Valencia Club de Fútbol

Valencia CF
Datos generales
Nombre completo Valencia Club de Fútbol
Apodo(s) Che,[2]
Fundación 18 de marzo de 1919 (97 años)
como Valencia Foot-ball Club
Propietario(s) Bandera de Singapur Peter Lim
Presidente Bandera de Singapur Layhoon Chan
Entrenador Bandera de Italia Cesare Prandelli[3]
Instalaciones
Estadio Mestalla
Ubicación Valencia, España
Capacidad 55 000 espectadores[4]
Inauguración 20 de mayo de 1923 (93 años)
Otro complejo Ciudad Deportiva de Paterna
Paterna, Valencia, España
Uniforme
Kit left arm valenciacf1617h.png
Kit body valenciacf1617h.png
Kit right arm valenciacf1617h.png
Kit shorts valenciacf1617h.png
Titular
Kit left arm valenciacf1617a.png
Kit body valenciacf1617a.png
Kit right arm valenciacf1617a.png
Kit shorts valenciacf1617a.png
Alternativo
Kit left arm valenciacf1617t.png
Kit body valenciacf1617t.png
Kit right arm valenciacf1617t.png
Kit shorts valenciacf1617a.png
Tercero
Última temporada
Liga Flag of Spain.svg Liga Santander
( 2015/16) 12.º
Títulos Liga trophy (adjusted).png(por última vez en 2003/04)
Copa Flag of Spain.svg Copa del Rey
( 2015-16) Semifinal
Títulos Copa del Rey (adjusted).png(por última vez en 2007/08)
Continental Flag of Europe.svg UEFA Europa League
( 2015-16) 1/8 de final
Títulos UEFA Cup (adjusted).png(por última vez en 2003/04)
Actualidad
Actualidad Soccerball current event.svg  LaLiga 2016-17
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Valencia Club de Fútbol es una Sociedad Anónima Deportiva con sede en la ciudad de Valencia, España. El club de fútbol fue fundado el 17 de marzo de 1919. Su primera plantilla juega actualmente en la Primera División de España y disputa los encuentros como local en el Estadio de Mestalla, con una capacidad para 55.000 espectadores.[4]

En la clasificación histórica de la LFP, el Valencia CF ocupa el cuarto puesto, por detrás de Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid.[5] Ha disputado 81 temporadas de la Primera División de las 85 ediciones diputadas. Es el quinto club español con más títulos nacionales, con un total de 14 trofeos (6 títulos de Liga, 7 Copas del Rey y 1 Supercopa de España).

Cuenta con 7 títulos europeos (dos Copas de Ferias, dos Supercopas de Europa, una Copa de la UEFA, una Recopa de Europa y una Copa Intertoto), y también dos subcampeonatos de la Liga de Campeones ( 1999/00 y 2000/01) siendo uno de los clubes españoles con el mayor número de partidos disputados en todas las competiciones europeas oficiales y el cuarto en número de victorias.[6] Fue el primer club español en conseguir ganar la Supercopa de Europa, al imponerse en 1980 a doble partido al Nottingham Forest, y la Copa Intertoto de la UEFA, tras vencer en 1998 a doble partido al Salzburgo.

El Valencia CF ocupa el 23° puesto en la lista de clubes europeos con más ingresos, sumando la cantidad de 116 millones de euros y siendo así el cuarto club español tras Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid.[10]

El mayor accionista de la S. A. D. es el empresario singapurense Peter Lim, a través de su empresa "Meriton Holdings Ltd", desde la compra del 70,4 % de las acciones que tenía la Fundación Valencia CF el 24 de octubre de 2014, ahora convertidas en el 82 % tras la ampliación de capital de enero de 2016.[12]

Según una encuesta realizada por el CIS en junio de 2014, el Valencia CF tiene una de las grandes aficiones de España, ocupando el cuarto puesto en porcentaje de simpatizantes (3,5 %), solo por detrás de Real Madrid (37,9 %), FC Barcelona (25,4 %) y Atlético de Madrid (6,1 %).[14]

Historia

Fundación y primeros años (1919 - 1939)

Acta de constitución del Valencia FC en el año 1919

El Valencia Club de Fútbol, es un equipo histórico de la ciudad de Valencia que fue fundado el 18 de marzo de 1919 por un grupo de jóvenes ex integrantes, la mayoría, del entonces recientemente desaparecido club Deportivo Español y de otros clubes de la ciudad.

Su primer presidente fue Octavio Augusto Milego Díaz, principal impulsor del club, gracias en principio a una moneda lanzada al aire entre él y Gonzalo Medina, considerado el primer mecenas del club, pero el sorteo fue pactado entre los fundadores para que el elegido como presidente fuese Milego.

El lugar de fundación se considera el desaparecido Bar Torino que se encontraba en la antigua Bajada de San Francisco (hoy Plaza del Ayuntamiento, muy próximo al nº 7), lugar donde hoy se encuentra una placa conmemorativa en el suelo, conocida como el Km 0 que dio origen al club.

Gonzalo Medina retrasó un año su boda para adquirir y acondicionar un terreno de juego para el club, el campo de Algirós, llamado así por encontrarse junto al camino del mismo nombre. El campo fue inaugurado el 7 de diciembre de 1919 y llegó a tener una capacidad para 8.000 espectadores.

Al proclamarse por primera vez campeón regional en la temporada 1922/ 23, con menos de 4 años de vida, obtuvo el derecho a participar por primera vez en un campeonato a nivel nacional: la Copa del Rey de 1923, lo que supuso un gran aumento de seguidores y la construcción ese mismo año de un nuevo estadio, el Campo de Mestalla, llamado así por encontrarse junto a un brazo de la acequia de Mestalla, y fue inaugurado el 20 de mayo de 1923 con capacidad para 14.000 espectadores que pronto pasaron a ser unos 17.000.[15]

El equipo que ascendió al Valencia FC a Primera en 1931

Los primeros ídolos del valencianismo fueron Cubells (primer internacional valencianista)[17]

Fue campeón regional durante tres temporadas seguidas, y en 1928 empezó a disputarse la Liga española y el club la inició en la Segunda División, ya que la máxima categoría la iniciaron los campeones y subcampeones de Copa hasta aquel año, pero solo tres años después logró el ascenso a la máxima categoría, el 29 de marzo de 1931.[18] Los primeros años se sufrió para mantener la categoría pero nunca se descendió, empezando así a consolidarse en la máxima categoría del fútbol español.

Tras consolidarse en Primera y ganar cuatro campeonatos regionales, de forma consecutiva, logró jugar su primera final a nivel nacional en la Copa en 1934, aunque cayó derrotado 2-1 frente al Madrid CF en Montjuic. En poco tiempo el equipo ya competía contra clubes más antiguos.

Delantera eléctrica y Luis Casanova (1940 - 1959)

Arturo Montesinos, Montes, uno de los primeros ídolos de Mestalla junto a Eduardo Cubells

Tras la Guerra Civil el estadio de Mestalla fue uno de los más dañados, pero rápidamente se acondicionó para la práctica del fútbol, y el hasta entonces Valencia Foot-ball Club se renombró oficialmente como Valencia Club de Fútbol y comenzó la época más brillante de la historia del club a nivel de títulos, todos ellos bajo la histórica presidencia de Luis Casanova que duró casi veinte años, con un total de 7 títulos y 7 subcampeonatos.

Los héroes causantes de muchas de las alegrías de esta época fueron los integrantes de la mítica Delantera Eléctrica valencianista formada por Epi, Amadeo, Mundo, Asensi y Gorostiza, delantera que aún hoy recitan de carrerilla todos los valencianistas aunque no hayan vivido aquellos años.

Se consiguió el primer título nacional en la Copa de 1941 frente al Español por 3-1, el 29 de junio de 1941 en Chamartín, un éxito que fue celebrado por todo lo alto en el club y en toda la ciudad.[19] pero la siguiente temporada se logró un éxito todavía mayor al conquistar su primera Liga, la Liga de 1942 el 22 de marzo en la antepenúltima jornada del campeonato. Además a nivel individual, el delantero Mundo fue el ganador del Trofeo Pichichi con 27 goles y el portero Eizaguirre ganó el Trofeo Zamora, siendo ambos los primeros valencianistas en conseguirlo.

La siguiente temporada se quedó a las puertas de otra final de Copa, pero se quedó en las semifinales, pero justo después conquistó su segunda Liga: la Liga de 1944, el 26 de marzo, cuando el club celebraba su 25º aniversario, y de nuevo a falta de dos jornada para terminar el campeonato. También ese año Mundo repitió su éxito como Pichichi con otros 27 goles, y Eizaguirre volvió a ser el Zamora del fútbol español. A punto estuvo el club de conseguir un histórico doblete porque alcanzó la final de Copa pero cayó derrotado por el Atlético de Bilbao en Montjuic.

En septiembre de ese mismo año 1944 nace el CD Mestalla, equipo filial del club que tendría un veloz crecimiento, ya que solo ocho años después, en 1952, fue el primer equipo filial del fútbol español en conseguir un ascenso a Primera, aunque tanto el presidente del club ( Luis Casanova) como el presidente del equipo filial (Federico Blasco) renunciaron voluntariamente al ascenso por no competir contra el equipo matriz.[20]

Se volvió a llegar a la final de Copa en 1945 y 1946, pero en ambas ocasiones se perdieron frente al Atlético de Bilbao y Real Madrid, siendo tres las finales consecutivas perdidas y todas ellas en Montjuic, completando así hasta cuatro finales de Copa perdidas en el estadio barcelonés hasta esa fecha en la historia del club.

En cambio la rabia por las finales perdidas tendría su recompensa al conseguir la tercera Liga, la Liga de 1947, aunque hubo de esperar hasta la última jornada el 13 de abril en Mestalla ganando al Sporting y dependiendo de lo que sucediera en otros dos partidos. Por fin la fortuna estuvo del lado valencianista tras tres años perdiendo finales en Copa. Esta temporada debutó además un joven de 21 años que sería una leyenda del club, Antonio Puchades.

La temporada 1947/48 el equipo fue líder casi toda la segunda vuelta pero justo al final dejó escapar el campeonato perdiendo en la penúltima jornada frente al Barcelona en Mestalla, y luego los resultados en la última jornada no le fueron favorables. Se quedó con la miel en los labios de repetir título. Al finalizar esta temporada el equipo disputó la primera Copa Eva Duarte, campeonato precursor de la actual Supercopa, organizada por la RFEF y que enfrentaba a los campeones de Liga y Copa de la temporada anterior. Se disputó en Chamartín a partido único el 6 de junio de 1948 contra el Real Madrid y con victoria final para los madridistas por 3-1.

