Vidrio

El vidrio es un material inorgánico duro, frágil, transparente y amorfo que se encuentra en la naturaleza, aunque también puede ser producido por el ser humano. El vidrio artificial se usa para hacer ventanas, lentes, botellas y una gran variedad de productos. El vidrio es un tipo de material cerámico amorfo.

El vidrio se obtiene a unos 1500 °C a partir de arena de sílice ( Si O2), carbonato de sodio ( Na2 C O3) y caliza ( Ca C O3).

En España, así como en otras partes del mundo, el término " cristal" es utilizado muy frecuentemente como sinónimo de vidrio, aunque es incorrecto en el ámbito científico debido a que el vidrio es un sólido amorfo (sus moléculas están dispuestas de forma irregular) y no un sólido cristalino.

Botella de vidrio coloreado.
La obsidiana es un vidrio natural. Originaria de minerales fundidos que no se recristalizaron al enfriarse después de su erupción.
Vasija de vidrio egipcio.

Historia

El vidrio en la antigüedad

Plinio el Viejo (siglo I), en su Historia Natural, cuenta que unos mercaderes que se dirigían hacia Egipto para vender natrón (carbonato de sodio), se detuvieron para cenar a orillas del río Belus, en Fenicia. Como no había piedras para colocar sus ollas, decidieron utilizar algunos trozos de natrón. Calentaron sus alimentos, comieron y se dispusieron a dormir. A la mañana siguiente vieron asombrados que las piedras se habían fundido y habían reaccionado con la arena para producir un material duro y brillante, el vidrio.

En realidad, el hombre aprendió a fabricar el vidrio muchísimo tiempo antes en forma de esmaltes vitrificados, la fayenza. Hay cuentas de collares y restos de cerámica elaborados con fayenza en tumbas del periodo predinástico de Egipto, en las culturas Naqada (3500-3200 a. C.).[1]

Los primeros objetos de vidrio que se fabricaron fueron cuentas de collar o abalorios. Es probable que fueran artesanos asiáticos los que establecieron la manufactura del vidrio en Egipto, de donde proceden las primeras vasijas producidas durante el reinado de Tutmosis III (1504-1450 a. C.). La fabricación del vidrio floreció en Egipto y Mesopotamia hasta el 1200 a. C. y posteriormente cesó casi por completo durante varios siglos. Egipto produjo un vidrio claro, que contenía sílice pura; lo coloreaban de azul y verde. Durante la época helenística Egipto se convirtió en el principal proveedor de objetos de vidrio de las cortes reales. Sin embargo, fue en las costas fenicias donde se desarrolló el importante descubrimiento del vidrio soplado en el siglo I a. C. Durante la época romana la manufactura del vidrio se extendió por el Imperio, desde Roma hasta Alemania.[5]

El vidrio en la Edad Media

El vidrio en los países islámicos, entre los siglos VIII y XIV, tuvo su auge en el Oriente Próximo. La antigua tradición Sasánida de tallado del vidrio fue continuada por los artesanos musulmanes que realizaron vasijas decoradas en altorrelieve, muchas con motivos animales, y con vidrio incoloro de gran calidad con diseños tallados a la rueda. La técnica de esmaltado al fuego y la del dorado incrementaron las posibilidades decorativas, destacando los artesanos vidrieros de Alepo y Damasco. De Egipto proviene el descubrimiento de coloraciones vidriadas con brillantes efectos metálicos, tanto en cerámica como en vidrio. Las lámparas de las mezquitas y otras vasijas de uso cotidiano se pintaron con motivos geométricos propios del islam. Sus formas y decoraciones influyeron en la producción occidental posterior, destacando las de Venecia y España.[6]

En el norte de Europa y Gran Bretaña continuaron produciendo objetos utilitarios de vidrio. El vidrio común tipo Waldglas (del alemán, ‘ vidrio del bosque’) continuó fabricándose en Europa hasta la era moderna. Sin embargo, la producción más importante en este material durante la edad media fueron los mosaicos de vidrio en la Europa mediterránea y las vidrieras en la zona del norte. Los mosaicos se hacían con teselas de vidrio, que se cortaban de bloques de vidrio. En documentos del siglo VI se hace referencia a vidrieras en las iglesias, aunque los primeros ejemplares conservados datan del siglo XI. Las más apreciadas se elaboraron durante los siglos XIII y XIV, principalmente en Francia e Inglaterra. El vidrio se coloreaba o se laminaba ya coloreado añadiendo óxidos metálicos a la mezcla, y después se cortaba. Los detalles se pintaban sobre el cristal con un esmalte. Las piezas se sujetaban con una red de plomo conocida como emplomado.[6]

Del renacimiento al siglo XVIII

El cristal veneciano

El «cristal veneciano» más antiguo conocido data del siglo XV, aunque el vidrio ya se fabricaba en Venecia desde el siglo X. Con centro en la isla de Murano, los venecianos dominaron el mercado europeo hasta el año 1700. La contribución más importante fue la elaboración de un vidrio sódico duro y refinado muy dúctil. Conocido como «cristallo», era incoloro, de gran transparencia, muy semejante al cristal de roca. También se hacían en cristal coloreado y opaco. Hacia finales del siglo XVI las vasijas se hicieron más ligeras y delicadas. Desarrollaron un tipo de filigrana de vidrio que sería muy imitada. Consistía en incorporar hebras de vidrio blanco opaco dentro de un cristal transparente, que producía el efecto de un encaje.

