Virgen de Los Llanos

Virgen de los Llanos
Virgen de los Llanos. Patrona de Albacete. Catedral de Albacete.jpg
Capilla de la Virgen de Los Llanos en la Catedral de San Juan Bautista de Albacete.
Venerada en Iglesia católica
Templo Catedral de Albacete
Festividad 8 de septiembre
Patrona de Albacete
Diócesis de Albacete
El Algar ( Murcia)
Carchuna ( Granada)
La Roda de Andalucía ( Sevilla)
Hontoba ( Guadalajara)
Santa María de los Llanos ( Cuenca)
Entrambasaguas ( Cantabria)
Fecha de la imagen indeterminada; recuperada en el siglo XV
[ editar datos en Wikidata]

La Virgen de los Llanos es una advocación mariana de la Virgen María. Es la patrona de la ciudad española de Albacete, y de la Diócesis de Albacete, siendo venerada en la Catedral de San Juan de Albacete. Su festividad se celebra el 8 de septiembre.

Historia

Origen legendario

Según reza la tradición popular y más extendida, su imagen fue encontrada en época indeterminada por un labrador en el paraje de Los Llanos, o sea, Albacete.[2] hacia el 722 d.C.

Hay otra hipótesis, más verosímil, que indica que la imagen fue trasladada a Albacete por los soldados de Jaime II de Aragón, al conquistar esta región en el año 1296, comenzando desde entonces el culto y veneración de ésta.[3]

En la época de las invasiones musulmanas, la imagen había sido enterrada, probablemente con el fin de librarla de daños y profanaciones. Una vez avanzada la Reconquista, asegura la tradición que un labrador anónimo arando en el citado paraje denominado Los Llanos, descubrió una efigie pequeñita y rara. Se sitúa históricamente este descubrimiento sobre el año 1447 por parte de Joaquín Sánchez Jiménez. Sorprendido el sencillo labriego, la recogió envolviéndola cuidadosamente en una manta, con la intención de que sirviera de juguete a su niña. Terminado su trabajo, al llegar a casa comprobó dicho labrador que la escultura había desaparecido. Al día siguiente, apareció de nuevo la imagen en el mismo sitio en la obertura de un surco y, de nuevo, el labrador maravillado la volvió a ocultar en la manta, pero anudando esta vez con prevención fuertemente los extremos para que no se perdiera como el día anterior. Cuenta la "Real Asociación de la Santísima Virgen de Los Llanos" que se repitió lo mismo que el día anterior, aunque el envoltorio continuaba bien sujeto.

El labrador comunicó muy intrigado el suceso a las autoridades eclesiásticas, que se trasladaron al paraje de Los Llanos y presenciaron la aparición, a flor de tierra, de la pequeña imagen, removida, como las dos veces anteriores, por la reja del arado. "Ya no había duda de que se trataba del hallazgo milagroso de la antigua talla de Santa María", cuenta la Real Asociación.

Detalle del lienzo de la Virgen de Los Llanos que se expone en sus festividades

Paraje de Los Llanos e inicio de la devoción popular

La imagen comenzó rápidamente a recibir culto bajo la advocación de "Santa María de Los Llanos" y, con este mismo título, se erigió después en el lugar del hallazgo "una ermita costeada con limosnas y donativos de todos los habitantes de la villa de Albacete y sus cercanías".[4] A finales del siglo XVI aparecen los primeros documentos sobre la devoción a la Virgen de Los Llanos en la villa de Albacete. De hecho, desde 1591 se realizaba una procesión en primavera que llevaba la Virgen desde su ermita hasta la iglesia de san Juan, con la finalidad de rogativas del pueblo de Albacete hacia dicha imagen.

Durante las décadas de los años 1620 y 1630 se edifica un templo mucho mayor en el lugar de la aparición. Éste se amplió en etapas sucesivas con numerosas capillas. El año 1632 el ayuntamiento de la villa acordó que todos los años se celebrase el día 16 de mayo una función de acción de gracias por todos los favores recibidos de la Virgen.[6] Hay quien señala que ya en 1616 se cita por vez primera en acta a la Virgen como patrona de Albacete.

