Viejas Locas

Viejas Locas
Datos generales
Origen Buenos Aires, Argentina Bandera de Argentina
Información artística
Género(s) Rock and Roll, Blues rock, Rock Stone
Período de actividad 19892000
2009
Discográfica(s) Polygram
Popart Discos
Artistas relacionados Intoxicados
Motor Loco
Miembros
Músicos principales:
Cristian "Pity" Álvarez
Sergio Toloza
Fabián "Fachi" Crea
Abel Meyer
[ editar datos en Wikidata]

Viejas Locas es una banda argentina de rock que surgió durante la década de los 90. Se originó en Buenos Aires, siguiendo la línea de las bandas influenciadas por los Rolling Stones y también por el género del blues, llegando a ser una de las más importantes dentro del sub-generó durante los años 90.

En el año 2000, durante su más alto punto musical y comercial, la banda se separó. El 21 de octubre de dicho año se vio por última vez en vivo a la agrupación clásica de Viejas Locas. La separación dejó como resultado la creación de bandas como Intoxicados (banda formada por Pity y Abel) y Motor Loco (banda formada por Fachi). Por su parte, Pollo tuvo su paso por la banda Balas Perdidas durante algunos años y finalmente comenzó su carrera solista como músico de folk.

Su regreso tuvo lugar en el estadio José Amalfitani (del Club Atlético Vélez Sársfield) de la ciudad de Buenos Aires, el 14 de noviembre de 2009. En la actualidad, Álvarez es el único miembro de la agrupación clásica que continúa en el grupo, afirmando que utiliza el nombre de Viejas Locas para su nueva banda como "escudo" para no presentarse como solista.

Biografía en la década de 1990

La historia de Viejas Locas comienza en el Colegio Comercial nº 12 de Villa Lugano, en el sur de la ciudad de Buenos Aires, donde, entre un recreo y otro, tres compañeros y amigos del colegio gestaron la idea de armar una banda para pasar el tiempo. La bautizaron Viejas Locas debido a que a su cantante lo apodaban de esa manera. «Siempre decíamos que cuando tuviésemos una banda le íbamos a poner Viejas Locas, porque mi apodo al final resultaba divertido» cuenta Mauro Bonome, primer cantante de la banda. Todos pertenecían a Piedrabuena, un complejo de monoblocks que se encuentra entre Mataderos y Villa Lugano, limitando con Ciudad Oculta, en donde la mayoría de los jóvenes transcurrían sus días entre la escuela, parar con los amigos y descubrir el mundo del arte en el Centro Cultural Juan Carlos Castagnino.[1]

La primera formación de Viejas Locas se conformaba con: Mauro "vieja loca" Bonome ( voz), Bachi ( bajo) y Diego Cattoni ( guitarra). Con esta formación la banda comenzó a realizar covers de The Rolling Stones y de Pink Floyd. De todos modos, a la banda le faltaba un baterista. Buscándolo se encontraron con Cristian "Pity" Álvarez, quien hacía seis meses que estaba aprendiendo a tocar la guitarra y andaba buscando una banda donde tocar; se reunieron y Pity llevó a un amigo, Gastón Mansilla, que ocupó ese lugar vacío de baterista.[1]

Viejas Locas debutó en Acatraz el 2 de septiembre de 1989 y, desde un comienzo, Pity empezó a destacarse entre los integrantes, ya que era él quien hacía la mayoría de las canciones. El quinteto debutó con dos temas propios: «Buey» y «Eva». Para juntar gente para el debut, ellos mismos fueron publicitándose por la ciudad y entre los amigos, logrando reunir sesenta personas esa noche. Durante los meses siguientes tuvieron algunas presentaciones (no más de doce): llegaron un par de veces a tocar en Cemento, otras a La Luna y unas pocas a Shangai.

Luego de unos meses, los tres fundadores (Diego Cattoni en primer lugar, luego Mauro Bonome y Bachi) se desinteresaron del proyecto y decidieron direccionar sus vidas hacia otros horizontes. Pero Pity no se desalentó y así fue que incorporó nuevas personas a la banda para continuar; a "Pollo" ( Sergio Toloza) lo llevó el bajista, Bachi, antes de dejar la banda (debido a que Cattoni fue el primero en irse y la banda quedó sin guitarrista principal); y a "Fachi" ( Fabián Crea) lo trajo Pity, con quien en otro momento ya habían tocado juntos y se conocían del barrio. Fachi trabajaba junto a la madre de Abel, quien tocaba en "Desconfiados De Jaime" junto Horacio Romero Meyer ( Los Pieses) ( Abel Meyer), el cual se integró a la banda ocupando el lugar de baterista. Lo curioso es que, sin saberlo, Pollo y Abel (sin conocerse) ya seguían a la banda, por lo cual aceptaron esta propuesta inmediatamente.[1]


Probaron a varios cantantes para el grupo, pero, como ninguno los convencía, Pity decidió ocupar el rol de cantante y líder.[1]

La formación clásica de Viejas Locas (es decir, la que tuvo lugar durante esa década) fue la más exitosa y la que los consagró como una banda popular y reconocida dentro del panorama del rock argentino, con: "Pity" Álvarez, "Pollo" Toloza, "Fachi" Crea, Abel Meyer, "Burbujas" Pérez, "Peri" Rodríguez y "Juancho" Carbone.

