Víctor Basterra

Víctor Melchor Basterra es un obrero gráfico argentino que permaneció detenido-desaparecido durante la dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional y se destacó por haber sacado clandestinamente durante su cautiverio fotografías de detenidos desaparecidos y represores dentro del centro clandestino de detención ubicado en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) para luego ocultarlas y darlas a conocer una vez terminada la dictadura militar.[2]

Biografía

Víctor Basterra es de profesión obrero gráfico. En la década de 1970 fue militante de la agrupación Peronismo de Base. Colaboraba en la confección de documentación apócrifa, que le permitiría a los cuadros guerrilleros moverse sin ser identificados. Esa capacidad fue valorada y luego explotada por sus captores.[3]

En agosto de 1979 fue secuestrado junto con su ex-esposa y su hija recién nacida y conducido a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) donde permaneció detenido-desaparecido hasta diciembre de 1983, cuando asumió el gobierno democrático de Raúl Alfonsín, aunque permaneció vigilado y controlado hasta agosto de 1984.

Basterra fue uno de los testigos que declararon en el histórico Juicio a las Juntas donde presentó las fotos que tomó clandestinamente dentro de la ESMA.

Desde entonces el testimonio de Basterra ha sido importante en varias causas para individualizar represores. En el año 2002, el senador santafecino Horacio Usandizaga se enfrentó con Basterra debido a que éste sostuvo que uno de los marinos cuyo ascenso estaba tratando la Cámara de Senadores se había desempeñado como represor en la ESMA.[4]

El Silencio es la isla del Tigre que era propiedad del Arzobispado de Buenos Aires donde los represores de la ESMA, montaron un centro clandestino en 1979 para esconder a los prisioneros durante la inspección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), durante más de un mes. En 2013 Victor Basterra declaró que en ese lugar estaban amontonados unos al lado de otro, los guardias no querían entrar por el olor espantoso de los cuerpos, de las enfermedades.[5]

Other Languages
português: Víctor Basterra