Para cerrar la mágica década de los años 40 el club fichó al que sería uno de sus entrenadores que más partidos dirigirá a los valencianistas en toda su historia y también uno de los que más títulos levantaría, el vizcaíno Jacinto Quincoces, que fue seleccionador nacional y entrenador de Zaragoza y Real Madrid. La mejoría del equipo se notó, aunque fue superado por un intratable Barcelona que ganó la liga con el Valencia subcampeón a solo dos puntos. Sin embargo en la Copa logró sacarse la espina de las últimas finales perdidas y esta vez ganó su segunda Copa, la Copa de 1949 el 29 de mayo y de nuevo en Chamartín, donde ganó la primera. El rival fue otra vez el Atlético de Bilbao y se ganó 1-0 con gol de Epi, que jugaba su último partido oficial como valencianista tras nueve temporadas y quería regresar a retirarse a su antiguo club, la Real Sociedad. El 12 de octubre de 1949 el equipo disputó y ganó la Copa Eva Duarte de 1949 en el Metropolitano por 4-7 al vigente campeón de liga, el Barcelona.

Con las salidas de Gorostiza en 1946, de Epi en 1949, de Mundo en 1950, de Amadeo en 1951 y de Asensi en 1952 se ponía fin a la mítica Delantera Eléctrica que tantos títulos dio en los años 40 al club. La referencia de aquella mágica delantera fue sin duda Mundo al conquistar dos trofeos Pichichis y proclamarse máximo golador de la historia del club con 269 goles.[21]

Los años 50 arrancaron con las obras de remodelación de Mestalla con un proyecto conocido como "Gran Mestalla" para acoger a 40.000 espectadores. Las obras se prolongarían a lo largo de varios años, siendo la nueva tribuna inaugurada en 1955, y esto supuso un gran esfuerzo económico para club y aficionados.[22]

En lo deportivo el club se intentaba reponer de las importantes bajas, pero a las órdenes de Quincoces se alcanzó de nuevo una final en la Copa de 1952. A pesar de disputarse en Chamartín, estadio talismán para los valencianistas en las finales, y de ponerse por delante con dos goles de Badenes, el Barcelona logró igualar a dos en los últimos minutos y posteriormente ganar en la prórroga, aprovechando las lesiones de los valencianistas Asensi y del portero Quique. La siguiente temporada se alcanza el subcampeonato en la Liga a solo dos puntos del Barcelona que ganó liga y copa ese año.

El holandés Faas Wilkes, fichado en 1953 fue el primer futbolista extranjero en la historia del club

En verano de 1953 se fichó al holandés Faas Wilkes, primer extranjero en la historia del club[23] y un jugador espectacular cuyos regates enamoraban a la grada. Del cual se dice incluso que la gente llenaba el estadio por el reclamo de verle en acción, por lo que empezó la leyenda de que gracias a él se pudo acometer la construcción de la nueva tribuna que se inauguraría dos años después. El equipo volvió a jugar la final de la Copa de 1954, aumentando así su fama de "equipo copero", y conquistando la tercera Copa de su historia, y de nuevo en Chamartín. Fue el 20 de junio frente al Barcelona y el resultado fue un contundente 3-0 con dos goles de Fuertes y uno de Badenes. Esta final también se recuerda por una imagen del portero Quique celebrando el triunfo sentado sobre el larguero de una de las porterías. Fue el tercer título del técnico Jacinto Quincoces en su quinta temporada.

Tras tres temporadas mediocres e irregulares en verano de 1957, Eduardo Cubells, ex futbolista, ex entrenador y entonces asesor deportivo del presidente Luis Casanova, viajó a Brasil y cerca estuvo de fichar a un jovencísimo Pelé de 17 años,[25] Pero si algo marcó esta temporada fue el desastre de la Gran Riada que sufrió Valencia el 14 de octubre de 1957 al desbordarse el río Turia provocando enormes destrozos. Este hecho marcó un antes y un después en la vida de la ciudad y en la memoria de todos los valencianos. El equipo no pudo disputar un partido como local hasta el mes de diciembre, pero en la segunda vuelta remontó el vuelo. Tanto fue así que el delantero valenciano Ricardo Alós lograba el trofeo Pichichi con 19 goles (empatado con Badenes y Di Stéfano) y Goyo el trofeo Zamora.

En marzo de 1959 se inauguraba la iluminación eléctrica de Mestalla, pero con el final de esta década terminaba un ciclo en el valencianismo con la marca del legendario Puchades a los 32 años tras 12 temporadas en el club, y con la dimisión del presidente Luis Casanova tras una presidencia de casi 19 años y siendo el presidente que más títulos ha celebrado y partícipe en la remodelación del estadio. El 12 de junio de 1959 fue nombrado presidente honorífico del club ante la ovación de toda la junta general de socios.[26] Durate la temporada los malos resultados hicieron que también dimitieran Eduardo Cubells y el entrenador Luis Miró, que fue sustituido por el querido Jacinto Quincoces hasta final de temporada y casi mete al equipo en la final de Copa.

El verano de 1959 tuvo lugar la primera edición del Trofeo Naranja con dos invitados de excepción: el Santos de Pelé y el Inter de Milán, siendo el club brasileño el ganador del trofeo por la diferencia de goles.[27]

Primeros títulos europeos (1960 - 1969)

Los años 60 empezaron con una irregular temporada a las órdenes del técnico Domingo Balmanya y con Vicente Iborra Gil como presidente, aunque se mejoró durante la segunda vuelta y se terminó en quinta posición. El drama llegó el 21 de junio de 1961 cuando el delantero brasileño Walter Marciano sufría un mortal accidente de tráfico, dejando conmocionada a toda la afición valencianista. Poco después se disputaría un partido homenaje a él con los beneficios para su familia, y se disputó también la segunda edición del Trofeo Naranja que esta vez sí ganó el Valencia frente a Botafogo y Barcelona.

El presidente Vicente Iborra Gil dimitió ese verano por motivos de salud y con la presidencia de Julio de Miguel llegó la incorporación del brasileño Waldo, uno de los mejores delanteros de la historia del club, y llegó también la primera participación oficial del club en competiciones europeas al solicitar su participación en la Copa de Ferias, torneo organizado por directivos de la FIFA y la UEFA enfrentando a ciudades europeas que organizasen ferias de muestras internacionales, y Valencia disponía de su feria muestrario desde 1917, por lo cual fue incluida en la competición. No pudo estrenarse mejor al empezar eliminando al Nottingham Forest con un 2-0 en Mestalla (con Waldo anotando los dos primeros goles europeos en la historia del club) y un contundente 1-5 en Inglaterra, y posteriormente al Lausanne suizo, al potente Inter de Milán (con doblete de goles del joven canterano Guillot en la ida) y al MTK Budapest en semifinales con dos goleadas por 3-0 y 3-7 (con tres goles del uruguayo Héctor Núñez, dos de Waldo y otros dos de Guillot). En la final a doble partido el rival fue el Barcelona, pero a causa del mundial no se pudo disputar hasta septiembre, lo que hizo que hubiera cambios en ambos equipos, como el del técnico valencianista que pasó a ser el argentino Alejandro Scopelli, que sustituyó a Domingo Balmanya que declinó renovar su contrato. La ida se disputó el 8 de septiembre de 1962 en Mestalla y terminó con un histórico 6-2 con tres goles de Guillot, dos de Nando Yosu y uno de Héctor Núñez. El partido de vuelta fue el 12 de septiembre en el Camp Nou y el empate 1-1 hizo que el Valencia se proclamase campeón de la Copa de Ferias 1961-62 en su primera participación. En junio se disputó y ganó la tercera edición del Trofeo Naranja frente a Sporting de Lisboa y Blackpool FC.

La siguiente temporada fue floja en liga, pero se alcanzaron unas asfixiantes semifinales en Copa contra el Barcelona que debieron decidirse con un tercer partido de desempate, en un calendario cargado de partidos, y que terminó decantándose por los culés. Pero la temporada pasará a la historia por la segunda participación del club en la Copa de Ferias y su segundo triunfo. Los rivales eliminados fueron los escoceses Celtic Glasgow y Dunfermline AFC, estos últimos en una durísima eliminatoria que terminó igualada a seis goles (4-0 en Mestalla y 6-2 para los escoceses en la vuelta) y tuvo que decidirse con un partido de desempate en Lisboa que terminó con victoria valencianista con un gol del histórico central valenciano Manolo Mestre. En cuartos de final el rival otro escocés, el Hibernian FC, y la ida terminó con goleada 5-0 (dos de Waldo, dos de Roberto Gil y uno del brasileño Chicao) mientras en la vuelta se perdió 2-1. En las semifinales el rival fue la AS Roma y en la ida un enrachado Valencia le endosó un 3-0 ( Chicao, Héctor Núñez y Guillot). En la vuelta se perdió 1-0 y el equipo se clasificó de nuevo para la final contra el Dinamo Zagreb yugoslavo. La ida fue el 12 de junio de 1963 en el estadio Maksimir y terminó con un disputado 1-2 para los valencianistas con goles de Waldo y Urtiaga que remontaron el gol inicial yugoslavo. La vuelta fue el 26 de junio en un Mestalla lleno y, a pesar de los apuros, se ganó 2-0 con goles de Mañó y Héctor Núñez, confirmando al Valencia como campeón de la Copa de Ferias 1962-63 en su segunda participación.

En verano de 1963 se hace cargo del equipo el mítico ex jugador Pasieguito, aunque no tuvo fortuna como técnico en esta primera etapa ya que en enero de 1964 fue destituido por muy malos resultados en liga que llevaron al equipo a mirar de cerca los puestos de descenso, y su sustituto fue el ex delantero Mundo, hasta entonces técnico del filial. Los resultados cambiaron enormemente y se alcanzó un discreto sexto puesto. En la Copa por primera vez se enfrentó a su filial en dieciseisavos de final, el CD Mestalla, y se alcanzaron las semifinales, quedándose a las puertas de una final. En la Copa de Ferias se eliminó al Shamrock Rovers FC, al Rapid Viena, el Ujpest Budapest y el Colonia. En la tercera final europea consecutiva esperaba el debutante Real Zaragoza. Se disputó a partido único el 24 de junio en el Camp Nou y fue posiblemente la final con el arbitraje más polémico sufrido por el Valencia, obra del portugués Joaquim Fernandes de Campos. Se adelantaron los aragoneses con gol de Villa, en posible fuera de juego, y empató Urtiaga antes del descanso, con el Valencia dominando el partido. En la segunda parte el juego se igualó y marcó Marcelino para adelantar 2-1 a los maños, pero poco después marcó gol Guillot y fue anulado, y más tarde el mismo futbolista fue objeto de penalti pero no se señaló. Suco fue expulsado, y además el árbitro no añadió minutos de descuento con todo el Valencia volcado sobre la portería rival. No se pudo repetir el éxito en la tercera final europea.[28]

La siguiente temporada supuso el primer fracaso europeo al caer sorprendentemente en la primera ronda por el RFC Lieja. En los dos años posteriores se alcanzaron los octavos de final en la Copa de Ferias, eliminados en ambas ocasiones por el Leeds United. Debutaron con el equipo jóvenes futbolistas de leyenda como Pep Claramunt o Juan Cruz Sol. La temporada 1966/67 por fin se alcanzó una ansiada final de Copa que no se conseguía desde trece años antes, consiguiendo así la Copa de 19667. Se eliminó a Cádiz, Betis, Real Madrid y Elche, y la final supuso la cuarta Copa de la historia del club, disputada en el Santiago Bernabéu el 2 de julio de 1967 contra el Atlético de Bilbao y con victoria final por 2-1 con goles de Jara y Paquito. Recogió la Copa el capitán Roberto Gil. Esa misma temporada el delantero Waldo fue el primer brasileño en ganar el Trofeo Pichichi con 24 goles. Ganar la Copa le permitió disputar por primera vez la Recopa de Europa, campeonato organizado para los campeones de Copa de países europeos. Se enfrentó a Crusaders FC, Steaua Bucarest y fue eliminado por el Bayern de Múnich en los cuartos de final.

