Vida (álbum de Sui Generis)

Vida
Álbum de estudio de Sui Generis
Publicación Noviembre de 1972
Grabación Agosto y octubre de 1972
Estudios Phonalex - Núñez, Buenos Aires, Argentina
Género(s) Folk Rock
Duración 33:53
Discográfica Talent Microfón
Sony Music
Productor(es) Jorge Álvarez, Billy Bond
Calificaciones profesionales
( Los 100 mejores álbumes del rock argentino)
66°
( Rolling Stone)
Cronología de Sui Generis
Vida
(1972)
Confesiones de invierno
(1973)
[ editar datos en Wikidata]

Vida es el primer álbum de estudio de Sui Generis, dúo de rock argentino integrado por Charly García y Nito Mestre. Fue publicado en noviembre de 1972 por la discográfica Talent/Microfón, heredera del sello independiente Mandioca, trás dos años de esfuerzos infructuosos del grupo intentando encontrar una compañía multinacional que se interesara en su proyecto. Según Nito y Charly, Vida es un disco puro e inocente, que -en su opinión- evidencia algunos defectos musicales y técnicos.[1]

Historia

Sui Generis en 1972.

Antecedentes

Sui Generis era una banda eléctrica formada en el Instituto Dámaso Centeno bajo la luz del Swinging London y los náufragos de La Cueva. Un proyecto que pronto devino en dúo acústico. y, durante una gira por Mar del Plata, fue fichado por Jorge Álvarez para el sello Talent. Muy pronto, el fundador de Mandioca logró incorporar a Suí Géneris en la grilla del tercer BA Rock y asegurarse su participación en Rock hasta que se ponga el sol, la película de Aníbal Uset. En un período dominado por bandas explosivas como La Pesada, Color Humano, Pappo's Blues o Pescado Rabioso, las canciones acústicas parecían una apuesta desmedida. Sin embargo, Álvarez sabía lo que hacía.

Ahí queda el documento de Uset: sobre un fondo coral, aparecen los dos muchachos desgarbados. Uno, llamado Nito Mestre, se sienta al frente. El otro se ubica junto al piano y perpendicular a la multitud. Todavía se llama Charlie García. Esa tarde no tenían idea, pero: es el desembarco en el ojo público de uno de los más grandes músicos argentinos de la historia. Entonces, eran sólo una promesa entre los grupos nuevos. La canción que tocan, sin embargo, ya tiene perfume de clásico: “Canción para mi muerte”.

Grabación

"El primer disco de un grupo siempre es bueno, porque lo hacés cuando estás en estado más puro, más fresco. Además porque el primer trabajo debe ser bueno. Si no es así no lo podés grabar".

Charly García, 1974[2]

El álbum Vida fue registrado entre agosto y octubre de 1972, durante los intervalos en las sesiones de grabación casi cotidianas de La Pesada del Rock and Roll. La grabación se realizó en los estudios Phonalex del barrio de Núñez, en la Ciudad de Buenos Aires, con la producción artística de Billy Bond, líder de La Pesada.

Cuando el sello Talent lo contrató, Sui Generis era un grupo integrado solo por Charly y Nito, ya que los otros miembros de la formación original lo habían dejado. Para darle un toque de electricidad y contundencia de rock a las canciones acústicas de su repertorio, el productor Jorge Álvarez contó precisamente con los integrantes de La Pesada, que eran los músicos más requeridos entonces como sesionistas en la escena del rock argentino. De esa forma, los aportes artísticos de figuras históricas como el guitarrista Claudio Gabis y el bajista Alejandro Medina (exmiembros de Manal) y el violinista Jorge Pinchevsky, pueden apreciarse en los arreglos de los temas de Vida. El único integrante de la formación original de Sui Generis que participó en las sesiones fue el baterista Francisco Pratti.

Durante las sesiones de grabación, la tensión puso a prueba el aplomo de García, quién comenzó a forjar su personalidad como líder ante la mirada de los pesados. El repertorio del disco no sólo tenía la empatía de “Dime quien me lo robó” y “Cuando comenzamos a nacer”, sino que también incluía algunas zapadas bluseras y las viñetas pseudoinfantiles de “Necesito” y “Quizás porque” (que, en ese momento, el propio Spinetta criticó porque se parecían “a las canciones de María Elena Walsh”).

Lanzamiento y recepción

"Tanto la tapa como el contenido del disco son honestos entre si. En la tapa, están dos adolescentes sentados sobre una vereda. Nada de divismo ni de espectacularidad. La estética de esa foto es lo que los japoneses llamarían wabi. Pobreza voluntaria y gran poderío conceptual".

Fabián Casas en su libro Ensayos Bonsái.[3]

Canciones cortas pero efectivas como "Amigo, vuelve a casa pronto" o "Canción para mi muerte", muestran la solidez que ya poseía este joven grupo, por entonces muy influenciado por la estética del folk rock, cuando registró su primer álbum. Con los años, este LP se convertiría en uno de los más importantes en la historia del rock argentino. La letra de "Natalio Ruiz, el hombrecito del sombrero gris" pertenece a Carlos Piégari, un antiguo miembro del grupo que aportó algunas letras a las canciones compuestas por Charly. Otras canciones grabadas en las mismas sesiones no se publicaron en este álbum, siendo incluidas en discos posteriores: "Un hada, un cisne" en Confesiones de invierno, "Pequeñas delicias de la vida conyugal" en Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, "Espejos", "Monoblock" y "Cuando te vayas" en Sinfonías para adolescentes.

A partir de allí, el impacto de Sui Géneris construirá el primer crossover del rock argentino. La primera conexión generacional que trascendería los límites de la Plaza Francia y su consorte de náufragos hacia ese público que llenó el Luna Park durante su despedida. García, por suerte, recién comenzaba su trabajo.

En 2007, la revista Rolling Stone posiciono al album como el 66° mejor del rock argentino en su lista de los 100 mejores albumes.[4]

Other Languages