Videoconsolas de octava generación

En la historia de los videojuegos, la octava generación de videoconsolas es un término que describe la generación de consolas de videojuegos que sucede a la séptima generación (PlayStation 3 de Sony, Wii de Nintendo y Xbox 360 de Microsoft) también se incluyen las unidades de juegos portátiles lanzado en el marco de tiempo similar e incluso debutan algunas compañías con una nueva consola de videojuegos.

Visión general

Lo destacable de esta generación es el uso de internet como eje central de la funcionalidad de las consolas, esto convertidos en centros de comunicación juntando en un único aparato las funciones de sistema de juegos y bazar de venta de películas, series de TV y otros contenidos desde la propia consola.

Ya en la anterior y nueva generación el precio de los videojuegos creció exponencialmente hasta los 70 dólares estadounidenses o más, mientras que por lado de los teléfonos inteligentes y tabletas, los videojuegos con precios de uno o dos dólares son inmensamente populares y parte de la cultura popular (como Angry Birds y Temple Run). Los videojuegos de consolas con sus precios altos están enfrentados en una dura competencia en rentabilidad económica con los juegos móviles .[4]

Aunque las generaciones anteriores de videoconsolas normalmente se han sucedido en ciclos de cinco años, la transición de la séptima a la octava generación ha durado más de seis años.[10]

Other Languages