Valentino Mazzola

Valentino Mazzola
Mazzola primo piano.jpg
Datos personales
Nacimiento Cassano d'Adda, provincia de Milán
26 de enero de 1919
Nacionalidad(es) Flag of Italy.svg  Italiano
Fallecimiento Turín
4 de mayo de 1949
(30 años)
Altura 1,70 metros
Peso 75 kg.
Carrera
Deporte Fútbol
Debut deportivo 1938
(Alfa Romeo)
Posición Delantero
Goles en clubes 130
Retirada deportiva 1949
( Torino F. C.)
Carrera internacional
Selección Bandera de Italia  Italia
Part. (goles) 12 (4)
Trayectoria
  • Tresoldi (1936-38)
  • Alfa Romeo (1938-39)
  • Venezia (1940-42)
  • Torino (1942-49)
[ editar datos en Wikidata]

Valentino Mazzola ( Cassano d'Adda, 26 de enero de 1919 - Turín, 4 de mayo de 1949) fue un futbolista italiano. Jugaba como delantero e interior izquierdo, y fue internacional por la selección de Italia.[1]

Considerado uno de los mejores atacantes de la historia del fútbol italiano,[4]

Valentino falleció el 4 de mayo de 1949 en el accidente aéreo de Superga que acabó con casi toda la plantilla del Torino. Sus dos hijos, Sandro y Ferruccio Mazzola, también fueron futbolistas.

Biografía

Inicios en el fútbol italiano

Mazzola nació en Cassano d'Adda, en el seno de una familia numerosa y pobre. Cuando su padre perdió el trabajo por culpa de la Gran Depresión, tuvo que dejar los estudios y ponerse a trabajar de aprendiz de panadero. Una de sus pocas vías de escape era el fútbol, aunque de joven sólo podía jugar en un club aficionado local, el Tresoldi, del que era capitán. Con 19 años, después de un partido, un ingeniero de la factoría de Alfa Romeo de Arese logró convencerle para que aceptara un trabajo de mecánico y fichase por el equipo de la empresa, entonces en Serie C.[5]

En 1939 tuvo que enrolarse en la Regia Marina, destinado en el puerto de Venecia. Al tiempo que cumplía el servicio militar y estudiaba en la escuela nocturna, aprovechaba sus pocos ratos libres para seguir jugando al fútbol. Por recomendación de un oficial naval, consiguió que el A.F.C. Venezia de la Serie A le ofreciese una prueba. A pesar de que Mazzola jugó descalzo, dejándose las botas en casa para no estropearlas,[6]

Su debut con la selección nacional de Italia llegó el 5 de abril de 1942, en un amistoso contra Croacia.[7]

Etapa en el Torino

Once inicial del Torino de la década de 1940.

Tras debutar con Italia, Mazzola se convirtió en el objetivo de los clubes más fuertes del fútbol transalpino. Quien ganó la puja fue el Asociazione Calcio Torino, presidido por Ferruccio Novo, que el 1 de julio de 1942 fichó a Valentino y a su compañero Ezio Loik por la cifra récord de 1,2 millones de liras más dos jugadores. Tal desembolso resultó llamativo en plena Segunda Guerra Mundial, pero acabó siendo rentabilizado con títulos. Su debut con la camiseta granate llegó el 20 de septiembre de 1942, y al finalizar la temporada 1942/43 se había proclamado campeón de liga y copa.[7]

Al terminar la guerra en 1945, Valentino Mazzola se convirtió en el capitán del Torino. Sobre las bases ya existentes, Ferruccio Novo reforzó el plantel con la llegada de Bacigalupo, Ballarin y Castigliano entre otros, construyéndose la leyenda del Grande Torino que dominó el fútbol italiano a finales de la década de 1940.[7]

La última temporada de Mazzola fue la 1948/49, en la que pese a algunas lesiones mantuvo la titularidad y capitanía. En total disputó 30 partidos y marcó 16 goles.[7]

Muerte y legado

La plantilla del Torino viajó a Lisboa ( Portugal) para disputar un amistoso el 3 de mayo de 1949 contra el Sport Lisboa e Benfica. El encuentro rendía homenaje a Francisco «Xico» Ferreira, capitán de la selección lusa, en su retirada deportiva. Mazzola padecía faringitis pero viajó igualmente porque Ferreira le pidió ese favor en febrero.[8]

La herencia de Mazzola, más de 22 millones de liras, fue repartida así: un tercio para su segunda esposa, Giuseppina Cutrone (con quien se casó un mes antes de morir) y los dos restantes para sus hijos del matrimonio anterior, Sandro y Ferruccio Mazzola.

De todas las muertes acontecidas en Superga, la de Valentino Mazzola fue una de las más lamentadas. Con solo 30 años, se daba por hecho que sería el capitán de Italia en la Copa Mundial de Fútbol de 1950, de la que el Grande Torino era la columna vertebral.[5]

Other Languages