Vörðr

Un vörðr (del nórdico antiguo: cuidador o guardián[2]

En algunos tiempos, el cuidador se puede revelar a sí mismo como una pequeña luz o como una figura de una persona. La percepción del cuidador de otra persona podía causar una sensación física parecida a la picazón de una mano o la nariz, como una premonición de una aparición. El guardián puede llegar antes que la persona en sí, cosa que alguien dotado con finos sentidos puede percibir.

Árboles Guardianes

Un árbol muy viejo (generalmente un olmo o un fraxinus) creciendo en el terreno de la casa podía ser apodado árbol guardián, y se creía que protegía de la mala suerte. Romper una hoja o una ramilla del árbol guardián era considera una seria ofensa.

Other Languages
English: Vörðr
français: Vörd
한국어: 보르드