Vicente de Huesca

Vicente de Huesca
Vicente de Zaragoza (School of Francisco Ribalta) XVII century.jpeg
San Vicente (mártir) San Vicente Ferrer y San Raimundo de Peñafort. Óleo sobre tela. Autor anónimo, escuela de Francisco Ribalta
Mártir
Nacimientosiglo III Ver y modificar los datos en Wikidata
Huesca
Fallecimientoca. 304
Valencia
Venerado enIglesia Católica, Iglesia Ortodoxa e Iglesia anglicana.
Festividad22 de enero
AtributosVestimentas de su rango, acompañado por un cuervo o sosteniendo una muela de molino
PatronazgoLos vinateros y los fabricantes de vinagre, sastres y modistas, Orden de los Diáconos de la Diócesis de Bergamo (Italia).

Vicente de Huesca, conocido también como San Vicente Mártir, (Huesca[1]​ – Valencia, c. 304) fue un clérigo español, diácono de san Valero de Zaragoza. Fue denunciado y encarcelado bajo Diocleciano, por lo que la Iglesia lo venera como San Vicente Mártir.

Según la tradición, Vicente fue acusado de la predicación de la fe, a causa de un impedimento del habla que afectaba al obispo Valero.

La persecución en Hispania

Se originó una sangrienta persecución contra los cristianos, decretada por los emperadores Diocleciano y Maximiano. En marzo de 303 se publica el primer edicto imperial en este sentido, que llevó a cabo el prefecto Daciano, quien vino de Roma y permaneció en la Península dos años, ensañándose con fanatismo y crueldad en la población cristiana. Daciano llegó a Hispania por Gerona, donde encargó el cumplimiento de los decretos imperiales al juez Rufino, pasando él a Barcelona y después a Zaragoza.

Valero y Vicente fueron prendidos en el año 303 por orden del gobernador Publio Daciano, y trasladados a Valencia. Valero fue condenado al destierro y Vicente sufrió el martirio, muriendo finalmente en fecha imprecisa —la tradición le asigna el 22 de enero— en el año 304 o 305. De acuerdo a la leyenda, convirtió antes de morir a su verdugo.

Desde el lugar de su primera sepultura, el cuerpo de Vicente fue trasladado, en el mismo siglo de su martirio, a una basílica existente fuera de los muros de la ciudad, junto a un arrabal cristiano, conocida como San Vicent de la Roqueta, que mantuvo el culto durante toda la época islámica, estando documentados distintos propietarios cristianos, como el Monasterio de San Juan de la Peña, reyes o Poblet. Siendo el culto que se realizaba en época de la dominación musulmana una de las pruebas más precisas de la existencia de una abundante población mozárabe cristiana.

Other Languages