Viborazo

El Viborazo, también conocido como segundo Cordobazo fue una huelga con protesta social masiva ocurrida en marzo de 1971 en Córdoba (Argentina), opuesta al gobernador militar de la provincia perteneciente a la dictadura militar gobernante conocida como Revolución Argentina. Formó parte de otros levantamientos similares como el Correntinazo, Rosariazo, Cordobazo, Mendozazo, etc.

Los hechos

En marzo de 1971 la dictadura del general de brigada Roberto Marcelo Levingston designó como nuevo interventor de la provincia de Córdoba al dirigente conservador Camilo Uriburu.

La CGT (Confederación General del Trabajo) declaró una huelga activa contra la intervención. Uriburu declaró entonces públicamente:

Confundida entre la múltiple masa de valores morales que es Córdoba por definición, se anida una venenosa serpiente cuya cabeza pido a Dios me depare el honor histórico de cortar de un solo tajo.

Camilo Uriburu, cómplice de la dictadura
El sindicalista Agustín Tosco (1930-1975).

El 3 de marzo de 1971, el dirigente de Luz y Fuerza Agustín Tosco (1930-1975) ―con el gremio intervenido y desde la clandestinidad― propuso la formación de un comité de huelga provincial, para preparar la ocupación de todas las plantas fabriles el 12 de marzo con el reclamo del fin de la dictadura.[1]

La CGT respondió convocando a un nuevo paro general para el 12 de marzo de 1971 que se transformó en una insurrección general que tomó el control de unas 500 manzanas de la ciudad de Córdoba. Hubo manifestaciones, barricadas, fogatas, incendios, saqueos y enfrentamientos entre trabajadores y estudiantes con fuerzas represivas de la Policía Provincial y de la Policía Federal. En la coordinación estuvo el jefe de Estado Mayor del Ejército, general de división Alcides López Aufranc (1921-2015). De la represión participó también un grupo de elite de la Policía Federal traído de Buenos Aires, la Brigada Antiguerrillera al mando del comisario Alberto Villar.[1]

En la noche de 12 de marzo, Camilo Uriburu felicitó a los efectivos de la Policía Federal por su eficiencia en la tarea de «desalojar a la víbora del barrio Clínicas», clásica área de residencia estudiantil y uno de los epicentros de las luchas del período.[1]

Al día siguiente ( 13 de marzo de 1971), la gravedad de los hechos produjo la renuncia del interventor Camilo Uriburu. Ese día el tradicional diario local, La Voz del Interior, publicó una caricatura que mostraba una víbora comiéndose al interventor Camilo Uriburu.

Other Languages
galego: Viborazo
русский: Виборасо