Valle de la Luna (Chile)


Para salirse del Planeta Tierra nada mejor que darse un paseo por la luna. Valle en el que la roca y la sal han completado una simbiosis tan perfecta que juega con el visitante a hacerle olvidarse del globo terráqueo. Simplemente porque la Naturaleza ha sido tan caprichosa de modelar un paisaje absolutamente “intergaláctico” que hace suspirar al más pintado. Se compone de cuevas de sal, dunas inmensas, panorámicas inolvidables y unos cambios de color de los que el Sol se adueña cada tarde. De hecho es a partir de las 16:00 horas cuando la gente se desplaza a este lugar, puesto que para las fotografías las tres o cuatro últimas horas de luz del día son sublimes. El final de esta obra teatral de la Naturaleza se desarrolla en una inolvidable puesta de Sol.




Vista del valle de la Luna.

El valle de la Luna es un paraje desértico y punto de atracción turística, ubicado a 13 km al oeste de San Pedro de Atacama y a 110 km al SE de Calama, perteneciente a la Región de Antofagasta. En 1982 fue declarado santuario de la naturaleza y es parte de la reserva nacional Los Flamencos, su ingreso está administrado por la Conaf y es accesible desde San Pedro de Atacama.

Este lugar junto con el llamado Valle de la Muerte es único dentro del entorno que rodea la sierra Orbate a 2500  msnm, se trata de una depresión de tamaño relativo de 440 km2de la llamada Cordillera de la Sal en el Salar de Atacama circundado por crestas de 500 m de elevación. Su extensión abarca desde el oeste por la cordillera de Domeyko, por el este por Toconao y Peine por el sur.[1]

Génesis geológica

Estudios geológicos recientes indican que existió un gran lago o mar interior perimetral en el sector El Tambo entre Toconao y Peine a finales de la Era Terciaria formada por la cuenca hidrográfica del volcán Licancabur cuyos arrastres aluvionales y depósitos de detritos formaron la base de la cordillera de la Sal los cuales se depositaron a partir de una falla tectónica de la Cordillera de Domeyko, que es la base de tan peculiar paisaje. Está conformado por una serie de valles transversales y afloramientos elevados en sentido noroeste en forma de crestas de capas de limolita, yeso, y sal (cloruro de sodio), arcilla y arena conformando rocas sedimentarias de origen paleozoico. [2]

Other Languages