Villa de María

No debe confundirse con Villa María, ciudad del sur de la provincia ni con Villa de María en España.
Villa de María
Ciudad y municipio
Escudovdm.jpg
Escudo
Villa de María ubicada en Provincia de Córdoba (Argentina)
Villa de María
Villa de María
Localización de Villa de María en Provincia de Córdoba (Argentina)
Coordenadas 29°53′00″S 63°43′00″O / 29°53′00″S 63°43′00″O / -63.716666666667
Entidad Ciudad y municipio
 • País Argentina
 • Provincia Bandera de Provincia de Córdoba (Argentina)  Córdoba
 • Departamento Río Seco
Intendente Ramón Flores, ( UpC)
Altitud  
 • Media 350 msnm
Población (2010)  
 • Total 4648 hab.
Gentilicio villademariense
Huso horario UTC−3
Código postal X5248
Prefijo telefónico 03522
[ editar datos en Wikidata]

Villa de María (también conocida como Villa de María del Río Seco) es un municipio y localidad cabecera del departamento Río Seco, en el norte de la provincia argentina de Córdoba, a 26  km del límite con la provincia de Santiago del Estero.

Historia

En tiempos prehispánicos la región se encontraba habitada por pueblos indígenas que tenían una antigüedad en la región de más de 8000 años. Esta región está atravesada por las Sierras de Sumampa, las cuales guardan numerosos testimonios de la vida indígena a través de los restos arqueológicos encontrados, como también morteros realizados en las rocas en las adyacencias de los ríos y en numerosas pinturas rupestres similares a las de Cerro Colorado.

Sin embargo el asentamiento estable data del siglo XVII cuando los españoles construyeron una posta en el tramo del Camino Real que unía a la ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucía con las regiones mineras del Alto Perú. La fundación oficial como pueblo la realizó el marqués Rafael de Sobremonte (1745-1827) en 1798 con el nombre de Río Seco. Tras las Invasiones inglesas a Buenos Aires (en 1806) algunos de los prisioneros británicos fueron confinados a la zona de esta localidad.

Durante las guerras civiles que sufrió la Argentina en el siglo XIX el caudillo entrerriano Francisco Ramírez (1786-1821) halló la muerte combatiendo en Chañar Viejo, en las cercanías de Villa de María del Río Seco.

El nombre actual de la población le fue impuesto el 26 de mayo de 1858 por el gobernador provincial cordobés Roque Ferreyra (1810-1885).

Historia de la Villa Primeros habitantes

Toda la región en la época precolombina estuvo habitada por dos tipos de aborígenes: los sanavirones (hacia el este del departamento) y los comechingones (en la zona serrana) que dejaron su impronta característica en los aleros de Cerro Colorado y de diferentes lugares cercanos a Villa de María. Mucho antes que el Virrey Sobremonte fundara la Villa Real de María - en 1797 -, el lugar se conocía como Quilloamira o Quillovil (agua muerta o río seco en lengua aborigen).

El Fuerte Jerónimo Luis de Cabrera, tras fundar la ciudad de Córdoba el 6 de julio de 1573, "se encaminó hacia el norte hasta llegar, el 9 de diciembre del mismo año, al pueblo indígena de Quilloamira para otorgar una encomienda a Alonso Contreras". Por ese entonces los bravos abipones de Santiago del Estero y Chaco asolaban periódicamente la zona. La localidad de Villa de María tiene sus orígenes en los Fuertes que mandados a construir y defender las fronteras, poblaron gran parte de la provincia de Córdoba. Así tenemos que la Villa durante el tiempo de la colonia sirvió como guarnición militar dotada de armamentos y elementos de caballería encargadas de defender a la población del ataque constante de los malones invasores de los indios. Esta región fue por donde entró don Jerónimo Luis de Cabrera en el mismo año cuando iba camino hacia el sur para fundar la ciudad de Córdoba

Fundación de la Villa

Existía desde antiguo un oratorio en el faldeo del Cerro del Romero, pero su transformación en Fuerte y presidio data de 1760 y 1768 respectivamente. Más tarde llegó a ser asiento de la comandancia general de la frontera norte de la provincia. Durante años, las defensas se erigieron en torno del templo, el cual quedó rodeado por altos muros de piedra, con cuatro torres, de suerte que esta Iglesia -como la de muchos pueblos de la campaña- servía de fortaleza ante los malones. Hacia 1797 el gobernador intendente de Córdoba dispone la fundación de la villa, tomando como base la población existente en torno del templo y la antigua posta por la cual pasaron muchos próceres en sus campañas al norte del país y hacia el Alto Perú.