En 1969 el club cumplía su 50º aniversario y se quería hacer algo importante, pero resultó ser una campaña bastante discreta. El técnico Mundo dimitió tras la quinta jornada y se contrató a Joseíto para el resto de temporada, y nombró capitán al joven Juan Cruz Sol. Se terminó en quinta posición, se quedó fuera de la Copa en cuartos eliminado por el Elche, y en la Copa de Ferias fue eliminado en la primera ronda por el Sporting de Lisboa.

La Liga de Di Stéfano y finales de Copa (1970 - 1976)

En verano de 1969, el presidente Julio de Miguel propuso en la junta de socios denominar oficialmente Estadio Luis Casanova al campo de Mestalla, en honor al mítico presidente Luis Casanova durante casi dos décadas, propuesta que fue aprobada.

El técnico Joseíto renovó por una temporada pero tras cinco jornadas fue destituido por un malísimo arranque en Liga y por la eliminación en primera ronda de la Copa de Ferias, pero luego con Salvador Artigas y Enrique Buqué se alcanzó la final de Copa de 1970 tras eliminar a Osasuna, Granada, Ferrol y Zaragoza. La final disputada en el Estadio del Barcelona la ganó finalmente el Real Madrid por 3-1.

En abril de 1970, en plena competición, el presidente Julio de Miguel anunció por sorpresa que la siguiente temporada el técnico sería el hispano-argentino Alfredo Di Stéfano, que acababa de proclamarse campeón dirigiendo a Boca Juniors.[29] Otorgó al equipo un espíritu ganador y luchador semejante al suyo en su época de jugador, todos defendían y todos atacaban. A principios de septiembre se disputó la que será considerada I Edición del Trofeo Valencia Naranja que pasaría a disputarse anualmente, con contadas excepciones. Esta década empezó con la marcha de dos leyendas como Waldo y Guillot, y un año después la de Roberto Gil, y con las llegadas del argentino Óscar Rubén Valdez, Pellicer, Uriarte, Adorno y Quino.

En la última edición de la Copa de Ferias el equipo cayó en segunda ronda ante el KSK Beveren con gran polémica arbitral en el partido de vuelta.[30] En Liga nadie podía imaginar que el equipo conquistaría su cuarta Liga tras veinticuatro años del último título liguero ( 1947). Se empezó con dudas en las primeras jornadas pero tras la quina se empezó a escalar posiciones. En la segunda vuelta se encadenaron varias victorias consecutivas y se alcanzó el liderato tras la penúltima jornada. El equipo de Di Stéfano dependía de sí mismo para ser campeón y le bastaba un empate en la última jornada en Sarriá, pero en cambio cayó derrotado por 1-0. Al mismo tiempo jugaban los otros dos aspirantes, Atlético de Madrid y Barcelona, y quien ganara se proclamaría campeón a causa de la derrota valencianista, pero el destino quiso que empatasen 2-2 y que por tanto el Valencia celebrara en Sarriá el título de campeón de la Liga de 1971. A nivel individual el portero asturiano Abelardo ganó el Trofeo Zamora, el cuarto en la historia del club tras dos de Eizaguirre y uno de Goyo, y parte del mérito fue la sólida defensa formada por Sol, Aníbal, Antón y Tatono.

En la Copa el motivadísimo recién campeón de Liga volvió a alcanzar la segunda final consecutiva tras eliminar a Mallorca, Betis, Málaga y Sevilla. En la final esperaba el Barcelona el 4 de julio de 1971 en el Santiago Bernabéu, y el Valencia esperaba lograr el primer 'doblete' de su historia, pero no pudo ser. Y eso que se adelantó con dos goles de Claramunt y Paquito, pero empataron los azulgranas con dos tantos y además Sol fue expulsado tras protestar el segundo tanto culé. Terminaron los 90 minutos con empate, y en la prórroga se dio validez a un gol ilegal de los azulgranas en fuera de juego y cometiendo falta sobre Abelardo, pero un luchador Valencia con un hombre menos anotó el empate a tres por medio de Valdez, aunque a falta de solo nueve minutos Alfonseda marcaba el definitivo 4-3 que suponía una nueva derrota valencianista en final de Copa.

La temporada 1971/72 supuso el debut del equipo en la Copa de Europa al ser el vigente campeón de Liga. El debut fue en una ronda previa en agosto, por lo que se suspendió ese año el Trofeo Naranja, con el modesto Union Luxembourg como rival. El siguiente equipo fue de más entidad, el Hajduk Split, campeón de la desaparecida Yugoslavia, un duro rival que logró un empate 0-0 en el Luis Casanova y en la vuelta al Valencia le costó sudor empatar 1-1 con un golazo de Claramunt que clasificaba al equipo por el valor doble de los goles fuera de casa. En los octavos de final esperaba el húngaro Ujpest Dozsa en octubre, y ganaron 0-1 en la ida, con un Valencia que puso más corazón que cabeza, y 2-1 en la vuelta. Hubo entrega pero no fue suficiente.

En Liga se pretendía revalidar el título y la temporada fue algo irregular, pero aun así se llegó con opciones de ganarla en la última jornada. Necesitaba ganar a la Real Sociedad, que se logró 2-1, y que el Real Madrid cayese en su estadio frente al Sevilla, pero los madridistas ganaron contundentemente 4-1 y el Valencia quedó subcampeón, quedando clasificado para la Copa de la UEFA.

En la Copa, al ser vigente campeón de Liga, entró directo en los octavos de final y se eliminó al Granada, y en cuartos de final al Celta. En semifinales esperaba el Real Madrid, recién campeón de la liga en la última jornada con un Valencia subcampeón. La expectación fue máxima, y en la ida se consiguió la victoria 1-0 con gol de Óscar Valdez, mientras que en la vuelta se defendió fuertemente el empate sin goles, lo que propició que el Valencia jugara su tercera final consecutiva en Copa. Fue el 8 de julio de 1972 de nuevo en el Santiago Bernabéu, pero esta vez frente al Atlético de Madrid y con un Claramunt lesionado que aun así entró al terreno de juego y luchó como el que más. Se adelantaron los colchoneros pero igualó Valdez, y en el segundo tiempo Gárate hacía el definitivo 2-1. Tercera derrota consecutiva en una final de Copa como ya sucediera en 1944, 1945 y 1946.

En 1972 el equipo se estrenó en la joven segunda edición de la Copa de la UEFA pero solo resistió dos eliminatorias. En la primera superó al Manchester City pero en los dieciseisavos no pudo con el Estrella Roja, que eliminó sin apuros a los valencianistas. En Liga quedó sexto, un mal resultado que dejaba al equipo fuera de Europa por primera vez desde 1961. Las continuas lesiones de sus jugadores hicieron que la marcha del equipo fuera muy irregular. Y en la Copa el papel fue desastroso, ya que el equipo solo eliminó al Rayo Vallecano y cayó en la segunda ronda frente a un Castellón que fue la revelación de la temporada.

Ante la mala temporada, el presidente Julio de Miguel dimitió tras 12 temporadas al frente del club y puso en marcha la convocatoria de las primeras elecciones democráticas en la historia del club y el 6 de junio de 1973. Salió elegido como nuevo presidente Francisco Ros Casares. Se ficharon dos fichajes de nivel como Salif Keita y Kurt Jara, pero el mal papel en Liga provocó una gran crisis. El comienzo de fue bueno, llegando incluso al liderato, pero fue decayendo hasta finalizar en el puesto 10º, la peor clasificación obtenida en los últimos dieciséis años. Se esperaba el cese de Di Stéfano antes de afrontar la Copa pero se le mantuvo en el cargo, una polémica decisión que le daba así la oportunidad al técnico de mejorar la temporada. En cambio Di Stéfano culpaba a la prensa de los males que del equipo y, en medio de este ambiente enrarecido, el equipo fue eliminado de la Copa en la segunda ronda por Las Palmas, lo que supuso la destitución de Di Stéfano, poniendo así punto y final a las cuatro primeras temporadas del hispano-argentino dirigiendo al Valencia, con dos temporadas exitosas y otras dos para olvidar.

El 18 de enero de 1974 se aprobó la compra de unos terrenos en la localidad de Paterna para construir una moderna Ciudad Deportiva.[31]

La nueva junta directiva de Francisco Ros Casares recibía numerosas críticas de prensa, socios y aficionados por el fracaso deportivo la anterior campaña. Milovan Ciric, que desconocía el fútbol español pero venía con mucha experiencia, fama de duro y siendo seleccionador de su país. Se incorporaron jóvenes promesas, algunas fichadas y otras del filial, que no dieron los resultados esperados. El equipo empeoró aún más su clasificación de la temporada anterior quedando ahora 12º, y de nuevo eliminados en la segunda ronda de la Copa, esta vez por el Sporting. Tras esta eliminación y tras caer goleados 5-2 por el Atlético de Madrid, el técnico Ciric fue destituido y su lugar lo ocupó hasta final de temporada su compatriota Dragan Milosevic.

A pesar de todo el balance económico seguía presentando superávit en verano de 1975, pero la fractura entre la directiva de Francisco Ros Casares y la afición era más que evidente (e incluso dentro de la propia directiva). El público se indignó más aún cuando fue traspasado Juan Cruz Sol al Real Madrid por 30 millones de pesetas, la cifra más alta ingresada por el club por un jugador hasta aquellos momentos, pero se perdía a uno de sus mejores jugadores. También hubo indignación con el técnico Dragan Milosevic al prescindir de hombres importantes como Adorno, Aníbal, Antón o Jara. La alegría la supuso el fichaje del holandés Johnny Rep, campeón de Europa con el Ajax y compañero de Cruyff y Neeskens en la naranja mecánica. Se repitieron fracasos en Liga y Copa con un 10º puesto en Liga y de nuevo siendo eliminados en la segunda ronda de la Copa, esta vez frente al Betis. Tras la tercera jornada, en septiembre de 1975, la situación deportiva y social era ya tan insostenible que Milosevic fue destituido y el presidente Francisco Ros Casares presentó su dimisión tras poco más de dos temporadas, pero muy intensas. El resto de la temporada la dirigió el hasta entonces técnico del filial, el ex futbolista valenciano Manolo Mestre. El presidente en funciones fue Alfredo Corral Cervera hasta que en enero de 1976, sin elecciones, se formó una candidatura unitaria formada por personalidades valencianistas que tratarían de sacar al club de la grave crisis deportiva y fue escogido presidente José Ramos Costa, y con él entró a hacerse cargo de la secretaría técnica una pieza clave para la historia de la entidad, el ex jugador y ex entrenador Pasieguito, que iba a hacer el fichaje más importante en la historia del club: el argentino Mario Alberto Kempes.

