Videojuego de un jugador

Un videojuego de un jugador es un videojuego que solo es controlado por un jugador a lo largo de toda la sesión de juego, dejando generalmente el control del entorno y la historia a una inteligencia artificial en caso de ser necesario. Por ejemplo, en un videojuego de lucha para un único jugador, este se enfrentaría contra un personaje controlado por la inteligencia artificial.

Un juego de un jugador o juego en solitario[1]​ se refiere a un juego que solo puede ser jugado por una persona a la vez, mientras que el modo de un jugador normalmente se refiere a un modo de jugador específicamente diseñado para un único jugador, aunque el juego también contenga otros modos que puedan ser disfrutados por múltiples jugadores.

Los videojuegos de un solo jugador forman una amplia temática y existen muchos en el mercado. Normalmente suelen ser aquellos en los que se maneja a un personaje a través de una historia, a veces llamado modo campaña, con varios niveles de dificultad entre los que elegir. También hay juegos sin una historia en los que se puede luchar contra la inteligencia artificial, como Counter-Strike, en los que se crean una serie de bots contra los que luchar, pudiendo el jugador practicar antes de entrar a luchar en el modo multijugador.

Historia

Los primeros juegos, como Tennis for Two (1958), Spacewar! (1962), y Pong (1972), eran juegos diseñados para ser jugado por dos jugadores. Los juegos de un solo jugador ganaron popularidad después de esto, con títulos tempranos como Speed Race (1974)[2]​ y Space Invaders (1978).

La razón de esto, de acuerdo con Raph Koster, se debe a una combinación de varios factores: los equipos e interfaces cada vez más sofisticados que permitieron el modo de juego asimétrico, el juego cooperativo y la entrega historia dentro de un marco de juego, junto con el hecho de que la mayoría de los jugadores de juegos tempranos había introvertido tipos de personalidad (de acuerdo con el indicador Myers-Briggs).[3]

Other Languages