Vertedera

Conjunto de reja y vertedera. 1 Reja, 2 Frente de la vertedera, 3 Ala de la vertedera, 4 Pared del surco, 5 Ancho de trabajo.

La vertedera es la parte del cuerpo del arado que eleva, rebate, invierte y en parte disgrega la gleba o prisma rectangular de tierra cortado por la reja y la cuchilla. En la vertedera se distinguen dos partes: el frente, inmediata continuación de la reja, donde prosigue la elevación de la gleba y se inicia su rotura, y el ala donde se rebate, voltea y arroja la tierra disgregada al surco contiguo. A veces el ala se continúa con la cola, una planchuela alargada atornillada a la vertedera, que asegura el volteo del pan de tierra. A su vez, la vertedera va atornillada a la cama del arado, igual que la reja y la costanera o dental. Estas cuatro piezas constituyen el cuerpo del arado.

Dos arados para enganche de tres puntos. A continuación del ala de las vertederas se observan adosadas las colas.

En los arados convencionales la vertedera vierte el pan de tierra hacia la derecha (visto en el sentido de la marcha). Los reversibles tienen dos juegos simétricos de cuerpos de arado, uno cuya vertedera arroja la gleba hacia la derecha y el otro que lo hace hacia la izquierda.

Historia

Detalle del Tapiz de Bayeux de ca. 1077 que en su parte inferior muestra un campesino arando con arado de reja y vertedera, un sembrador y un operario tapando la semilla con una grada. Es una de las representaciones más antiguas del arado de reja y vertedera.

En Europa, la vertedera comenzó a difundirse durante el siglo XI, provocando un cambio profundo en el concepto de labranza del suelo. Mientras los arados antiguos carecían de vertedera y sólo lograban un escarificado superficial del suelo, la vertedera permitió removerlo, enterrar las malezas e iniciar la preparación de una cama de siembra más suelta. También transformó la siembra: mientras antiguamente se iba vertiendo la semilla en los someros surcos que dejaban los viejos arados, en los terrenos arados con arado de reja y vertedera el sembrador iba arrojando la semilla esparciéndola sobre el lecho de siembra. Terminada ésta, se pasaba la grada o rastra de dientes para enterrar la semilla.

Other Languages