La era de Mario Alberto Kempes (1976 - 1984)

Mario Alberto Kempes, el Matador ( 1979)

La directiva de José Ramos Costa, con la secretaría técnica de Pasieguito, en el verano de 1976 contrató al delantero goleador de Rosario Central, el argentino Mario Alberto Kempes (apodado "El Matador") por 500.000 dólares (unos 35 millones de pesetas),[32] lo que supuso la venta más elevada del fútbol argentino hasta aquel momento. Además llegaron al primer equipo jugadores que serían la base para los próximos éxitos, como Ricardo Arias o Enrique Saura, procedentes del filial, y los fichajes del paraguayo Lobo Diarte, Ángel Castellanos, José Carrete y Botubot, este último en el mercado de invierno.

El debut de Kempes fue decepcionante en el Trofeo Naranja, llegando incluso a lanzar fuera un penalti, pero durante su temporada fue histórica al lograr el Pichichi con 24 goles, la quinta temporada que lo lograba un jugador valencianista. Aun así, la temporada 1976/77 fue decepcionante al terminar 7º en la clasificación y por tanto fuera de los puestos europeos. El técnico hispano-paraguayo Heriberto Herrera fue destituido tras la 23ª jornada tras caer en casa frente a Las Palmas, y el valenciano Manolo Mestre dirigió al equipo las últimas diez jornadas. Además el holandés Rep pagó su cláusula de rescisión para regresar a su país antes incluso de terminar la temporada. Esta temporada se firmó también la escritura definitiva de los terrenos de la Ciudad Deportiva de Paterna con gente dividida sobre su viabilidad, terrenos que ya compró Francisco Ros Casares casi tres años antes y que con el tiempo demostraron ser todo un acierto.

La temporada 1977/78 el club contrató al técnico francés Marcel Domingo, con una amplia experiencia de casi veinte años entrenando a equipos españoles. Su segundo entrenador fue Manolo Mestre, llegó al primer equipo el centrocampista Javier Subirats procedente del filial y también el portero Manzanedo y el argentino Darío Felman. El equipo terminó 4º y por fin volvió a competiciones europeas tras seis temporadas sin competir en Europa. Además Kempes volvió a conquistar el Pichichi con 28 goles, cifra nunca antes alcanzada por un delantero valencianista en liga.

En abril de 1978 se aprobó la remodelación del Estadio Luis Casanova para acoger partidos del Mundial 1982, obras que empezarían en mayo tras finalizar la temporada y que supusieron la remodelación más profunda de las que ha sometido el estadio, sumiendo al club en una fuerte deuda los años posteriores.

Mario Alberto Kempes era ya una estrella en Valencia, en la liga española y en su país, pero pasó a ser una estrella mundial tras el Mundial 1978 en el que se coronó como máximo goleador con 6 goles y además campeón con la selección argentina, siendo además el autor de dos de los tres goles en la final, uno de ellos decisivo en la prórroga. Aun así él siempre hizo gala de su humildad y naturalidad, con el trabajo duro como carta de presentación, sin la ambición de aceptar suculentas ofertas de otros clubes por encontrarse muy cómodo en Valencia. El Valencia además hizo una gira de pretemporada por Argentina porque estaban enloquecidos de ganas por ver en vivo en su país al delantero que dio el primer mundial a su selección.

Uniforme de la senyera valencianista de la final de la Copa de 1979

La campaña 1978/79 fue el reflejo de lo que fue la irregular década valencianista, pero con un flamante final. Empezó con la triste marcha del mítico Pep Claramunt y de importantes jugadores como Óscar Valdez, Adorno y Jesús Martínez, pero llegaron jugadores de calidad como el alemán Rainer Bonhof por 67 millones de pesetas,[34] y contra todo pronóstico la eliminatoria llegó a la prórroga al terminar el tiempo reglamentario con 3-0 para los valencianistas con goles del Lobo Diarte y dos de Rainer Bonhof, mientras que en la primera jugada de la prórroga Darío Felman lograba el definitivo 4-0 que clasificaba al Valencia. Luego se superó al Deportivo Alavés en cuartos, y en semifinales el Real Valladolid puso contra las cuerdas a los valencianistas igualando la eliminatoria en la vuelta, pero un gol de Darío Felman lograba a diez minutos del final meter al Valencia en una final de Copa a la que no se llegaba desde 1972. El rival en la final fue el recién campeón de liga, el Real Madrid, el 30 de junio de 1979 en el estadio Vicente Calderón y la ilusión valencianista fue máxima. El equipo disputó la final con el equipaje de la senyera y se logró la victoria con dos celebradísimos goles del matador Mario Alberto Kempes, logrando así que la Copa de 1979 se convirtiera en la quinta Copa para el club. El rey Juan Carlos I dio la copa al capitán Carrete y el valencianismo celebró por todo lo alto este título tras varias temporadas mediocres. Además el portero Manzanedo logró en liga el Trofeo Zamora, quinto en la historia de los porteros valencianistas.

Rainer Bonhof, mediocampista alemán que jugó en el Valencia entre 1978 y 1980

Tal era la fama internacional de Mario Alberto Kempes que llevó al Valencia a disputar tres partidos de gira en Japón en verano de 1979, algo muy poco habitual en aquellos tiempos. El club quería dotar de autoridad y categoría al banquillo valencianista y se contrató de nuevo a Alfredo Di Stéfano, muy querido por la afición al haber conquistado la cuarta Liga del club en 1971. Las aspiraciones eran muy altas y los papeles en Liga y Copa fueron muy decepcionantes, pero sin duda el éxito llegó en la Recopa de Europa. Se eliminó en primera ronda al Boldlubben danés, y en octavos al potente Glasgow Rangers logrando ganar en Escocia por 1-3 tras haber empatado 1-1 en Valencia. En cuartos el rival fue el Barcelona, vigente campeón de la Recopa anterior, y se logró ganar 0-1 en el Camp Nou con gol de Pablo y luego en la vuelta se ganó 4-3 en un disputadísimo partido con dos goles de Saura y uno de Bonhof y otro de Kempes. En semifinales esperaba el Nantes francés y en la ida se perdió 2-1 con gol de Kempes, pero en la vuelta se logró un espectacular 4-0 ( Bonhof, Subirats y dos de Kempes) a pesar de que bastaba con ganar 1-0. La final se disputó el 14 de mayo de 1980 en el estadio de Heysel en Bruselas contra el Arsenal FC. El partido fue muy duro, con poco fútbol, y terminó en empate 0-0, así que debió decidirse en la tanda de penaltis. El primero en lanzar fue la estrella Mario Alberto Kempes pero su lanzamiento fue fácil para el portero Jennings y el valencianismo empezaba a ver más lejos el título, aunque el ánimo cambió cuando el especialista irlandés Brady también falló su disparo gracias a una gran parada de Pereira muy ajustada al palo. Los siguientes cuatro lanzamientos ya fueron dentro, marcando por parte valencianista Solsona, Pablo, Castellanos y Bonhof, y al terminar la tanda en empate a cuatro goles se pasó a la muerte súbita con un lanzamiento más, marcado primero por Ricardo Arias de fuerte disparo sin colocación. El siguiente y definitivo lanzamiento fue obra de Graham Rix y el guardameta gallego Pereira se convirtió en el héroe de la noche al detener su disparo, proclamando así al Valencia campeón de la Recopa de 1980, consiguiendo así Di Stéfano su segundo título como entrenador del Valencia. La nota negativa la protagonizaron los hooligans británicos que no encajaron bien la derrota y protagonizaron numerosos disturbios en las calles de Bruselas y agredieron a numerosos valencianistas desplazados a Bélgica, que debieron ser atendidos en hospitales.[35]

Di Stéfano dejó el banquillo y su puesto lo ocupó Pasieguito en su tercera etapa como técnico valencianista. La marcha del entrenador junto a la venta de Bonhof disgustó y preocupó a la afición. En la portería un joven Sempere le quitó rápidamente la titularidad a Pereira, y el fichaje más sonado fue el del delantero uruguayo Fernando Morena. Tras un espectacular inicio (con victorias 0-3 en el Camp Nou con dos goles de Solsona y uno de Morena, y 2-1 en casa al Real Madrid con ambos goles de Kempes) la temporada se torció con la repentina eliminación en la segunda ronda de la Recopa por el modesto Carl Zeiss Jena de la Alemania oriental, que se empleó con enorme dureza en ambos partidos, lesionando de gravedad en el hombro a Mario Alberto Kempes,[36] lesión que arrastraría durante el resto de su carrera y fue el inicio de su declive. La alegría de la temporada fue proclamarse Supercampeón al convertirse en el primer club español que conquistaba la Supercopa de Europa. El torneo enfrentaba al campeón de la Copa de Europa y de la Recopa de la campaña anterior a doble partido. El rival era el intratable Nottingham Forest, vigente campeón de Europa dos años seguidos y también supercampeón de Europa, y en la ida el 25 de noviembre de 1980 en el City Ground el equipo cayó 2-1, pero el gol de Darío Felman daba esperanzas de cara a la vuelta y fue muy valioso. El 17 de diciembre el Luis Casanova estaba lleno esperando conquistar el mayor título de su historia. Bastaba un gol y se hizo esperar hasta el inicio del segundo tiempo cuando Morena recogía el rechace de un disparo al larguero de Saura y marcaba el definitivo 1-0 que hacía al Valencia Supercampeón de Europa, segundo título a las órdenes del técnico Pasieguito.

Ricardo Arias, defensa central valencianista durante 16 temporadas

La primera vuelta del campeonato 1980/81 el equipo iba segundo en la clasificación y todo hacía presagiar una gran temporada, sobre todo tras haber conquistado la Supercopa de Europa en diciembre, pero una malísima racha de resultados en la segunda vuelta hicieron al equipo caer hasta el sexto puesto. A esto se sumó una afición molesta con el juego y con la directiva de José Ramos Costa por haber traspasado a Kempes a River Plate por 300 millones de pesetas en el mes de marzo tras la 27ª jornada. El Matador no pasaba por una buena racha y arrastraba problemas físicos que le impedían rendir como lo hacía en sus primeras temporadas, incluso llegó a recibir pitos de la grada, pero no gustó su repentina venta. El equipo notó también la falta de Morena sancionado con 8 partidos y todo ello produjo el bajón del equipo, que aun así luego remontó hasta alcanzar el 4º puesto que clasificaba para la UEFA, pero sin luchar por el título liguero que a falta de cuatro jornadas lo tenía a solo un punto.

