Villa real de Monza

La Villa Real de Monza es un gran complejo arquitectónico de estilo neoclásico que los Reyes del Imperio austrohúngaro y luego los del Reino de Italia usaron como residencia. Esta villa tiene un hermoso parque jardín y, con el Palacio Real de Caserta y Venaria Reale, constituye una de las tres villas reales más importantes de Italia. Hoy en día da alojamiento a varias muestras y exposiciones.

Villa real de Monza
La fachada de la Villa hacía el jardín inglés

Historia

María Teresa I de Austria decidió construir la Villa Arciducale cuando estableció asignar a su hijo Fernando de Habsburgo-Este la carica di Gobernador General de la Lombardía austriaca. María Teresa eligió Monza por la salubridad del aire y la amenidad del pueblo, sin embargo quería mantener también un fuerte símbolo de unión entre Viena y Milán, puesto que el sitio en el que construirían la villa se hallaba en el recorrido entre la capital lombarda y la capital del Imperio.

El arquitecto imperial Giuseppe Piermarini recibió el encargo de construir la villa en el año 1777 y consiguió realizar su tarea en tres años. Luego, el joven archiduque Fernando hizo ampliar el complejo arquitectónico, siempre por obra del arquitecto Piermarini, y usó la Villa como residencia de campo hasta la llegada de los ejércitos de Napoleón en el año 1796.

Eugenio de Beauharnais, que en el año 1805 fue nombrado virey del nuevo Reino de Italia, estableció su residencia principal en la villa que llegó así a ser Villa Real. Entre el 1806 y el 1808, él quiso ampliar el complejo arquitectónico, que estaba formado por la villa y el jardín, y realizó el Parque, cerrado y con superficie de 750 hectáreas, usado como coto de caza.

Después de la caída de Napoleón (1815), los austriacos volvieron, hasta la segunda guerra de independencia (1859), cuando la Villa Real se hizo patrimonio de Casa de Saboya. Al Rey Humberto I le gustaba mucho la Villa y vivir en ella y por eso quiso que los arquitectos Achille Majnoni d'Intignano y Luigi Tarantola transformasen muchos espacios.

En el 1900 Rey Humberto I fue asesinado en Monza por Gaetano Bresci mientras presenciaba una manifestación deportiva; luego su hijo, el Rey Víctor Manuel III no quiso vivir más en la villa de la ciudad en la que mataron a su padre, y así la cerró y mudó gran parte del mobiliario al Quirinale.

En el 1934, por real decreto, Víctor Manuel III donó la villa a los municipios de Monza y de Milán. En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la villa fue ocupada y expoliada y cayó en decadencia.

Tras un período de decadencia, se ha empezado recientemente a trabajar para restaurar la villa. Hoy en día la Villa Real es administrada por los municipios de Monza y Milán.