Vida en Marte

Marte en un posible pasado lejano o después de una posible Terraformación.

La posibilidad de vida en Marte es un tema que ha recibido un particular interés no solo de parte de la comunidad científica sino también por el público en general debido a su similitud y proximidad con la Tierra. Hasta la fecha aún no se ha podido encontrar evidencia definitiva que confirme la existencia presente o pasada de vida en Marte. Aun así, se posee evidencia acumulativa que favorece la posibilidad de que Marte, en un pasado, haya albergado agua líquida y que esta haya sido óptima para poder sostener vida. Sin embargo, la existencia de condiciones habitables no indica necesariamente la existencia de vida. Por ello, aunque el consenso general de la comunidad científica descarta la posibilidad de vida presente en Marte, persisten algunas dudas sobre si alguna vez existió vida en este planeta cuando su atmósfera era más densa y el agua existía en abundancia sobre su superficie.

Igualmente debido a la posibilidad de vida marciana, la exploración de Marte (así como la de otros cuerpos celestes) se realiza o planea realizar con la precaución de no provocar una contaminación interplanetaria con microorganismos de la Tierra.

Especulaciones históricas

Canales de Marte, según el astrónomo P. Lowell, 1898.
Mapa histórico de Marte realizado por Giovanni Schiaparelli, 1888.

En 1837 los astrónomos alemanes Beer y Mädler publicaron el primer mapamundi de Marte, con datos obtenidos de sus observaciones telescópicas, al que seguirían los del británico Dawes a partir de 1852.

El año 1877 presentó una oposición muy cercana a la Tierra, y fue un año clave para los estudios de Marte. El astrónomo estadounidense A. Hall descubrió los satélites Fobos y Deimos, mientras el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli se dedicó a cartografiar cuidadosamente Marte; en efecto, hoy en día, se usa la nomenclatura inventada por él para los nombres de las regiones marcianas (Syrtis Major, Mare Tyrrhenum, Solis Lacus, etc.). Schiaparelli también creyó observar unas líneas finas en Marte, a las cuales bautizó como canali. El problema fue que esta palabra se tradujo mal al inglés como "canals", palabra que implica algo artificial e implicaba que estos canales habían sido construidos por civilizaciones Marcianas para drenar agua de los casquetes polares y enviarla hacia las sedientas ciudades.[1]​ Observaciones posteriores demostraron que los canales fueron una ilusión óptica.

Hacia los años 1950, ya casi nadie creía en civilizaciones marcianas, pero muchos estaban convencidos de que, si había vida en Marte, sería en forma de musgos y líquenes primitivos, hecho que se puso en duda al ser Marte visitado por primera vez por una nave espacial, el Mariner 4, en 1965.

Los primeros análisis de espectrometría de Marte se iniciaron en 1884, cuando el astrónomo estadounidense William Wallace Campbell demostró que no había agua ni oxígeno en la atmósfera de Marte.[2]

H. G. Wells

Herbert George Wells, más conocido como H. G. Wells (1866-1946), fue un escritor inglés famoso por sus novelas de ciencia ficción. En 1898, Wells publicó La guerra de los mundos, una novela de ciencia ficción sobre contactos extraterrestres y la primera que narra una invasión a gran escala. La novela fue adaptada por un productor estadounidense, George Orson Welles en 1938 para crear un serial radiofónico que en su momento creó gran alarma social, dado que se emitió como noticiario de carácter urgente y miles de personas que no oyeron la introducción de La guerra de los mundos, creyeron en realidad que habían sido invadidos por Marcianos, lo que provocó escenas de pánico entre los ciudadanos.

Estas novelas de radio y las antiguas visiones históricas de vida en Marte, reforzaron la creencia popular de que existía vida en ese planeta. Cuando se inició la era espacial, se comprobó que Marte era en realidad un mundo seco, helado y sin vida o eso se pensaba.

Cara de Marte

Dos fotos originales del Viking de la «Cara» de Marte
Fotografía de alta resolución de la «Cara» de Marte, tomada por el Mars Global Surveyor.

La Cara de Marte es un rasgo distintivo en la superficie de Marte ubicado en la región de Cidonia, que para algunas personas se asemeja a un rostro humano. La 'cara' mide aproximadamente 3 km de largo por 1.5 km de ancho. Fue fotografiada por primera vez el 25 de julio de 1976 por la sonda espacial Viking 1, que orbitaba el planeta en ese momento. La apariencia de una cara se da porque la combinación del ángulo de iluminación de la luz del Sol y la baja resolución de la foto tienden a suavizar las irregularidades de la superficie, y por la tendencia del cerebro humano a reconocer patrones familiares, especialmente caras (pareidolia). La interpretación original fue correctamente evaluada por el Jefe del programa Viking, Gerry Soffen, como una ilusión óptica de luz y sombra,[5]​ La interpretación oficial está apoyada por las nuevas fotografías tomadas por la sonda Mars Global Surveyor en 1998 y 2001, y por la sonda Mars Odyssey en 2002. Fotografiada bajo diferentes condiciones de iluminación y a una resolución más alta, la forma no parece una cara.[6]

Other Languages
asturianu: Vida en Marte
беларуская: Жыццё на Марсе
català: Vida a Mart
čeština: Život na Marsu
Ελληνικά: Ζωή στον Άρη
English: Life on Mars
euskara: Bizia Marten
français: Vie sur Mars
hrvatski: Život na Marsu
Bahasa Indonesia: Kehidupan di Mars
italiano: Vita su Marte
日本語: 火星の生命
Nederlands: Leven op Mars
português: Vida em Marte
srpskohrvatski / српскохрватски: Život na Marsu
slovenčina: Život na Marse
slovenščina: Življenje na Marsu
српски / srpski: Живот на Марсу
svenska: Liv på Mars
українська: Життя на Марсі
中文: 火星生命