La temporada 1981/82, ya sin Kempes y sin Morena, se fichó a Frank Arnesen y Kurt Welzl y se incorporó al primer equipo el joven de 19 años Roberto Fernández, revelación del equipo que alcanzó la internacionalidad. La irregular campaña terminó con un 5º puesto que clasificaba al equipo para Europa, aunque en enero dimitió el técnico Pasieguito dando paso a Manolo Mestre en su segunda etapa entrenando al equipo. Se hizo el ridículo en Copa siendo goleado por el Sporting en la primera eliminatoria, aunque en la Copa de la UEFA se llegó hasta los cuartos de final contra un Goteborg que luego fue campeón.

En verano se celebró el Mundial de 1982 siendo el reformado Estadio Luis Casanova sede de los primeros encuentros de la selección española. Enrique Saura fue el único valencianista en aquella selección. Las obras en el estadio supusieron para el club una deuda acumulada importantísima que se tradujo en un equipo cada vez más debilitado.

El Matador Mario Alberto Kempes regresó al equipo al no poder River Plate cumplir con los pagos de su fichaje y fue recibido con los brazos abiertos por la afición, pero los problemas económicos hicieron que solo se pudiera incorporar además a Idígoras. Esta temporada 1982/83 resultó ser una de las más dramáticas en la historia del club. Arrancó con una victoria al Barcelona en el estreno culé de Maradona pero inmediatamente llegaron varias jornadas sin ganar que llevaron a la contratación en octubre del técnico Miljan Miljanić, que tampoco terminó la temporada al estar el equipo muy próximo a los puestos de descenso, por lo que en marzo se contrató a Koldo Aguirre para las últimas siete jornadas. La asamblea de socios, en plena crisis económica y financiera del club, provocó la dimisión del presidente José Ramos Costa y las elecciones en febrero dieron la presidencia a Vicente Tormo. El final no pudo ser más más tenso porque en la última jornada el equipo recibía el 1 de mayo de 1983, siendo colista y casi desahuciado al descenso, a un Real Madrid al que le bastaba un empate para proclamarse campeón mientras que el Valencia necesitaba la victoria y una carambola esperando las derrotas de Racing, Las Palmas y Celta. Milagrosamente se dieron las tres derrotas y el Valencia ganó 1-0 al Real Madrid con el mítico y agónico gol de Tendillo que salvaba a los valencianistas y daba la liga al Athletic.

La última temporada de Kempes estuvo marcada por la ruinosa situación económica del club que se plasmó en numerosas bajas como Solsona, Felman, Arnesen, Idígoras, Welzl y los retiros de Carrete y Cerveró. Sus lugares los ocuparon modestas incorporaciones y canteranos como un joven Fernando Gómez. El técnico que empezó la temporada fue un hombre de la casa como Paquito, y el arranque fue bueno llegando a ganar en el tercer partido 0-1 en el Bernabéu con gol de Kempes y llegando a ser líderes en la 7ª jornada, pero luego varias derrotas consecutivas llevaron al equipo a ser 14º en la 22ª jornada, asomándose a los puestos de descenso, lo que provocó que se hiciera cargo del equipo Roberto Gil e inmediatamente en Copa fueron eliminados por el filial madridista, el Castilla de una joven Quinta del Buitre. Aun así se logró remontar el vuelo en liga y no se sufrió hasta el final como la anterior campaña, terminando en el 12º puesto.

Con una crítica situación económica, el verano de 1984 Salvador Dasí, directivo del club y amigo personal de Kempes, le comunicaba con lágrimas en los ojos que no seguiría en el club.[37]

Años difíciles y recuperación con Tuzón (1984 - 1992)

Debido a las reformas del estadio Luis Casanova para acoger partidos del Mundial de España 82 la situación económica del club era crítica con una deuda de más de 1.600 millones de pesetas,[38] lo que obligó a la directiva de Vicente Tormo a deshacerse de grandes jugadores y a nutrirse de canteranos (estaban Arias, Subirats, Saura, Tendillo, Roberto, Fernando o Revert) y de fichajes modestos como el uruguayo Wilmar Cabrera (para el que se hizo un esfuerzo económico), Arroyo o Quique.

La temporada 1984/85 el entrenador siguió siendo Roberto Gil, hombre de la casa y ex futbolista del equipo, ya que la situación económica no permitía mucho más. La liga tuvo una sorprendente buena marcha sobre todo durante los primeros dos tercios del campeonato. El equipo llegó a ser 2º tras la 12ª jornada, y aguantó en el 4º puesto hasta la 25ª jornada, pero el equipo fue de más a menos y las últimas nueve jornadas fueron terribles con una victoria, tres empates y cinco derrotas. Se temió por la permanencia pero finalmente el equipo quedó en un discreto 9º puesto.

Pero lo peor estaba por llegar. En la temporada 1985/86, sin poder económico, el club lució como primer espónsor en sus camisetas la imagen de la Caja de Ahorros de Valencia. Se incorporó a un decepcionante Sánchez Torres y se incorporaron al primer equipo Giner, Fenoll y Voro. Se hizo un partido de despedida a Saura tras diez temporadas en el club. El técnico fue otro hombre de la casa y ex futbolista, el hispano-argentino Óscar Rubén Valdez, pero la temporada no pudo ser más desastrosa con humillantes derrotas como la eliminación de Copa por el Tenerife de Segunda, y goleadas encajadas ante Real Madrid (5-0), Atlético (5-0), de nuevo Real Madrid (0-3) o Real Sociedad (6-0), la cual provocó la destitución de Valdez como entrenador. A las desgracias se sumaron lesiones importantes de dos piezas claves como Roberto y Fernando. El nuevo entrenador fue Alfredo Di Stéfano en su tercera y última etapa como técnico valencianista, con quien se consiguieron éxitos como una Liga y una Recopa. Las últimas doce jornadas eran clave para lograr la permanencia pero el equipo parecía avocado al desastre y solo se lograron tres victorias, todas ellas demasiado tarde. En la penúltima jornada, el fatídico 12 de abril de 1986, el Valencia necesitaba ganar en el Camp Nou pero esta vez no hubo gol milagroso de Tendillo como en 1983 y el equipo cayó derrotado 3-0. La única opción que quedaba era que al día siguiente, 13 de abril, el Cádiz perdiese en el Ramón de Carranza contra un Betis sin ninguna aspiración más allá de la de quedar por delante de su eterno enemigo (el Sevilla), pero un punto era suficiente para que los gaditanos se salvaran y por tanto empataron 0-0 contra los béticos en un partido sobre el que siempre planeó la sospecha del amaño, enviando así al Valencia al pozo de la Segunda División, categoría que el club no jugaba desde 1931. Ya confirmado el descenso, Vicente Tormo presenta su dimisión en abril y Pedro Cortés toma la presidencia en funciones hasta las elecciones en junio.

El nuevo presidente elegido es Arturo Tuzón el 3 de junio de 1986, con una política de austeridad, rectitud, pero también mucho corazón, logró una paulatina recuperación económica. La deuda del club ascendía hasta los 2.200 millones de pesetas[40] Ya en la última jornada el equipo jugó en Las Gaunas y presenciaba el histórico primer ascenso del CD Logroñés a Primera al caer 1-0 frente a los riojanos, ascendiendo así ambos clubes (junto al Celta) y quedando hermanadas para siempre las aficiones valencianista y riojana.

Prácticamente con la misma plantilla el equipo volvía a jugar en Primera División, y en el aspecto económico las cosas funcionaban mucho mejor. El superávit de la temporada en Segunda (más de 120 millones de pesetas) se sumaba al de la temporada actual (133 millones de pesetas). La buena gestión de Arturo Tuzón empezaba a dar sus frutos.[42]

El número de abonados volvía a otorgar un superávit al club, pero el público sentía que daba mucho y recibía poco por parte del equipo, así que para la temporada 1988/89 el club contrató a Víctor Espárrago, que venía de hacer historia con el Cádiz, y no solo consolidó al Valencia en Primera sino que lo llevó a competición europea al finalizar la temporada en un sorprendente 3º puesto. Se había conseguido reunir un bloque muy sólido, sin estrellas pero con gente muy trabajadora. Destacaba Fernando por su depurada técnica y ya se había convertido en la estrella del valencianismo. La defensa era espléndida con jugadores como Bossio, Camarasa, Voro y Giner dirigidos por el gran capitán Arias. Estos fueron los protagonistas de la temporada junto al portero Ochotorena, que consiguió el Trofeo Zamora (sexto en la historia del club), y al rápido delantero asturiano Eloy Olaya.

La campaña 1989/90 demostró que la anterior no fue casualidad. El club siguió logrando superávits, lo cual permitía fichajes como los de Lubo Penev, Toni Gomes y Tomás. La campaña no empezó nada bien para el equipo de Espárrago al perder en casa 1-3 frente al Atlético y dos jornadas después caer goleado 6-2 en el Bernabéu. El pesimismo planeaba entre la afición, pero la victoria llegó finalmente en la cuarta jornada y se encadenaron 15 jornadas consecutivas sin perder. En toda la segunda vuelta sólo se perdieron 2 partidos, lo que llevó al equipo al 2º puesto logrando así el subcampeonato tras un Real Madrid intratable. Además en la Copa se logró por fin llegar lejos y se disputaron las semifinales contra el Barcelona, y la afición se ilusionó cuando a falta de diez minutos para terminar el partido de vuelta el equipo estaba clasificado para la final, pero el holandés Koeman anotó un gol de falta directa y decantaba la eliminatoria para los culés. El regreso a Europa estuvo marcado por polémicos arbitrajes tanto en la ida como en la vuelta de la segunda ronda de la Copa de la UEFA frente al Oporto, quedando eliminados con un estadio volcado.

El 21 de septiembre de 1990 el histórico filial CD Mestalla pasó a denominarse oficialmente Valencia CF B, aceptando así una normativa de la UEFA.

El optimismo de las dos campañas anteriores llevaron a la afición en el verano de 1990 a un estado de euforia. En cambio el regreso del canterano Roberto Fernández fue acogido con división de opiniones entre los aficionados al haber dejado el club el año del descenso y haber pasado cuatro temporadas en un club rival como era el Barcelona. La temporada 1990/91 resultó muy decepcionante, y mal empezó al caer humillados en el Trofeo Naranja contra el Real Madrid. La campaña fue tremendamente irregular, llegando a ser 18º en la 10ª jornada y 4º en la 26ª jornada. Una de las pocas alegrías fue la victoria 2-1 en casa contra el Real Madrid en la 11ª jornada con goles de Penev y Robert, vengando así la humillación sufrida en el torneo veraniego. Al final el equipo quedó en el 7ª puesto y por tanto fuera de competición europea. En la Copa de la UEFA se sufrió muchísimo para eliminar en la prórroga al engorroso Iraklis griego, y en la segunda ronda el rival fue la potente AS Roma, con un polémico partido de ida en el Luis Casanova donde anularon dos goles legales al Valencia.