La popularidad de Viejas Locas creció gracias al «boca a boca» y a la creatividad nacida de un bajo presupuesto. Como las pintadas con aerosol y una nueva estrategia publicitaria, barata y efectiva: pegar calcomanías junto al timbre de los colectivos.[3] Todavía hoy hay estampadas en las líneas 155, 180 y 126 que salen de Mataderos: Viejas Locas R n'R. También planearon otras formas de atraer a más seguidores al grupo, entonces cargaban todos los domingos con sus equipos para actuar gratis en el Parque Centenario.

Ya para 1993, tras haberse presentado en varias ocasiones en el desaparecido local La Cueva, los dueños del lugar los convocaron junto a otras bandas para que participaran de un compilado que se llamó «Una noche en La Cueva». Las canciones con las que participó Viejas Locas fueron: «Eva» (con una versión algo cambiada a la grabada posteriormente) y «Tirado en la estación» (canción que se encuentra en el último disco que la banda posee hasta el momento, aunque pudo escucharse anteriormente en grabaciones piratas que circulan aún). Para la banda esto fue una mala movida, porque firmaron un contrato y después estuvieron mucho tiempo hasta que, por medio de abogados, lograron rescindirlo.

Pero Viejas Locas siguió tocando y en 1994 grabaron un demo que repartían gratis en los shows de Die Schule, Museo Rock y New Order. Esa forma de publicidad los favorecía, porque los fans escuchaban los casettes, se los pasaban a sus amigos y así se iba haciendo, de a poco, una pequeña pero creciente legión de seguidores. Luego de telonear a Los Ratones Paranoicos en la localidad de San Martín (Buenos Aires) a fines del año 1994, los vio un representante del sello discográfico PolyGram (el mismo que llevó a La Renga a esa discográfica). Terminado su repertorio, el empresario se presentó en los camarines de la banda ofreciéndoles un contrato discográfico. Éste, logró contactarlos luego y los contrató para la multinacional y así fue como editaron su primer disco.[2]

Discografía en la década de 1990

Viejas Locas: Disco debut

Viejas Locas entró a grabar su primer material discográfico en abril del año 1995. El título del álbum debut fue « Viejas Locas», en donde se destacaron el corte «Intoxicado» (del cual se editó el primer videoclip de la banda), «Nena me gustas así» y el hit «Lo Artesanal». Mientras grababan este disco, concurrían 600 personas a sus recitales en Club X y tenían sus propios recitales en Cemento; inclusive fueron invitados a tocar en un evento importante como el de los 30 años de rock nacional, el 8 de noviembre de ese año. Cuando «Viejas Locas» salió a la venta (diciembre de 1995) ya habían pasado ocho meses desde el comienzo de su grabación y las canciones se habían modificado. La producción artística estaba integrada por Néstor Vetere y Amilcar Gilabert; el técnico de grabación también fue Amilcar Gilabert, y el asistente de grabación Gastón Gilabert; el disco fue grabado en los estudios SONAR. El disco fue reeditado en 2004 por la compañía Universal, con el arte interior completamente modificado (sin ninguna ilustración de la edición original, sólo conservaron la tapa del compacto).

Hermanos de sangre

Los shows continuaron y cada vez aumentaba más la cantidad de público que seguía a la banda. Hasta que en 1997 entraron nuevamente a un estudio de grabación para registrar los nuevos temas y darle forma a lo que sería « Hermanos de sangre», el segundo trabajo discográfico de Viejas Locas, que salió a la venta los primeros días de agosto de ese año. Para este álbum se barajó la posibilidad de trabajar con Andrew Oldhman como productor, lo que finalmente no sucedió. El primer corte de «Hermanos de Sangre» que sonó en las radios fue «Perra», del cual se hizo un videoclip. También tuvo un videoclip otra de las canciones que fueron difundidas: «Aunque a nadie ya le importe».

Con «Hermanos de Sangre» la popularidad de la banda aumentó más, y, al año siguiente, se le presentó a Viejas Locas una gran posibilidad: tocar como soportes de The Rolling Stones. Cuando los ingleses volvieron a tocar en Buenos Aires, Viejas Locas participó como banda telonera en cuatro de los cinco shows que dieron en River; además, en estas presentaciones (que duraron media hora aproximadamente) estrenaron un set de vientos. Ser soportes del legendario grupo les permitía poder ser vistos y escuchados por gran cantidad de gente, quienes también pudieron apreciar el show de trapos ( banderas en apoyo al grupo) y bengalas que se daba en los recitales de Viejas Locas en Cemento.

Luego de esta satisfactoria experiencia, dieron un show gratis en Quilmes el día 18 de abril para todos los seguidores que no pudieron pagar la entrada para estar en River. Este recital marcó el récord de asistencia en un show de Viejas Locas: 10.000 personas, que sólo fue superado en el regreso de la banda en 2009.