Por aquellas fechas de 1631, siendo mayordomo del templo Juan Reolid Godoy, decidió renovar los rostros de la Virgen y el Niño, dado que se encontraban notablemente deteriorados por la acción del tiempo, así que "sustituyó en secreto, las antiguas cabezas por otras nuevas, ocultando las primitivas en una hendidura abierta en el torso del busto de la efigie de la Virgen."[8]

Junto al templo de la Virgen de Los Llanos se construyó en 1672 el convento de la Orden Descalza de San Francisco.[9] A pesar de ello, la villa de Albacete mantendría el dominio sobre la imagen y sus pertenencias. El traslado de la feria desde Albacete a dicho paraje, por ser lugar de cruce de caminos, reportó notables beneficios a la comunidad religiosa. Durante el siglo XVIII continuaron las romerías entre Los Llanos y Albacete. La imagen se llevaba a la villa regularmente para las celebraciones comunes o en caso de rogativa si la situación lo requería.

Traslado a la iglesia de san Juan Bautista

En 1836, tras la desamortización y la consiguiente desaparición del convento de los Llanos, el ayuntamiento reclamó la Virgen y la depositó en la entonces iglesia de san Juan Bautista. Para ello se habilitó una hornacina en el desaparecido y barroco retablo mayor. El año 1875 se fundó la cofradía que desde el año 1917 pasó a denominarse Real Asociación Nuestra Señora Virgen de Los Llanos. Aunque hoy en día no exista el antiguo convento de los Llanos si existe una ermita con una capilla en el lugar exacto de la aparición de la Santísima Virgen y en esa capilla existe una copia de la Virgen de los Llanos.

Desde 1936 a 1939: un acta notarial muy singular de fecha de 12 de agosto de 1939

El 17 de marzo de 1936 fue incendiada y arrasada la iglesia de san Juan Bautista, de forma que la imagen de la Virgen de Los Llanos fue salvada del incendio y trasladada a la iglesia de la Purísima, donde permaneció hasta el mes de noviembre, hasta que hubo un nuevo incendio debido a la guerra civil Española . La imagen quedó "decapitada y semidesecha" y fue recogida por Joaquín Sánchez Jiménez y conservada en la diputación provincial hasta el final de la guerra civil.[10]

En 1939 tuvo lugar el descubrimiento del 'secreto' que ocultaba la imagen de la Virgen de Los Llanos, de una forma tan prodigiosa que se hizo constar en la siguiente acta notarial literalmente reproducida por su interés histórico a continuación:

"En la Ciudad de Albacete, a doce de agosto de 1939. Año de la Victoria. Yo don Narciso García-Mochales Smitch, Abogado y Notario del Ilustre Colegio de Albacete, con residencia en esta capital, previo requerimiento, me constituyo en el local donde tiene establecido su estudio de escultura y artista de esta población don Ramiro Undaveytia Lorenzana, en la calle de Tesifonte Gallego, número 22 y ante mí comparecen: el Señor Arcipreste del Distrito Eclesiástico de Albacete don Francisco Gálvez Gómez; don Francisco Javier Leandro Sánchez-Ocaña, Cura Párroco de la Iglesia de San Juan Bautista y Presidente de la Real Asociación de la Virgen de Los Llanos, Patrona de Albacete; don Joaquín Sánchez Jiménez, Licenciado en Ciencias Históricas, Archivero Bibliotecario y Arqueólogo titulado y Secretario de la misma Real Asociación; doña Isabel Navarro Bru, Camarera Mayor de la Santísima Virgen de Los Llanos; don Pedro Sainz de Baranda y Berdugo, Comandante de Infantería; don Ramiro Undaveytia Lorenzana y su esposa doña Purificación Urrea Pérez de Ontiveros y don José Gálvez Gómez, maestro ebanista."