El 26 de septiembre de 1991 se aprobó en junta general la conversión del club presidido por Arturo Tuzón en Sociedad Anónima Deportiva como la mayoría de clubes del fútbol español, tal como dictaminó la Ley 10/1990. De este modo el Valencia CF pasaba a denominarse oficialmente a partir de ahora Valencia CF, SAD. La conversión definitiva no terminó hasta 1992.

El holandés Guus Hiddink se hizo cargo del equipo en la 1991/92 y mejoró notablemente el juego con fichajes como los de Leonardo y Rommel Fernández. Los goles se los seguían repartiendo mayoritariamente entre Penev y Fernando. Una de las alegrías de la temporada fue la remontada en la 18ª jornada contra el Real Madrid en sólo dos minutos con goles de Fernando y Robert en los minutos 87 y 88. El club terminó en un más que digno 4º puesto, volviendo así a puestos europeos.

A mitad de temporada, el 19 de febrero de 1992, se inauguró la Ciudad Deportiva de Paterna, convirtiéndose en una de las mejores instalaciones deportivas de Europa con una extensión de 180.000 metros cuadrados, 13 campos de fútbol y una residencia para los jóvenes de la cantera que venían de cualquier parte del mundo a formarse como futbolistas. El club había adquirido estos terrenos con división de opiniones en 1974, bajo la presidencia de Francisco Ros Casares, pero el tiempo demostró que fue todo un acierto.

El estadio Luis Casanova fue del 24 de julio al 5 de agosto de 1992 sede de la Selección olímpica de España en los Juegos Olímpicos de 1992, juegos históricos en los que finalmente la selección conquistó por primera vez en su historia la medalla de oro en la final disputada en el Camp Nou el 8 de agosto.

Conversión en SAD y la etapa Roig (1992 - 1997)

En 1992 se hace efectiva la conversión del club en Sociedad Anónima Deportiva junto a la mayoría de clubes del fútbol español, tal como dictaminó la Ley 10/1990.

La temporada 1992/93 el equipo de Guus Hiddink repitió el 4º puesto y su clasificación europea, pero quedó la sensación de que habiéndolo hecho mejor frente a los grandes se hubiera podido luchar por algo más. La Copa de la UEFA dejó un amargo recuerdo entre los aficionados valencianistas, ya que en la primera ronda cayó en la ida por un contundente 1-5 frente al Nápoles entrenado por Claudio Ranieri, con los cinco goles anotados por el delantero uruguayo Daniel Fonseca, nombre difícil de olvidar por el valencianismo desde aquel día. En la penúltima jornada, el 13 de junio debutaba en partido oficial el joven Gaizka Mendieta con 19 años disputando los últimos minutos en el Ramón de Carranza frente al Cádiz.

El 25 de abril de 1993 se celebró un partido homenaje a Mario Alberto Kempes, que había terminado un año antes su etapa como futbolista en equipos de la liga austríaca. Fue un encuentro amistoso ante el PSV Eindhoven que finalizó con victoria holandesa por 5-6 con tres goles del homenajeado matador argentino y otros tres goles del joven brasileño Romario.[43] Sólo diez días después, el 6 de mayo, el delantero panameño Rommel Fernández, que estaba cedido en el Albacete, fallecía trágicamente en un accidente de vehículo, lo cual conmocionó a la afición y a todo el fútbol español y panameño.

La temporada 1993/94 se fichó al desconocido montenegrino Mijatovic. El equipo arrancó muy bien la temporada, siendo incluso líder en tres jornadas, pero todo cambió bruscamente a partir del desastre de Karlsruher en la Copa de la UEFA el 3 de noviembre de 1993 cayendo por 7-0. Después de aquella goleada el equipo tuvo dos derrotas consecutivas en liga, lo que desembocó en la destitución del técnico Guus Hiddink a mediados de noviembre, sustituido por Paco Real, hombre de la casa. Poco después, el 24 de noviembre dimitía el presidente Arturo Tuzón en la que era su octava temporada al frente del club, y fue nombrado Melchor Hoyos Pérez hasta las elecciones a la presidencia. En diciembre, y sin levantar cabeza el equipo, el técnico Paco Real fue destituido tras una dolorosa derrota 0-4 contra el Barcelona, y ocupó su lugar el uruguayo Héctor Núñez con Mario Alberto Kempes como ayudante. El equipo siguió en los puestos intermedios de la clasificación, a lo que se sumó la triste noticia de que el delantero Lubo Penev sufría un cáncer de testículo que le hizo perderse el resto de la temporada. El 9 de marzo de 1994 fue elegido presidente Francisco Roig (conocido popularmente como Paco Roig) con el lema "Per un València campió", casi al mismo tiempo que el club cumplía su 75º aniversario. Una de las primeras decisiones del presidente fue un nuevo cambio de técnico, así que José Manuel Rielo se hizo cargo provisionalmente del equipo durante dos jornadas en las que se consiguieron dos victorias, y finalmente se convenció al holandés Guus Hiddink para su regreso a finales de marzo, retomando así el equipo a nueve jornadas del final. Finalmente el equipo quedó en un insuficiente 7º puesto en esta loca temporada, fuera de las posiciones europeas, y, como anécdota, en la última jornada el Valencia se convirtió en protagonista al empatar 0-0 en Riazor ante un Deportivo de La Coruña que podía proclamarse por primera vez en su historia campeón de Liga, pero un penalti detenido por González a Djukic hizo que el título fuese para el Barcelona.

Durante la presidencia de Paco Roig se incorporaron novedades como el uso del valenciano a través de la megafonía del estadio, el desfile de bandas de música de distintas localidades valencianas sobre el terreno de juego antes de los partidos y durante los descansos El equipaje del club recuperó las medias negras en su uniforme de 1994 y luego su uniforme original de camiseta blanca, pantalón negro y medias negras a partir de 1995.[44] A partir del 6 de noviembre de 1994 el estadio recupera su nombre original de Estadio de Mestalla tras una carta enviada por el propio ex-presidente Luis Casanova Giner solicitando dicho cambio. La afición nunca dejó de llamarlo Mestalla.

El brasileño Carlos Alberto Parreira fue el primer entrenador de la etapa de Paco Roig en verano de 1994

El verano de 1994 fue de numerosos e ilusionantes fichajes como el del delantero Oleg Salenko, el del veterano portero Andoni Zubizarreta y el del brasileño Mazinho, que se sumaron a los de Poyatos, Romero, Otero, Engonga, Juan Carlos y Maqueda. Todo el equipo dirigido por el técnico que acababa de proclamarse campeón del Mundial 1994 con Brasil, Carlos Alberto Parreira. En la temporada 1994|95 incorporaron un segundo uniforme inspirado en la senyera muy recordado y querido por la afición. El patrocinio es también recordado, fue de la cooperativa valenciana de droguerías y perfumerías "CIP, el progreso". El inicio de liga fue prometedor pero luego resultó muy irregular, lo que llevó al equipo a moverse en los puestos intermedios de la tabla, muy alejado de su objetivo europeo. La temporada terminó en un triste 10º puesto, muy alejado de los objetivos iniciales, y con el técnico Carlos Alberto Parreira destituido a tres jornadas del final. La mediocre temporada liguera se compensó con una gran Copa del Rey en la que se alcanzó disputar la final, algo que ilusionó enormemente a la afición tras 16 años de la última final copera ( 1979). El rival de octavos fue el Real Madrid, consiguiendo el Valencia dos victorias por 2-1 remontando los goles madridistas con dos goles de Salenko en la ida y dos de Mijatovic y Fernando en la vuelta. En cuartos de final se eliminó al Mallorca y en semifinales esperaba el batallador Albacete. Se empató en la ida 1-1 en Mestalla, resultado que produjo la destitución del técnico Carlos Alberto Parreira a falta del partido de vuelta y de tres jornadas para terminar la liga. En el partido de vuelta el técnico fue José Manuel Rielo, el 13 de junio en el Carlos Belmonte, donde se ganó 1-2 con goles de Robert y Penev. La final se disputó el sábado 24 de junio de 1995 en el Santiago Bernabéu frente al Deportivo de La Coruña, que se clasificó por primera vez en su historia para una final. Más de 40.000 valencianistas viajaron para vivir la que era la primera final para los más jóvenes, un partido que pasaría a la historia como "La final del agua".[45] La primera parte fue controlada por un Deportivo que se adelantó en el minuto 36 con un gol de Manjarín tras robarle el balón a Giner. En la segunda parte el calor de la mañana se convirtió en una espectacular tormenta que no se vivía desde hacía treinta años en la capital. El terreno de juego empezó a parecerse a una piscina, casi impracticable, pero aun así en el minuto 70, Mijatovic ejecutó perfectamente una falta directa que supuso el empate 1-1. Los valencianistas bajo la lluvia celebraron el gol en las gradas como pocas veces se ha celebrado, pero cuando la lluvia se convirtió en granizo, el árbitro José Mª García Aranda decretó la suspensión del partido en el minuto 79. Al no detenerse la tormenta fue imposible reanudar el encuentro. Quedó aplazado el partido y la RFEF decidió retomarlo tres días después, el martes 27 de junio. Alrededor de 30.000 valencianistas volvieron a viajar a Madrid cargados de ilusión y pensando en jugar la prórroga al quedar sólo 11 minutos de partido, pero casi inmediatamente después de reanudarse el encuentro Alfredo Santaelena cabeceó un centro al área dentro de la portería valencianista ante una mala salida de Andoni Zubizarreta, marcando así el definitivo 2-1. Ya con el marcador en contra no hubo tiempo de igualarlo. Solo un minuto duró la ilusión valencianista de poder celebrar un título, pero esta final supuso el reencuentro del valencianismo con la ilusión de volver a ser campeones.

Luis Aragonés fue el segundo técnico de la etapa Roig y llevó al equipo al subcampeonato liguero de 1996

El segundo año de la etapa Roig supuso otra revolución en la plantilla buscando el Valencia campeón que prometió. Fueron baja futbolistas históricos como Penev, Robert, Giner, Eloy y el portero Sempere tras quince temporadas. La principal novedad fue fichar a un técnico veterano de los banquillos españoles, Luis Aragonés. Entre las novedades estuvieron el delantero brasileño Viola, Patxi Ferreira, Sietes, Eskurza, Iñaki y José Ignacio. La temporada 1995/96 supuso recuperar el pantalón negro al primer uniforme valencianista tras más de sesenta años con el pantalón blanco. Se empezó con muchas dudas e irregularidad, alternando malos partidos con encuentros espectaculares como la victoria 4-3 en Mestalla frente al Real Madrid con goles de Gálvez, Fernando, Mijatovic y Arroyo. En la segunda vuelta el Valencia fue el mejor equipo de la liga, incluso por encima del intratable Atlético de Madrid de Radomir Antic. El equipo empezó a acercarse peligrosamente al Atlético y al Barcelona, que empezaban a perder puntos, y se llegó incluso a ganar 4-1 a los culés con goles de Fernando, Viola y dos de Mijatovic, y 2-3 a los colchoneros en el Calderón con dos goles de Mijatovic y un cabezazo de Poyatos. De forma casi imparable el equipo se acercaba a la cabeza de la clasificación conforme avanzaban las jornadas, con un Mijatovic en su mejor temporada valencianista logrando 28 goles. En la penúltima jornada en Mestalla se logró vencer 1-0 al Espanyol con el último gol como valencianista de Arroyo tras once temporadas, y esta victoria daba la posibilidad de ser campeones en la última jornada. Era una opción muy improbable al necesitar vencer el Valencia en Balaídos al Celta y además que el Albacete, ya descendido, ganara en el Vicente Calderón al líder Atlético de Madrid. El Valencia se adelantó con un gol de Mijatovic pero el Atlético ganaba sin problemas 2-0 al Albacete, y además en el último minuto empató el 1-1 el Celta. La afición valencianista se quedaba por segundo año consecutivo a las puertas de un título, pero sintiendo con este subcampeonato que el Valencia campeón estaba cada vez más cerca.

