaire.

Tuvo también un romance con la marquesa Gabriella Falletti de Villafalletto, esposa de Giovanni Antonio Turinetti marqués de Priero. Entre 1774 y 1775 terminó la tragedia Marco Antonio y Cleopatra , representada en junio de ese mismo año en Palazzo Carignano, con éxito.

En 1775 cortó definitivamente el affair con la marquesa Falletti y se dedicó a estudiar y perfeccionar su gramática italiana, reescribiendo en italiano las tragedias Felipe (sobre Felipe II y su supuesta crueldad) y Polinices, que en un primer momento había redactado en francés.

En abril del año siguiente se trasladó a Pisa y Florencia para el primero de sus "viajes literarios", donde comenzó la redacción de Antígona y Don Garzia. Regresó a la Toscana en el 1777, especialmente a Siena, donde conoció al que se convertiría en uno de sus más grandes amigos, el comerciante Francesco Gori Gandellini. Éste influenció notablemente en las elecciones literarias de Alfieri, convenciéndolo de acercarse a las obras de Nicolás Maquiavelo. A partir de estas nuevas inspiraciones nacieron La conjura de los Pazzi, el tratado De la tiranía , Agamenón, Orestes y Virginia (que luego despertará la admiración de Monti).

La condesa de Albany

Un dulce fuego en los ojos negrísimos acoplado (que muy raro se ve) a blanquísima piel y rubios cabellos resaltaban su belleza, de la cual era difícil no quedar golpeado o conquistado.

de Vita de V. Alfieri, Época cuarta, 1777, capítulo V
Alfieri y la condesa de Albany, F. X. Fabre, 1796, Turín, Museo Cívico de arte antigua.

En octubre de 1777, mientras terminaba la escritura de Virginia, Alfieri conoció a la mujer que lo mantendría ligado a ella el resto de su vida, Luisa de Stolberg-Gedern, condesa de Albany y esposa de Carlos Eduardo Estuardo, pretendiente al trono de Inglaterra. En ese mismo período estudiaba las obras de Virgilio y terminó Del Príncipe y de las cartas y el poema Etruria vengada.

En 1780, con el apoyo del gobierno granducal, la condesa de Albany pudo dejar a su marido y se refugió en Roma en el convento de Orsoline con la ayuda de su hermano, Enrique Benedicto Estuardo, cardenal y duque de York.

Después de algún tiempo, Alfieri, que por entonces había donado todos los bienes y propiedades feudales a la hermana Giulia reservándose una renta y una parte del capital,[2]​ se reunió en Roma con la condesa y luego fue a Nápoles, donde finalizó la escritura de Octavia y pudo unirse a la logia masónica de la "Vittoria".

Roma, Veduta di Santa Maria Maggiore, de Giovanni Paolo Pannini ( 1744).

Regresó a Roma y se instaló en Villa Strozzi en las Termas de Diocleciano, con la condesa de Albany, en tanto obtuvo una dispensa papal que le permitió abandonar el monasterio. Durante los dos años siguientes el escritor completó las tragedia Merope y Saúl.

En 1783, Alfieri fue recibido en la Academia de Arcadia con el nombre de Filacrio Eratrastico. Ese mismo año también terminó Abel. Entre 1783 y 1785 publicó en tres volúmenes la primera edición de sus tragedias impresas por los topógrafados de Siena Pazzini y Carli.

Pero este período idílico se ve interrumpido bruscamente por el Cardenal de York, quien, al descubrir la relación del escritor con la cuñada, le intimó a abandonar Roma.

Alfieri, con el pretexto de dar a conocer las propias tragedias a los mayores escritores italianos, comenzó una serie de viajes. Conoce así a Ippolito Pindemonte en Venecia, Melchiorre Cesarotti en Padua, Pietro Verri y a Giuseppe Parini en Milán. Pero las tragedias obtuvieron en gran parte comentarios negativos. Solamente el poeta Ranieri de' Calzabigi felicitó al escritor porque con sus obras había puesto al teatro italiano a la altura del teatro transalpino.

