Villanueva de Cauche

Villanueva de Cauche
localidad
Villanueva de Cauche ubicada en España
Villanueva de Cauche
Villanueva de Cauche
Ubicación de Villanueva de Cauche en España.
Villanueva de Cauche ubicada en Provincia de Málaga
Villanueva de Cauche
Villanueva de Cauche
Ubicación de Villanueva de Cauche en la provincia de Málaga.
PaísFlag of Spain.svg España
• Com. autónomaFlag of Andalucía.svg Andalucía
• ProvinciaFlag Málaga Province.svg Málaga
• MunicipioAntequera
Ubicación36°57′13″N 4°26′30″O / 36°57′13″N 4°26′30″O / -4.4416666666667
Población311 hab. (INE 2013)
• Densidadn/d hab./km²
Código postal29230
Iglesia y Palacio de Villanueva de Cauche. A la izquierda, la fachada del palacio.

Villanueva de Cauche es una pedanía de la localidad malagueña de Antequera.

Vista de calle Malaga en Villanueva de Cauche.

Está situada justo en el Puerto de las Pedrizas, sobre un alto en el que se pueden ver hermosísimos paisajes. Hasta hace pocos años, fue el último feudo español.[1]​ En el entramado urbano, de casas blancas y calles estrechas, destaca su pequeña iglesia. Sus fiestas se celebran en mayo, coincidiendo con las cruces.

En el siglo XVII se creó el Marquesado de Cauche en los terrenos que hoy acogen la pedanía antequerana de Villanueva de Cauche. En torno al castillo de las marquesas se fueron construyendo las casas de los empleados de la familia, y, de esta forma, se fue creando un peculiar pueblo que hoy es fácilmente reconocible anuncios televisivos de coches o champús. El castillo desapareció en 1849 a causa de un incendio y su lugar lo ocupa hoy un palacio-cortijo.

Durante siglos, los vecinos han ocupado estas viviendas por las que pagaban una especie de diezmo consistente en el porcentaje de su producción de frutas, huevos, o incluso de las gallinas más ponedoras. Cada trabajador tenía su casa pero, si por el número de miembros de su familia le venía mejor la vivienda de su vecino, que era más grande, se las cambiaban y en paz. El marquesado poco a poco fue perdiendo población debido a que los vecinos únicamente tenían un papel firmado por la marquesa que les permitían vivir en esas casas, lo que les impedía escriturarlas o reformarlas. A medida que pasaban los tiempos fueron muchos los vecinos que emigraron a otros pueblos cercanos. Los más jóvenes se vieron obligados a acudir a colegios e institutos de otros pueblos cercanos ya que el centro que había en el marquesado cerró sus puertas por falta de alumnado.

Other Languages