Romario fue el fichaje estrella de Roig en verano de 1996 para suplir la marcha de Mijatovic

El verano de 1996 supuso de nuevo varios cambios muy importantes para los siguientes años. Tal vez el mayor de todos fue la marcha de la estrella Pedja Mijatovic al Real Madrid a cambio de su cláusula de rescisión de 1.250 millones de pesetas. Mijatovic negó tener ningún acuerdo con los madridistas y aseguró a la afición che que seguiría en el equipo, por eso cuando se materializó el traspaso (diciendo que se iba al Real Madrid para poder ganar títulos) la afición valencianista nunca le perdonó su forma de marcharse mintiendo. La reacción de Roig para devolver la ilusión a la gente fue contratar a una estrella mundialmente reconocida: Romario (30 años), fichaje que no gustó al técnico Luis Aragonés que llegó incluso a presentar su dimisión en verano pero no fue aceptada por Roig. Llegaron Moya, Vlaovic, el millonario fichaje de Karpin por 1.000 millones de pesetas, se respescó al central Iván Campo y llegó también un desconocido delantero argentino de Racing de Avellaneda apodado "El Piojo", Claudio López, que en un principio fue motivo de bromas pero terminó marcando una época en el valencianismo. La convulsa temporada 1996/97 empezó para el Valencia bastante mal perdiendo las dos primeras jornadas y con una crisis de vestuario debida a la mala relación entre Luis Aragonés y Romario. El brasileño fue alineado en las dos primeras jornadas, pero se quedó fuera de la convocatoria del primer encuentro de la Copa de la UEFA, lo cual indignó al delantero y provocaron una tensa charla entre técnico y jugador a la vista de todos los medios de comunicación en la Ciudad Deportiva. El debut valencianista en la UEFA se presentaba de lo más complicado al enfrentarse al vigente campeón: el Bayern de Múnich. Poca gente confiaba en los che ante el mal inicio liguero, pero la eliminatoria quedó sentenciada en la ida el 10 de septiembre en Mestalla con un abultado 3-0 para los valencianistas con goles de Engonga, Claudio López (en su debut goleador) y Moya. Este resultado y la clasificación para la siguiente fase hicieron que el equipo mejorara en su juego. Los problemas con Romario continuaban, y su indisciplina llevó en octubre a su cesión al Flamengo. En la UEFA se superó por al Slavia de Praga y en octavos al Besiktas. Tras el partido de ida con victoria 3-1 en Mestalla, y con el equipo en el puesto 11º en liga tras trece jornadas, el técnico Luis Aragonés presentó su dimisión, con lo que el siguiente partido de liga fue dirigido por su segundo entrenador, José Manuel Rielo (en su tercera ocasión como entrenador provisional del primer equipo). El entrenador elegido por Roig para dirigir al equipo el resto de la temporada fue un técnico muy distinto: Jorge Valdano, que dirigió su primer partido en la 15ª jornada. Hizo debutar en diciembre al joven canterano de 18 años Farinós, jugador lleno de carácter. El equipo se reforzó en el mercado de invierno con incorporaciones como Leandro y Cáceres, y ya en marzo de 1997 llegó "el Burrito" Ariel Ortega. A pesar de los esfuerzos el equipo fue mediocre e irregular, cayendo en Copa en casa frente a Las Palmas en los penaltis. En UEFA se llegó a los cuartos de final pero no se plantó cara en ninguno de los dos partidos al Schalke 04, y en liga se terminó 10º con un Claudio López casi desaparecido al haber anotado sólo cinco goles oficiales.

En 1997 el club fichó defensas veteranos como Amedeo Carboni con 32 años, que estuvo nueve temporadas en el club

Tras una nefasta temporada, el técnico Jorge Valdano pidió a Paco Roig en el verano de 1997 una casi total renovación del vestuario, y así fue. Hasta quince futbolistas causaron baja, entre ellos el curioso pack de seis futbolistas al Mallorca. Debido al excesivo número de extracomunitarios, Valdano debía descartar a un jugador en verano, y era Claudio López quien tenía todas las papeletas al no ajustarse al tipo de juego que deseaba el técnico argentino. Finalmente el descarte fue el brasileño Leandro. Se confeccionó una plantilla 1997/98 de jugadores con calidad pero dudosa disciplina ( Ariel Ortega, Marcelinho Carioca, Saïb, el regreso de Romario...), lo que provocaba un juego algo caótico. Futbolistas veteranos cono Carboni, Djukic o Angloma fueron criticados a su llegada por su edad, pero con su entrega y profesionalidad pronto la afición vería el mucho fútbol que aún quedaba en sus botas. Romario estaba encantado con su regreso al tener buena amistad con Jorge Valdano y encajar en su idea de juego. Jóvenes canteranos como Angulo y Albelda debutaron esta temporada. Romario se lesionó en un partido del Trofeo Naranja, lo cual le apartó de los terrenos de juego hasta dos meses y viajó a Brasil a recuperarse.[48]

La época dorada (1998 - 2004)

Con Claudio Ranieri inició una época dorada para el club

El 7 de diciembre de 1997 la cabeza de Ranieri pendía de un hilo. Perdía el Valencia en Anoeta y la decisión del cambio de técnico ya estaba tomada, hasta que un gol de Mendieta en el minuto 79 puso el 1-1 definitivo en el marcador y alargó la paciencia con el técnico. Decisión acertada a posteriori, ya que a continuación llegaron tres victorias consecutivas para terminar el año. En el mercado de invierno se traspasó definitivamente a Romario, Marcelinho Carioca y Saïb al no encajar con el fútbol de Ranieri. Llegó una de las sensaciones de la temporada: el delantero rumano Adrian Ilie. Otras tres victorias consecutivas llegaron a comienzos de 1998: la épica remontada en el Camp Nou el 19 de enero de 1998 en los últimos veinte minutos con un 3-0 en contra. Se terminó ganando 3-4 con goles de Morigi (69'), Claudio López (73' y 88') y Ariel Ortega (89'). Luego la goleada 6-1 al Racing con el estreno goleador liguero de Ilie haciendo una pareja letal con "el Piojo" López, y la tercera en el siempre difícil Santiago Bernabéu con goles de Mendieta e Ilie. El equipo parecía otro y completó una magnífica segunda vuelta del campoeonato recuperando fútbol y dignidad, ascendiendo hasta un triste pero muy trabajado 9º puesto, que al menos sirvió para que el equipo disputara en verano la Copa Intertoto que daba acceso a la UEFA. Se recuerdan goles espectaculares como el de Mendieta en San Mamés y el de Ilie al Mérida en Mestalla. Los máximos goleadores fueron Claudio López, que ya empezaba a ser letal con su velocidad al contragolpe, y Adrian Ilie con 12 goles cada uno, aunque el rumano anotó uno más en la Copa. Esta temporada fue la despedida del mítico capitán Fernando Gómez Colomer tras 15 temporadas en el primer equipo y marcar 143 goles en 552 partidos,[49] y también la despedida del veterano portero Andoni Zubizarreta que se retiraba de los terrenos de juego tras cuatro temporadas en el Valencia.

Rafa Benítez conquistó dos Ligas, título que el club no conseguía desde hacía 31 años

A finales de la década, el club inicia su segunda época dorada con la llegada del entrenador italiano Claudio Ranieri, del veloz goleador Claudio "Piojo" López y de Gaizka Mendieta, que conquistan la Copa del Rey 1998/99 y consiguen la primera clasificación del equipo para disputar la moderna Liga de Campeones.

La primera mitad de los años 2000 suponen la culminación de la nueva época dorada del Valencia CF. Con Héctor Cúper como técnico, en la temporada 1999/00, en su debut en la moderna Liga de Campeones el club llega por primera vez en su historia a la final de la Champions pero es derrotado por el Real Madrid tras haber hecho un inmejorable campeonato. Repite final al año siguiente en su segunda participación y el rival esta vez es el Bayern de Múnich, que arrebata el título a los valencianistas en la tanda de penaltis.

En la temporada 2001/02, con un hasta entonces desconocido Rafa Benítez como entrenador y con futbolistas como Albelda, Baraja, Vicente, Cañizares, Carboni, Djukic, Angloma, Ayala o Rufete entre otros, el Valencia gana de nuevo un título de Liga tras 31 años sin conseguirlo. En la temporada 2003/04 repite título y también gana la Copa de la UEFA, logrando así un doblete histórico y situando al Valencia como mejor equipo del mundo del año 2004 según la IFFHS.

Termina la época dorada del club con la marcha de Rafa Benítez por discrepancias con el director general Manuel Llorente, y el técnico es sustituido por el italiano Claudio Ranieri en su segunda etapa valencianista. Con él se gana la Supercopa de Europa pero no termina la temporada 2004/05 por los malos resultados y empieza una etapa mucho más gris para la entidad.

La crisis económica (2004 - 2014)

El Nou Mestalla fue el proyecto de Juan Soler que más endeudó al club

En 2004 llega a la presidencia el máximo accionista de la entidad y empresario de la construcción, Juan Soler. Con la fiebre del éxito aun reciente, el club realiza grandes alardes económicos como la presentación en 2006 del futuro nuevo estadio, e incorpora futbolistas a un elevado coste, como el fichaje más caro de la historia del club hasta aquel momento, Joaquín Sánchez por 25 millones de euros.

Los años siguientes, se adquirieron futbolistas como Villa, Kluivert o Morientes, pero también se apostó fuerte por jóvenes promesas como Raúl Albiol, Silva o Mata. Pese a la calidad individual de la mayoría de jugadores y las ambiciones que se pretendían, con el equipo envuelto en una complicada situación económica, social y deportiva, no se alcanzó ningún triunfo más allá de clasificar cada año para disputar la Champions, hasta que en 2008 se conquistó inesperadamente la séptima Copa a pesar de una vergonzosa campaña liguera en la que se sufrió hasta las últimas jornadas por mantener la categoría.

La temporada siguiente se contrató a Unai Emery con el objetivo de volver a la Champions League, objetivo que no se alcanzó hasta dos años después.