En abril de 1784, la Condesa de Albany, a través de la intercesión de Gustavo III de Suecia, obtuvo el divorcio de su marido y el permiso para salir de Roma y entonces se reunió en agosto con Alfieri, en el castillo de Martinsboug ( Colmar), en secreto, para guardar las apariencias y la jubilación de la condesa. En Colmar Alfieri escribió sus tragedias Agis, Sofonisba y Mirra (esta última, sobre el incesto entre hija y padre; véase Mirra).

Obligado a abandonar la Alsacia, al final del año, por la obligación de la condesa de residir en el estado pontificio, Alfieri se instaló en Pisa y Stolberg en Bolonia.

La situación ya insostenible, se vio agravada por la muerte repentina del amigo Gori. Son de aquél período algunos poemas entre los que están el Panegírico de Plinio y Trajano y las Notas, que surgieron en respuesta a las críticas negativas que habían recibido sus tragedias.

En 1785 completó las tragedias Bruto primero y Bruto segundo. En diciembre de 1786, Alfieri y Stolberg (que se convertiría en viuda dos años después) se trasladaron a París comprando dos casas separadas. En este período se volvieron a publicar sus tragedias en manos de los famosos impresores Didot. En el salón de Stolberg Alfieri conoció muchos literatos, en particular a André Chénier, que quedó tan impresionado que le dedicó algunos de sus escritos.

La revolución francesa y Napoleón

La Toma de la Bastilla ( Charles Thévenin, 1793). Musée Carnavalet, París.

Me siento muy triste, porque veo la sagrada y sublime causa de la libertad traicionada de tal forma, cambiada y puesta en descrédito por estos semifilósofos.

de Vita de V. Alfieri, Época cuarta, 1790, capítulo XIX

En 1789, Alfieri y su compañera fueron testigos presenciales de los movimientos revolucionarios en París. Los acontecimientos en un principio le hicieron componer al poeta la oda A Parigi sbastigliato, pero luego renegó: el entusiasmo se transformó en un odio a la revolución, explicitado en las rimas del Misogallo.

En 1792 el arresto de Luis XVI y las matanzas del 10 de agosto, convencieron a la pareja de abandonar definitivamente la ciudad para volver a la Toscana (en el ínterin se había emitido una orden de arresto por la condesa, en tanto noble y extranjera, pero no para Alfieri), y entre 1792 y 1796 Alfieri se introduce totalmente en el estudio de los clásicos griegos traduciendo a Eurípides, Sófocles, Esquilo, Aristófanes. A partir de estas fuentes de inspiración, nació en 1798 la última tragedia de Alfieri: Alceste segundo. Se apasiona también en recitar personalmente las propias tragedias.

Florencia, Basílica de la Santa Cruz, Monumento fúnebre a Vittorio Alfieri de Antonio Canova.

Entre 1799 y 1801 las victorias francesas en territorio de Italia obligan a Alfieri a huir de Florencia y a refugiarse en una villa en Montughi. Sus prejuicios contra los franceses le impidieron incluso aceptar el nombramiento como miembro de la Academia de Ciencias de Turín en 1801, dado que Piamonte había entrado en la órbita de Napoleón.

Entre 1801 y 1802, escribió seis comedias: El uno, Los pocos y Los muchos, tres libros sobre la visión satírica de los gobiernos de la época; Tre veleni rimesta, avrai l'antidoto, sobre la solución a los males políticos (casi un testamento político, donde Alfieri, primero republicano, apoya la monarquía constitucional de estilo inglés), La ventana, inspirada en Aristófanes y El divorcio, resultado de reminiscencias juveniles, en donde condena los matrimonios nobles por interés.

Murió en Florencia el 8 de octubre 1803 a la edad de 54 años, probablemente debido a una enfermedad cardiovascular,[3]​ y fue enterrado en la Basílica de la Santa Cruz. En su memoria se encuentra el espléndido monumento fúnebre de Antonio Canova.

Other Languages