Vitaterra

Vitaterra
Abonos Fertilizantes Manures Fertilizers Vitaterra Mirat.jpg
Tipo Sociedad anónima
Campo fertilizante
Industria agropecuaria
Estatus legal sociedad anónima
Fundación 1812
Sede Bandera de España Salamanca
Salamanca, España
Productos Jardinería, abonos, fertilizantes
Empleados 183
Coordenadas 40°57′30″N 5°39′20″O / 40°57′30″N 5°39′20″O / -5.655653
Sitio web www.vitaterra.es
[ editar datos en Wikidata]

Vitaterra, es el mayor fabricante español de abonos y fertilizantes para jardinería.[4]​ Desarrolla su actividad comercial tanto en España como en Portugal.

Sus instalaciones, tanto las de Vitaterra como las del resto del grupo, son el único exponente bien conservado de la industria salmantina del siglo XIX,[6]


Historia

Apuntalamiento de principios de siglo XX, en madera, en las antiguas instalaciones de Mirat y Vitaterra en Salamanca

Aunque los orígenes del Grupo se inician en 1812, año en que D. Gregorio Mirat instaló una fábrica de almidones en Salamanca ( España), y aunque el Grupo ya en 1963 inició la producción de abonos complejos,[8]​ un proyecto como división independiente dentro del grupo, con la finalidad de elaborar productos especializados para el sector de la jardinería. Con los años han ido ampliando su gama de productos, entre los que se incluyen insecticidas, antiplagas, fungicidas, herbicidas, además de Vitaterra Nature, una línea ecológica completa de fertilizantes, abonos y fitoprotectores para el control de plagas y enfermedades, válidos en agricultura ecológica.

Sus instalaciones en Salamanca, originarias del siglo XIX, son los únicos exponentes en buen estado de conservación de la arquitectura industrial salmantina.[5]

Convento de Nuestra Señora de la Victoria

Integrado dentro de sus naves se encuentra el Convento de Nuestra Señora de la Victoria perteneciente a la orden de Orden de San Jerónimo, fundado en el año 1490[9]​ y finalizado en 1513, que tras cerca de tres siglos de esplendor fue prácticamente devastado por las tropas francesas. Tras la primera y fallida experiencia industrial que arrasó con la mayor parte de los restos que todavía podrían encontrarse, el solar, finalmente, llegó a manos de la familia Mirat, que levantó la actual fábrica de abonos aprovechando algunas partes de la construcción religiosa que todavía se mantenían en pie. De esta forma, la fábrica conserva vestigios de muros, bodegas y algunas de las estancias del antiguo convento. Restos entre los que destacan el gran arco abovedado de más de tres metros del célebre Juan de Álava (autor de la Casa de las Muertes, del Colegio Fonseca o de los Siete emblemas de la Universidad de Salamanca), así como varios escudos labrados. Chimeneas, naves del siglo XIX, largas arquerías de ladrillo y bóvedas del siglo XIX completan el testimonio del periodo industrializador.

Other Languages