Vecino

Un vecino o vecina (del latín vicīnus, de vicus, barrio, lugar)[1] es una persona que vive relativamente cerca de otra. En un sentido estricto es un término que se aplica a las personas cuyas casas están contiguas; en un sentido más amplio se aplica a los habitantes de un mismo barrio.

En la actualidad, el término se determina únicamente por la proximidad geográfica, en el pasado había usos diferentes más específicos del término.

En España

Vecino fue una unidad de población utilizada en España durante el Antiguo Régimen para realizar censos por motivos fiscales. Fueron los denominados Vecindarios, siendo el último y más general el llamado Vecindario de Campoflorido.

Cada vecino era una unidad familiar, contabilizando en ésta al cabeza de familia, cónyuge, hijos, parientes, esclavos, etc. En la Corona de Aragón era común identificarlo con el fuego (o sea, con el hogar).

Para realizar la conversión de vecinos a habitantes, es habitualmente aceptada la transformación de 4 o 5 habitantes por vecino. Aunque no hay forma exacta de calcularlo, porque depende de las características poblacionales de cada zona.

El carácter fiscal de estos censos llevó a que sólo afectaran decisivamente a los pecheros (contribuyentes no privilegiados), con lo que nobles, clérigos y gente de extrema pobreza, quedasen en ocasiones fuera de esta contabilidad, por lo que los datos son aún más imprecisos.

Fue utilizado hasta 1768, año en el cual el Conde de Aranda ordena a los obispos a recoger los datos de cada parroquia, indicando edad, sexo y estado civil.

Other Languages
dansk: Nabolag
Deutsch: Nachbar
Zazaki: Enbıryan
Esperanto: Najbaro
euskara: Bizilagun
français: Voisin
Ripoarisch: Nopper
Bahasa Melayu: Jiran
Nedersaksies: Naober
Nederlands: Buren (personen)
norsk bokmål: Nabo
Simple English: Neighbour
Türkçe: Komşuluk