Virreinato de Nueva España

Virreynato de la Nueva España
Virreinato de Nueva España

Virreinato de España

1535-1821
Ubicación de Virreinato de Nueva España
Máxima extensión del Virreinato de Nueva España, con la incorporación de la Luisiana (1764 - 1803). En verde claro el territorio no controlado de forma efectiva, pero reclamado como parte del Virreinato.
Capital Coat of arms of Mexico City (Viceregal).svg México
Idioma principal Castellano
Otros idiomas náhuatl y lenguas indígenas de México, lenguas indígenas de Guatemala, tagalo y otras lenguas filipinas.
Religión Católica
Gobierno Virreinato indiano
Rey
 • 1516 - 1556 Carlos I
 • 1808 - 1833[1] Fernando VII ( de jure)[1]
Virrey
 • 15351550 Antonio de Mendoza y Pacheco
 • 18161821 Juan Ruiz de Apodaca
Período histórico Imperio español
 •  Conquista de México

1519 - 1522

 • Creación del virreinato por Real cédula 12 de octubre de 1535
 •  Tratado de Adams-Onís 22 de febrero  de 1819
 • Abolición del virreinato por el Trienio Liberal 31 de mayo  de 1820
 •  Tratados de Córdoba de la Provincia de Nueva España 24 de agosto  de 1821
 •  Independencia de Centroamérica 15 de septiembre  de 1821
 •  Consumación de la independencia de México 27 de septiembre de 1821
Superficie
 • 1790 7,000,000 km²
Población
 • 1790 est. 6,000,000 
     Densidad 0,9 hab./km²
Gentilicio: novohispano (a)

El virreinato de Nueva España fue una entidad territorial integrante del Imperio español, establecida en gran parte de América del Norte por la Corona durante su dominio en el Nuevo Mundo, entre los siglos XVI y XIX. Se originó tras la caída de México-Tenochtitlán, evento principal de la conquista, la que propiamente no concluyó sino hasta mucho después, pues su territorio siguió creciendo hacia el norte.

Se creó oficialmente el 8 de marzo de 1535. Su primer virrey fue Antonio de Mendoza y Pacheco, y la capital del virreinato fue la Ciudad de México, establecida sobre la antigua Tenochtitlan.

Abarcó una superficie enorme que comprendió los territorios de España en América del Norte, América Central, Asia y Oceanía.

Incluyó lo que actualmente es México, más los actuales estados de California, Nevada, Colorado, Utah, Nuevo México, Arizona, Texas, Oregón, Washington, Florida y partes de Idaho, Montana, Wyoming, Kansas, Oklahoma y Luisiana, por parte de los actuales Estados Unidos de América; así como la parte suroeste de Columbia Británica del actual Canadá; más la Capitanía General de Guatemala (comprendida por los actuales países de Guatemala, Belice, Costa Rica, El Salvador, Honduras y Nicaragua); más la Capitanía General de Cuba (actuales Cuba, República Dominicana, Puerto Rico, Trinidad y Tobago y Guadalupe); así como, finalmente, la Capitanía General de las Filipinas, (comprendiendo las Filipinas, Carolinas y las Marianas, en el Océano Pacífico, en Asia y Oceanía). Desde 1626 hasta 1642 los españoles se establecieron en el norte de Taiwán (llamada por los ibéricos Formosa -isla Hermosa-).[3]

Existieron dos señoríos. El más importante fue el Marquesado del Valle de Oaxaca, propiedad de Hernán Cortés y sus descendientes que incluía un conjunto de vastos territorios donde los marqueses tenían jurisdicción civil y criminal, y derecho a conceder tierras, aguas y bosques y dentro del cual se hallaban sus principales posesiones (estancias de ganado, labores agrícolas, ingenios azucareros, batanes y astilleros).[5]

Carlos III de España introdujo reformas en la organización del virreinato en 1786, conocidas como reformas borbónicas en la Nueva España, en las que creaba las intendencias, que permitieron limitar, en cierta forma, las atribuciones del virrey.

Desde principios del siglo XIX, el virreinato cayó en crisis, agravada por la Guerra de la independencia española, y su consecuencia directa en el virreinato, la crisis política de 1808, que acabó con el gobierno de José de Iturrigaray y más adelante dio pie a la Conjura de Valladolid y la conspiración de Querétaro. Esta última fue el antecedente directo de la guerra de independencia mexicana, la que, al concluir en 1821, desintegró el virreinato y dio paso al Imperio Mexicano, en el que finalmente se coronaría Agustín de Iturbide.