El Rescate

En el año 1744, un malón de indios azota el fuerte arrasando con todo lo que encuentra a su paso y llevándose como trofeo la imagen de la Virgen del Rosario que se veneraba en su humilde capilla. Los 'caris' (hombres fuertes) de Río Seco, al volver al fuerte lo encuentran desvastado e incendiado. Juran entonces no probar bocado hasta rescatar la imagen de la Virgen. Se produce el encuentro con los aborígenes en las costas del Río Dulce, rescatándose la imagen de N. Sra. del Rosario (que desde entonces se la llama "La Cautivita"), las mujeres cautivas y las reses de ganado que habían sido robados. Esta historia está descripta por Leopoldo Lugones en su libro Romances del Río Seco.

La Cautivita

La imagen de "La Cautivita" actualmente se conserva en la Iglesia, frente a la plaza del pueblo y todos los años se realizan las Fiestas Patronales en su honor concluyendo la segunda semana del mes de octubre, fecha en que los riosecanos dispersados por todo el país, vuelven para encontrarse con sus familiares y con su pueblo. En dichas Fiestas Patronales el último sábado y frente a la Iglesia, la Agrupación Gaucha "Jinetes de la Virgen Cautiva" representan las escenas del rescate. En la misma se pone en escena la lucha que tuvieron los caris y los indios, representados por pobladores del Río Seco.

La cabeza de Ramírez

Corría el año de 1821 y el Supremo Entrerriano, como se lo conocía al Pancho Ramírez, era perseguido por López (caudillo santafecino). Entra en persecución por la provincia de Córdoba, acaudillada por Bustos. Al llegar a la zona de San Francisco del Chañar, es interceptada por una patrulla que había salido a esperarle proveniente del fuerte del Río Seco y comandada por el Coronel Francisco de Bedoya. Allí, luego de un combate en la fría mañana del 10 de julio le dan por vencido al querer volver el Pancho a rescatar a su amada Delfina. Es muerto y decapitado en el lugar, su cabeza trasladada y expuesta en el pueblo del Río Seco. El lugar donde fue expuesta es hoy recordada por un monolito a la memoria del Pancho Ramírez. Toda esta historia la cuenta Leopoldo Lugones en su libro Romances del Río Seco.

EL PUEBLO Villa de María de Río Seco es una población varias veces centenaria. Está ubicada sobre la Ruta Nacional Nº 9 en el Km. 882. a 180 Km. al norte de la ciudad de Córdoba. Cabecera del Departamento Río Seco, su población asciende a los cinco mil habitantes lo que la hace el centro más poblado en kilómetros a la redonda y la principal del departamento. Su estratégica posición sobre la ruta Nacional Nº 9 ha permitido en los últimos años especialmente el crecimiento poblacional de la misma lo que redunda en mejores servicios y prestaciones para el visitante.

Villa de María del Río Seco, la Ciudad Real de la Poesía, como reza su escudo. Esta consideración se debe a que tiene el honor de ser la ciudad natal del poeta Leopoldo Lugones, quien dedicó bellos versos para describir lugares y acontecimientos de su terruño. En la actualidad se puede visitar el Museo Casa Natal de Leopoldo Lugones (Monumento Histórico Nacional). En tiempos prehispánicos la región se encontraba habitada por pueblos indígenas que tenían una antigüedad en la región de más de 8000 años. Esta región está atravesada por las Sierras de Sumampa, las cuales guardan numerosos testimonios de la vida indígena a través de los restos arqueológicos encontrados, como también morteros realizados en las rocas en las adyacencias de los ríos y en numerosas pinturas rupestres similares a las de Cerro Colorado.

