Virtudes romanas

El emperador Marco Aurelio, frecuente exponente de las virtudes romanas.

Las virtudes romanas son una serie de valores estimados en la Antigua Roma como fundamentales para todos los ciudadanos romanos. Son cualidades de vida a las que todos los ciudadanos romanos (e, idealmente, todos los otros también) deberían aspirar. Son el corazón de la Via Romana — la Manera Romana — y para muchos historiadores fueron estas cualidades las que dieron a la República Romana la fuerza moral necesaria para conquistar y civilizar el mundo. Muchas de estas virtudes o cualidades fueron asociadas a la mitología y representadas por dioses.[1]

Virtudes personales

  • Auctoritas: "Autoridad Espiritual". El sentido de la función social de alguien, construida a través de la experiencia.
  • Comitas: "Cortesía". Buenas maneras, cortesía, amistad.
  • Clementia: "Merced". Suavidad y gentileza.
  • Dignitas: "Dignidad". Un sentido de autoestima, orgullo propio.
  • Firmitas: "Tenacidad". Fuerza mental, habilidad de defender una propuesta.
  • Frugalitas: Templanza, economía y simplicidad, sin llegar a ser miserable.
  • Gravitas: Un sentido de la importancia de un asunto, responsabilidad, seriedad y determinación.
  • Humanitas: "Humanidad". Refinamiento, civilidad; aprender, y poseer cultura.
  • Industria: "Trabajo duro".
  • Pietas: "Sumisión". Más que piedad religiosa, un respeto por el orden natural social, política y religiosamente. Incluye las ideas de patriotismo y devoción.
  • Prudentia: "Prudencia". Previsión, sabiduría y discreción personal.
  • Salubritas: "Salud". Salud y limpieza.
  • Severitas: "Severidad". Autocontrol.
  • Veritas: "Verdad". Honestidad en relación al resto.
Other Languages