Territorios

Nueva España después del Tratado de Adams-Onís de 1819 (no incluidos los territorios insulares del Océano Pacífico).

Capitanía General de Guatemala

La Capitanía General de Guatemala fue la segunda en importancia del virreinato y fue fundada por orden de Carlos I en 1536. Hacia 1609, la Real Audiencia dictaminó que el virrey de Nueva España no debería ser, en ningún caso, el gobernador de Guatemala. Esto supuso un gran avance en la autonomía de la región. La primera capital del reino fue Gracias a Dios, en Honduras, pero en 1549 fue trasladada a lo que hoy es Antigua Guatemala. En 1773 una serie de terremotos provocan el cambio de la capital, por lo que el nuevo emplazamiento destinado para albergar la sede de la Capitanía fue Nueva Guatemala de la Asunción. La promulgación de la Constitución de Cádiz abre en la Capitanía una nueva etapa de liberalismo, con lo que lograron aún más libertad e independencia del resto de España.

En 1821 se proclama la independencia, y dos años más tarde las cinco provincias — Provincia de Ciudad Real de Chiapas, Provincia de Guatemala, Provincia de San Salvador, Provincia de Comayagua y Provincia de Nicaragua y Costa Rica— se erigen en las Provincias Unidas de Centroamérica, tras la caída de Agustín I como emperador de México. Sin embargo, Chiapas se incorpora a la naciente República Mexicana, mientras que las otras provincias formaron los actuales países de Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

Capitanía General de Yucatán

Territorios de las diferentes potencias en 1800. Donde se puede apreciar el peso del Virreinato de Nueva España.

La Capitanía General de Yucatán fue una gobernación y zona administrativa perteneciente a Castilla, creada en 1565, que estaba bajo la dependencia directa del rey para asuntos militares y de gobierno. Sin embargo, al no contar con audiencia real, debía acudir a la real audiencia de México en el Virreinato de Nueva España para solventar los asuntos jurídicos. El Virrey de la Nueva España también podía nombrar gobernadores interinos en la Provincia de Yucatán, mientras que el rey nombraba el suyo. La "Provincia y Capitanía General de Yucatán" abarcaba los actuales territorios mexicanos de Campeche, Quintana Roo, Tabasco, Yucatán, a la vez que nominalmente le correspondían los territorios del norte del Petén y el actual Belice.

Esta Capitanía General fue creada a partir de las conquistas capitaneadas por Francisco de Montejo el Adelantado, que junto con su hijo y sobrino, homónimos, dominaron a los grupos mayas que habitaban la Península de Yucatán a su llegada en los albores del siglo XVI. Estos grupos, que presentaron aguerrida defensa de su territorio, eran los descendientes de los que integraron la coalición de estados que había sido formada y disuelta tiempo antes de la llegada de los españoles, y que se había denominado Liga de Mayapán. La conquista de Yucatán fue la más tardía de las que finalmente integraron el Virreinato de la Nueva España, toda vez que los últimos reductos mayas no fueron dominados íntegramente hasta el año de 1697 —es decir, más de siglo y medio después de la conquista de México—, con la conquista de Tayasal.[6]

Other Languages
Afrikaans: Nieu-Spanje
беларуская: Новая Іспанія
беларуская (тарашкевіца)‎: Новая Гішпанія
български: Нова Испания
brezhoneg: Spagn Nevez
Cymraeg: Sbaen Newydd
dansk: Nyspanien
Ελληνικά: Νέα Ισπανία
English: New Spain
français: Nouvelle-Espagne
Bahasa Indonesia: Spanyol Baru
íslenska: Nýi Spánn
қазақша: Жаңа Испания
къарачай-малкъар: Джангы Испания
lietuvių: Naujoji Ispanija
latviešu: Jaunspānija
Bahasa Melayu: Sepanyol Baru
Nederlands: Nieuw-Spanje
norsk bokmål: Ny-Spania
română: Noua Spanie
Scots: New Spain
srpskohrvatski / српскохрватски: Vicekraljevstvo Nova Španija
Simple English: Viceroyalty of New Spain
svenska: Nya Spanien
Kiswahili: Hispania Mpya
Türkçe: Yeni İspanya
українська: Нова Іспанія
Tiếng Việt: Tân Tây Ban Nha
中文: 新西班牙