Antes de entrar a grabar el tercer disco de la banda, se produjo otro gran acontecimiento que esperaban todas las bandas de rock en la Argentina para consagrarse: tocar en el Estadio Obras. Al show, realizado en noviembre de 1998, asistieron algo más de 5.000 personas, y contó con la participación en guitarra de Chizzo de La Renga como invitado en una canción. Además, estrenaron «Legalízenla», una canción que sería incluido en el próximo CD.

Especial

Después del debut en Obras, Viejas Locas volvió a meterse en un estudio durante 1999 para grabar « Especial», que contaba con el prestigioso productor Nigel Walker. El álbum salió a la venta el 28 de marzo de ese año, y la canción elegida como primer corte de difusión, «Me gustas mucho», fue un éxito que llegó a estar al tope del ranking de la radio Rock & Pop. El éxito de «Me gustas mucho» le dio más difusión a la banda, que pudo realizar una gira por el sur del país y también visitar países limítrofes como Paraguay y Uruguay.Al volver, la banda se volvió a presentar con una fecha doble en Obras ante más de 6.000 personas. Nuevamente estuvo presente Chizzo de La Renga en el tema «Botella». Más tarde, se editó el video de «Todo sigue igual», que combinaba imágenes de la primera época de la banda y de ese recital, realizado el 5 de junio del año correspondiente.

Sin embargo, estando en pleno éxito comercial, los músicos no olvidaron sus raíces humildes y mantuvieron bajo el precio de las entradas a sus shows porque decían conocer en carne propia los límites de su público.

En mayo del año 2000 la banda se volvió a presentar en Obras con una fecha doble, en las que participaron de Invitados el guitarrista Norberto "Pappo" Napolitano y Gabriel "Tete" Iglesias (bajista de La Renga). Ese mismo año, además de continuar con su gira, la banda fue invitada por Pappo a grabar dos canciones para su disco "Pappo & amigos": "El hombre suburbano" y "Blues local".

Separación

En el año 2000 (durante el apogeo musical, convocatorio y comercial del grupo), la banda decide separarse antes de realizar su último recital en La Matanza un 21 de octubre, sin anunciar que sería el último. Este recital (realizado en la Universidad de La Matanza) fue el último en el que estarían presentes los músicos de la formación clásica de Viejas Locas, la cual aún no se ha vuelto a reunir.

Pelo Aprile (en ese entonces, presidente de la discográfica Polygram) le hizo una oferta casi millonaria a Pity para promocionar el recital de despedida de Viejas Locas, sugiriendo que la banda ofrezca su último show en el Estadio de River Plate; lo cual dejaría como saldo para los músicos U$S 100.000 y otros U$S 500.000 para Pity (aproximadamente). Inmediatamente, la oferta fue rechazada por el mismo Álvarez.[4]

De la disolución de Viejas Locas surgieron distintas bandas: Intoxicados (con Pity, Abel, Peri y Burbujas) y Motor Loco (la banda de Fachi). Pollo, por otro lado, se sumó luego de un tiempo a la banda Balas Perdidas (aunque también se cuenta que al alejarse de Viejas Locas formó parte de la banda La Lengua, de la cual no hay registros); años más tarde comenzó su carrera solista. Además, Juancho se sumó a Callejeros.

Sobre la separación Pity contó:[5] "La separación de una banda es como pelearse con una chica con la que estuviste casado diez años: no la aguantás más, pero todavía tenés sentimientos hacia ella. Yo me fui de la banda." [...] "Creo que el problema pasó por la energía, porque musicalmente nos llevábamos muy bien. Pero no estaba disfrutando de la química que teníamos entre todos. Ya no había comunicación..." [...] "El punto es que con algunos chicos del grupo ya no teníamos comunicación." [...] "...no es que la banda se dividió en mitad y mitad. Me fui porque era el único que tenía problemas con estos chicos (Pollo y Fachi), entre los demás estaba todo bien. No quiero meter a nadie en la bolsa ni que se piense que nos abrimos Abel y yo, como leí en un diario. No, el drama fue mío." [...] "Últimamente era un trabajo." [...] "Veníamos llevándola, pero... Es como un cono, cada vez se agranda más. La verdad, estoy contento de que no llegamos a tener mala onda, de que no tuve que cagar a trompadas a nadie."

Por otro lado, Fachi aclaró:[7]

Además de los problemas personales de Pity con Pollo y Fachi, también hubo inconvenientes de tipo musical. Cuando Viejas Locas planeaba sacar a la venta el disco sucesor de "Especial", se sintió "desplazado" por sus compañeros: Pollo tenía planeado grabar seis canciones suyas en ese disco, Fachi quería grabar otras tres o cuatro ("No juegues con tu suerte" y "Hora de arrancar" serían algunas que luego formarían parte del repertorio de Motor Loco), dejando a Pity introducir pocas canciones debido a que los discos de Viejas Locas siempre habían sido discos cortos. Se había planeado que el disco fuera grabado por Andrew Oldham, productor musical de los Rolling Stones.[4]

Other Languages
Boarisch: Viejas Locas
Deutsch: Viejas Locas
galego: Viejas Locas
português: Viejas Locas
română: Viejas Locas