Sin embargo el asentamiento estable data del siglo XVII cuando los españoles construyeron una posta en el tramo del Camino Real que unía a la ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucía con las regiones mineras del Alto Perú.

Esta villa posee antecedentes que se vinculan con los primeros tiempos de nuestra historia, ya que por allí pasó la expedición fundadora de Córdoba, procedente de Santiago del Estero. En diciembre de 1573, don Jerónimo Luis de Cabrera retornó a esta comarca y señaló a Quillovil é Isacate (primitivo nombre de Río Seco) como hitos demarcatorios de las jurisdicciones de Córdoba y Santiago del Estero. Era una de las postas que jalonaban el largo camino que unía a Córdoba con el Alto Perú

La fundación oficial como pueblo la realizó el gobernador Intendente de Córdoba el marqués Rafael de Sobremonte (1745-1827) en 1798 con el nombre de Río Seco. Tras las Invasiones inglesas a Buenos Aires (en 1806) algunos de los prisioneros británicos fueron confinados a la zona de esta localidad.

Durante las guerras civiles que sufrió la Argentina en el siglo XIX el caudillo entrerriano Francisco Ramírez (1786-1821) halló la muerte combatiendo en Chañar Viejo, en las cercanías de Villa de María del Río Seco.

El 26 de mayo de 1858, el Gobernador Roque Ferreyra (1810-1885) cambió el nombre de Río seco por el de "Villa de María". Durante la época de la emancipación argentina, por su posición estratégica las autoridades resolvieron que esta Villa sirviera de centro de concentración de las fuerzas, que se enviaban al Ejército del Norte, como asimismo de los prisioneros españoles que después eran remitidos a los fuertes próximos de La Candelaria, Saladillo, Puesto de Sánchez y San Juan. En Villa de Río Seco, hoy Villa de María, existió una antiquísima capilla bajo la advocación de la Virgen de Nuestra Señora del Rosario, que dio motivo a un suceso singular. Los indios del Chaco, en uno de sus malones, llegaron a mediados del siglo XVIII hasta esta población consiguiendo robar a la Virgen. Los vecinos que le profesaban una gran veneración, decidieron rescatarla. A tal objeto organizaron una expedición y provistos de toda clase de armas, llegaron a sus tolderías y después de encarnizado combate lograron rescatarla restituyéndola a su santuario, siendo desde entonces esta imagen conocida como "La Cautivita". El 13 de junio de 1874 nació en Villa de María Leopoldo Lugones, destacado poeta cuya obra trasciende a través del tiempo. Su casa natal fue adquirida por el Gobierno de Córdoba, tomando posesión de la misma el día 19 de febrero de 1945. El 12 de junio de 1.946 se inauguró en ella un Museo Lugoniano, una biblioteca popular y un taller de tejidos autóctonos. Fue declarada Lugar Histórico, por decreto Nº 8.350 el 10 da abril de 1944, y el 11 de junio de 1957, por decreto Nº 6.183, Monumento Histórico Nacional. A 200 metros por la calle La Cautivita, se accede al Cerro Romero. Al pié del mismo, el Monolito de Pancho Ramírez señala el lugar donde fue expuesta la cabeza del caudillo entrerriano decapitado en 1821en las cercanías de la villa; y las ruinas de la Antigua Ermita de donde según la tradición los indios raptaron la imagen de la Virgen del Rosario que luego dio origen a la historia del rescate de la Cautivita, rememorada cada segunda semana de Octubre en las celebraciones de la Fiesta Patronal.

Ascendiendo una larga escalinata de piedra, en sucesivos niveles se hallan la Tumba y el Mausoleo del Poeta Lugones. La cima del cerro, coronada con la sencilla y singular Capilla de La Cautivita que guarda la antiquísima imagen de la Virgen del Rosario, ofrece una excepcional vista panorámica de la región.

El Río Quillovil (o Río Seco) embalsado en el Dique Azud Nivelador, el Museo Arqueológico Municipal E. Ulla, los destacados artesanos locales y los exquisitos lácteos de cabra de la Asociación APRODEIN, son otras interesantes propuestas con las que Villa de María sorprende a sus visitantes.

Other Languages