"Dichos señores, a quienes doy fe que conozco, me requieren a mí, el Notario, para consignar, mediante su testimonio, los siguientes hechos: Que el día 10 del corriente y hora de las veinte y veinte minutos, rezadas unas preces a la Santísima Virgen, se procedió por el maestro ebanista don José Gálvez Gómez y el escultor don Ramiro Undaveytia Lorenzana a la apertura de una concavidad que suponían existente en el busto de madera de la Imagen descabezada de la Santísima Virgen de Los Llanos, que fue maltratada y profanada por las hordas rojas, destruyendo su cabeza, una mano y parte de la otra, el día diez y nueve de noviembre de mil novecientos treinta y seis, en la Iglesia de la Purísima Concepción de esta Capital, donde había sido trasladada después del incendio de la Iglesia Parroquial de San Juan, de donde se salvó milagrosamente el día diez y siete de marzo del mismo año, y que se conservaba oculta bajo la custodia de don Joaquín Sánchez Jiménez, antes citado, conservador del Museo de la Comisión de Monumentos de Albacete. Y con gran sorpresa y admiración de todos los señores expresados, que estaban presentes, al abrir la concavidad, violentando la tabla que la cubría, aparecieron la cabeza de una imagen de unos siete centímetros, tallada y moldeada con encarnación bien conservada, al parecer de una Virgen y otra cabeza más pequeña, posiblemente del Niño Jesús, de factura idéntica, aunque algo más toscamente modelada y un trozo de lienzo inmovilizado como cuña, las cabezas y unos fragmentos de madera y yeso y en la tabla levantada, al dorso, fuertemente adherido, un papel con la siguiente inscripción: 'Esta es la cabeza de la Virgen de Los Llanos que fue el principio de la devoción de esta casa suya y por ser de materia tan flaca se hizo este cuerpo y esta cabeza de madera. Año de mil seiscientos treinta y uno.' Al pie hay un signo. La escritura tiene todas las características de la época de su redacción."

La Virgen de Los Llanos en la Catedral de Albacete, durante la celebración de su Novena.

"Ante el descubrimiento, de las cabezas y escrito indicados, todos los señores presentes se arrodillaron piadosamente, tributando su veneración a dichos sagrados restos que confirman la tradición popular antiquísima de que en el cuerpo de la escultura de la Santísima Virgen de Los Llanos existían los restos de la primitiva imagen, tradición que se conservaba borrosamente entre algunas familias de la localidad. Los señores comparecientes estimaron necesario requerir a las Autoridades y a mí, el Notario, para consignar estos hechos y para que presenciáramos el hallazgo tal y como queda referido."

"A los pocos momentos, todas las Autoridades, entre ellas el Excelentísimo Gobernador Civil de esta Provincia, don Antonio Parellada García, el Alcalde-Presidente de este Ayuntamiento, don Paulino Cuervas-Mons y Díaz de Quijano y el Jefe Provincial de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S., don Fulgencio Lozano Navarro, y numerosas personas de esta localidad presenciaron y admiraron el feliz hallazgo de la gloriosa reliquia de la antiquísima imagen de la Virgen de Los Llanos, Patrona de Albacete, hallada por un labrador en fecha imprecisa."

"Todos los señores comparecientes se ratificaban en las manifestaciones que quedan hechas en la presenta acta. Leído por mí, el Notario, íntegramente a los señores concurrentes, la aprueban y firman. De todo lo cual y de estar extendida en dos pliegues de papel común, debidamente reintegrados, yo el Notario doy fe. Lic. Francisco Gálvez. - Francisco J. Leandro. - Pedro S. de Baranda.- Joaquín Sánchez.- José Gálvez.- Ramiro Undaveytia.- Purificación de Urrea.- Isabel Navarro.- Signado: Ldo. Narciso Gª. Mochales.- Rubricados.- Doy fe que es copia de su matriz con la que concuerda y en donde queda anotada."[11]

Desde 1940 hasta nuestros días

La historia más reciente de la Virgen de Los Llanos queda reducida al hecho de quedar colocada, a partir de 1940, en la capilla del ábside del lado del evangelio de la catedral de San Juan. Al crearse la diócesis de Albacete, en 1950, su patronazgo se extendió a todo el territorio de la misma. El 27 de mayo de 1956 se coronó canónicamente como patrona de la diócesis en un memorable acto en el parque de los Mártires (hoy llamado de Abelardo Sánchez) por el nuncio papal en España Monseñor Antoniutti. Como conmemoración de este acontecimiento se celebra todos los años un novenario solemne en su honor, culminando esos actos anuales con una procesión en mayo y la apertura del camarín de la Catedral el 27 de mayo. Siguiendo la costumbre de la época, se publicó la lista completa de donativos que se entregaron para la Coronación.[12]

En 2006 se celebró el 50 aniversario de su Coronación Canónica en el parque de Abelardo Sánchez, recordando lo que sucedió en su momento, siendo presididas las celebraciones por el nuncio papal y por el que había sido obispo de Albacete hasta finales de 2005, Francisco Cases Andreu. A dicha ceremonia acudieron 70.000 personas.

Y cada año gracias al esfuerzo de unos pocos devotos la procesión y los actos de fe que se organizan en mayo van creciendo y recuperando la taradicion antigua.

Other Languages