Vía del ser inteligente y del gobierno del mundo


La prueba teleológica de la existencia de Dios es uno de los argumentos clásicos que busca demostrar de manera racional la necesaria existencia de una deidad cuya obra diera origen al mundo perceptible ( teología natural); la primera formulación completa de la que se tiene noticia es la desarrollada por Tomás de Aquino en la Summa contra Gentiles y la Summa Theologiae, en la que argumenta que la existencia de regularidades y ordenamientos complejos en la naturaleza llevan a pensar que un artífice inteligente las ha dispuesto de esa manera.

Descripción

La prueba teleológica de la existencia de Dios gozó de gran popularidad entre los filósofos de la escuela racionalista, y se encuentra en la base de la noción del Supremo Artífice o Arquitecto común entre los deístas de los siglos XVIII y XIX. A diferencia de los tres primeros argumentos del aquinate —que se apoyan en la finitud y contingencia de los entes intramundanos para sugerir que su existencia requiere una causa ultramundana— el argumento ex gubernatione rerum no demostraría la existencia de un Dios creador, sino simplemente de un demiurgo ordenador, a la manera del que Platón describe en el Timeo, por lo que resultó mucho más aceptable para los racionalistas anticlericales.

Aún Immanuel Kant, que dedicaría buena parte de su obra a rebatir el modelo metafísico en que se basa la quinta vía, la consideró la más clara, convincente y contundente de las demostraciones tradicionales; sin embargo, en última instancia la rechazaría como un salto epistemológicamente infundado de lo condicionado a lo incondicionado, posiblemente la más rotunda de las objeciones elevadas contra el argumento. Sin embargo, hoy goza de cierta popularidad en la forma de la llamada teoría del diseño inteligente; las formas recientes de la argumentación se apoyan más en la versión ofrecida en la Natural Theology de William Paley, que afirma que la complejidad y detalle de la organización de la naturaleza serían inalcanzables por puro azar (argumento que es rechazado por la comunidad científica). La discusión, que sigue hoy abierta, concierne tanto a los límites legítimos de la inferencia humana como a la propia existencia de la divinidad.

Other Languages