También en Murano surgieron muchos estilos diferentes para lámparas de cristal, aunque fue la factoría de Nevers, en Francia, la que adquirió mayor fama durante el siglo XVII. La práctica del grabado al diamante, técnica de los artesanos holandeses del siglo XVII, lograba elaborados diseños.

Los fabricantes de vidrio de Europa intentaron copiar las técnicas y decoraciones de los venecianos. La información se difundió con el libro El arte del vidrio (1612) de Antonio Neri, y también por los sopladores de vidrio venecianos, pues aunque una ley prohibía a los artesanos vidrieros abandonar Venecia y divulgar los secretos de su arte, muchos se instalaron en otros países europeos. Cada país desarrolló sus imitaciones. La influencia italiana declinó en el siglo XVII, al surgir en Alemania e Inglaterra nuevos métodos para la fabricación de vidrio.[8]

Other Languages
Afrikaans: Glas
Alemannisch: Glas
አማርኛ: ብርጭቆ
aragonés: Vidre
العربية: زجاج
ܐܪܡܝܐ: ܙܓܘܓܝܬܐ
مصرى: ازاز
asturianu: Vidru
azərbaycanca: Şüşə
تۆرکجه: شوشه
башҡортса: Быяла
žemaitėška: Stėklos
беларуская: Шкло
беларуская (тарашкевіца)‎: Шкло
български: Стъкло
brezhoneg: Gwer
bosanski: Staklo
буряад: Шэл
català: Vidre
нохчийн: Ангали
کوردی: شووشە
čeština: Sklo
Чӑвашла: Кантăк
Cymraeg: Gwydr
dansk: Glas
Deutsch: Glas
Ελληνικά: Γυαλί
emiliàn e rumagnòl: Vēder
English: Glass
Esperanto: Vitro
eesti: Klaas
euskara: Beira
estremeñu: Vidriu
فارسی: شیشه
suomi: Lasi
føroyskt: Glas
français: Verre
Gaeilge: Gloine
galego: Vidro
Avañe'ẽ: Itavera
עברית: זכוכית
हिन्दी: कांच
hrvatski: Staklo
Kreyòl ayisyen: Vè (materyo)
magyar: Üveg
Հայերեն: Ապակի
interlingua: Vitro
Bahasa Indonesia: Kaca
Ido: Vitro
íslenska: Gler
italiano: Vetro
日本語: ガラス
Patois: Glaas
Basa Jawa: Gelas
қазақша: Әйнек
ಕನ್ನಡ: ಗಾಜು
한국어: 유리
Kurdî: Cam
Latina: Vitrum
Limburgs: Glaas
Ligure: Veddro
lumbaart: Véder
lietuvių: Stiklas
latviešu: Stikls
македонски: Стакло
മലയാളം: സ്ഫടികം
मराठी: काच
Bahasa Melayu: Kaca
Malti: Ħġieġ
မြန်မာဘာသာ: ဖန်
Nāhuatl: Xaltehuilotl
Napulitano: Vrito
नेपाल भाषा: खा (वस्तु)
Nederlands: Glas
norsk nynorsk: Glas
norsk bokmål: Glass (materiale)
occitan: Veire
Ирон: Авг
ਪੰਜਾਬੀ: ਕੱਚ
polski: Szkło
پنجابی: شیشہ
پښتو: ښيښه
português: Vidro
Runa Simi: Q'ispillu
română: Sticlă
русский: Стекло
русиньскый: Скло
саха тыла: Өстүөкүлэ
sardu: Bidru
sicilianu: Vitru
Scots: Gless
srpskohrvatski / српскохрватски: Staklo
Simple English: Glass
slovenčina: Sklo
slovenščina: Steklo
српски / srpski: Стакло
Basa Sunda: Kaca
svenska: Glas
Kiswahili: Kioo
தமிழ்: கண்ணாடி
ไทย: แก้ว
Türkçe: Cam
татарча/tatarça: Пыяла
ئۇيغۇرچە / Uyghurche: ئەينەك
українська: Скло
اردو: شیشہ
oʻzbekcha/ўзбекча: Shisha
vèneto: Véro
Tiếng Việt: Thủy tinh
Winaray: Salaming
хальмг: Шил
ייִדיש: גלאז
中文: 玻璃
文言: 玻璃
Bân-lâm-gú: Po-lê
粵語: 玻璃