El gran endeudamiento del club, unido a la crisis inmobiliaria que sufrió el país, hizo suspender la construcción del futuro estadio a principios de 2009. Al descender el precio del suelo ya no se podía vender el suelo del actual Mestalla para afrontar la construcción del nuevo.

Manuel Llorente firmó el plan Newcoval, vendió a los principales jugadores y no pudo solucionar la deuda con Bancaja

En verano de 2009 el club se vio obligado a llevar a cabo una ampliación de capital para evitar un concurso de acreedores al tener una deuda de 547 millones de euros,[51] El control accionarial del club queda en manos de la Fundación Valencia CF con el 72% de acciones al comprar (gracias a un préstamo de Bancaja avalado por el gobierno valenciano) todas las acciones no vendidas al público. Se aseguró que habría una segunda fase de venta de acciones para democratizar el club pero nunca llegó a realizarse. El nuevo presidente Manuel Llorente, puesto por las instituciones, tuvo como principal objetivo rebajar la deuda con la entidad bancaria.

Los años 2010 empiezan con la venta de jugadores cada temporada por parte del presidente: Albiol, Villa, Silva, Mata, Joaquín, Pablo Hernández o Jordi Alba son los principales ejemplos. El equipo dirigido por Unai Emery logró disputar cada temporada la Liga de Campeones, mientras el club incorporaba futbolistas jóvenes o poco conocidos que hacían disminuir el nivel de la plantilla.

En 2012 el club decide no renovar a Unai Emery tras cuatro temporadas por un supuesto fin de ciclo, y Manuel Llorente contrata a Mauricio Pellegrino en su debut como entrenador, sin contar con la opinión de la dirección deportiva ni del consejo de administración. En diciembre se destituye al técnico y se contrata hasta final de temporada a Ernesto Valverde,[52] que logra clasificar al equipo para la Europa League pero se queda fuera de los puestos Champions.

En lo económico la deuda se redujo con la ampliación de capital de 2009 y la venta de jugadores pero continuaba sin poderse afrontar, ni por supuesto reanudar las obras del futuro estadio, ni siquiera con el plan Newcoval acordado entre Llorente y Bancaja.[53] Esto obligaba a negociar una refinanciación de la deuda mientras el máximo accionista, la Fundación VCF, no podía devolver el préstamo, lo que provocó la intervención del avalista: el IVF de la Generalitat Valenciana, pagando con dinero público parte de los intereses del préstamo: 4'8 millones de euros.

La intervención del gobierno valenciano como avalista hizo que se nombraran nuevos patronos en la Fundación para tener un mayor control sobre la refinanciación de la deuda. Esto provocó la casi inmediata dimisión de Manuel Llorente[57]

Se inicia una profunda renovación en prácticamente todas las áreas y la política del club con Amadeo Salvo como presidente, como la marcha de los capitanes Albelda y Soldado, por el cual pagan su cláusula de rescisión.[58]

La negativa del técnico Ernesto Valverde a renovar su contrato hace que se incorpore a Miroslav Djukic,[61] sustituidos por Rufete y Juan Antonio Pizzi antes de terminar 2013. La renovación en el área deportiva culmina con 6 bajas y 5 incorporaciones en la plantilla durante el mercado de invierno. Mejora la imagen, el compromiso y el rendimiento del equipo, plantando cara y venciendo a rivales fuertes, pero sin llegar a alcanzar puestos europeos, quedando finalmente 8º en la clasificación, y quedándose a las puertas de disputar la final de la Europa League.

Bankia suspendió el plan Newcoval y decidió no refinanciar las deudas del club y de su Fundación, lo cual obligaba a buscar un inversor

Bankia decidió no refinanciar las deudas de la Fundación y del club al no aprobar el plan de refinanciación presentado por Amadeo Salvo y Aurelio Martínez, y además el aval de la Generalitat había sido anulado cautelarmente por un juzgado, lo cual hizo que Bankia solicitara la búsqueda de inversores, haciendo pública la noticia mediante un comunidado mientras se producía la Junta General de Accionistas del Valencia el 10 de diciembre de 2013, algo que no sentó nada bien en el club.[63]

La oferta de Lim no la tuvo en cuenta Bankia[65]

Finalmente el 24 de febrero se acordó la creación de una Comisión Gestora para la venta, con unos criterios de selección y con un representante de las 4 partes implicadas: el Valencia CF, la Fundación VCF, Bankia y la Generalitat. En abril y mayo se estudiaron las 7 ofertas recibidas. La votación final de los 22 patronos de la Fundación VCF tuvo lugar el 17 de mayo de 2014 y entre las ofertas finalistas escogieron por unanimidad la oferta del empresario Peter Lim (Meriton Holding Ltd.) como comprador del paquete accionarial.[66] La oferta tuvo que ser modificada tras la negociación de Lim con Bankia sobre cómo pagar la deuda del club, que fue refinanciada en su totalidad y con diversas garantías de cobro. El 31 de julio la Fundación VCF volvió a aprobar la oferta definitiva, y el 24 de octubre de 2014 se firmaron conjuntamente la refinanciación de las deudas y la compraventa de las acciones, terminando así el proceso de venta. El nuevo consejo de administración entró en el club en la junta extraordinaria del 1 de diciembre de 2014.

La era Peter Lim (2014 - ...)

En 2014 el singapurense Peter Lim se convertía en máximo accionista del club tras un duro proceso de venta

El verano de 2014, mientras se cerraba el proceso de venta]] de la mayoría accionarial a Peter Lim, se hizo una ambiciosa apuesta por devolver al Valencia a la Champions League. Para ello se reformó casi al completo el equipo entre la dirección deportiva encabezada por Rufete y el máximo accionista, Meriton Holdings. El portugués Nuno Espírito Santo se convirtió en el técnico del nuevo proyecto como apuesta personal de Lim, asesorado por su amigo y socio Jorge Mendes, y se realizan un total de 15 incorporaciones, algunas en forma de cesión de Meriton al haber comprado previamente sus derechos, como fueron los casos de André Gomes y Rodrigo. Se formó la plantilla más joven de la primera división con 23,6 años de media.

Mientras el club sentaba las bases para crecer económicamente, incorporando a Adidas como nuevo proveedor y a nuevos hombres en marketing y redes sociales, aunque sin contratar ningún main sponsor para la camiseta, el equipo mantuvo un alto nivel deportivo en la Liga, llegando a ser líder y manteniéndose todo el año en puestos europeos. No disputar competición europea beneficiaba la regularidad del equipo, que vio cómo su sólida defensa se convertía en un referente ( Otamendi- Mustafi), su portero Diego Alves en uno de los mejores porteros de la liga, Gayà en la revelación y Parejo en el mediocentro más goleador. Las decepciones fueron el pobre bagaje goleador de los delanteros, especialmente de Negredo y Rodrigo, y la prematura eliminación en la Copa. Para completar el centro del campo se fichó en el mercado de invierno al argentino Enzo Pérez. Unos espectaculares números llevaron al equipo a competir hasta el final en una temporada liguera llena de récords. De los siete primeros equipos clasificados solamente el Barcelona, y con muchísimos apuros, fue capaz de vencer a los valencianistas. Finalmente el club terminó la disputadísima temporada en 4ª posición, a un punto del acceso directo a la Liga de Campeones pero clasificado para disputar la fase previa.

El 1 de julio de 2015 el presidente ejecutivo Amadeo Salvo dimitía junto a la dirección deportiva encabezada por Rufete fruto de discrepancias con el técnico Nuno que disponía de la total confianza de Meriton junto a su agente Jorge Mendes. En lo deportivo el Valencia se debía dar un salto de calidad para competir al máximo nivel y en cambio la nueva dirección deportiva rejuveneció todavía más la plantilla y además traspasó al líder de la defensa, el argentino Otamendi. La eliminación de la Champions en fase de grupos ante rivales muy débiles y la lejanía de los objetivos en Liga forzó la destitución de Nuno como entrenador y máximo responsable del área deportiva, y principal señalado por la afición. Peter Lim optó por fichar como entrenador al británico debutante en los banquillos Gary Neville, amigo suyo y comentarista en la televisión británica, pero el equipo no mejoró sino que fue directo a coquetear con los puestos de descenso. También se incorporó a Jesús García Pitarch como nuevo director deportivo, pieza básica que estaba vacante. En Copa se llegó a semifinales pero el club encajó una humillante y dolorosa goleada en el Camp Nou. Pako Ayestaran se incorporó al cuerpo técnico como asistente de Neville pero a los dos meses se hizo cargo del equipo, consiguiendo tres victorias en ocho jornadas, unos pobres números que al menos sirvieron para salvar el descenso de categoría y terminar el 12º.

A pesar del pobre bagaje el club decidió continuar con Pako Ayestaran al frente del equipo. No disputar competición europea y seguir sin patrocinador en la camiseta forzaba a abaratar el gasto en la plantilla, por ello se vendió a André Gomes y Mustafi, y a finales de verano a Paco Alcácer que pidió ser traspasado al Barcelona. Lim no invirtió más dinero tras haber invertido 100 millones en una ampliación de capital que cubrió completamente, al margen de la compra accionarial. La plantilla diseñada por Jesús García Pitarch, la cual seguía siendo muy joven de edad media, mostraba muchas lagunas tanto en ataque como en defensa, encajando goles en todos los encuentros. Tras cuatro derrotas consecutivas y con el equipo colista se destituyó a Pako Ayestaran y se contrató a un técnico más experimentado, Cesare Prandelli, pero la plantilla seguía con las mismas carencias.

Other Languages
العربية: نادي فالنسيا
azərbaycanca: Valensiya FK
беларуская: ФК Валенсія
беларуская (тарашкевіца)‎: Валенсія (футбольны клюб)
български: Валенсия КФ
bosanski: Valencia CF
کوردیی ناوەندی: یانەی ڤالەنسیا
čeština: Valencia CF
Deutsch: FC Valencia
Ελληνικά: Βαλένθια ΚΦ
English: Valencia CF
Esperanto: Valencia CF
hrvatski: Valencia C.F.
magyar: Valencia CF
Հայերեն: Վալենսիա ՖԱ
Bahasa Indonesia: Valencia CF
Basa Jawa: Valencia CF
한국어: 발렌시아 CF
lietuvių: Valencia CF
latviešu: Valencia CF
Baso Minangkabau: Valencia CF
македонски: ФК Валенсија
Bahasa Melayu: Valencia CF
Nederlands: Valencia CF
norsk nynorsk: Valencia CF
norsk bokmål: Valencia CF
polski: Valencia CF
română: Valencia CF
srpskohrvatski / српскохрватски: Valencia C.F.
Simple English: Valencia C.F.
slovenčina: Valencia CF
slovenščina: Valencia CF
српски / srpski: ФК Валенсија
Basa Sunda: Valencia CF
svenska: Valencia CF
Türkmençe: Valencia CF
Türkçe: Valencia CF
татарча/tatarça: Valensiä futbol taqımı
oʻzbekcha/ўзбекча: Valencia CF
Tiếng Việt: Valencia CF