Vía de Cintura

Vía de Cintura
Palma de Mallorca, Bandera de España  España
Mapabalearesma-20.png
Datos de la ruta
Identificador   Cajetín Ma-20.png 
Tipo Autopista
Inauguración 1990
Longitud 11 km
Administración
Administración Consejo Insular de Mallorca
Otros datos
Velocidad
genérica
Spain traffic signal r301-120.svg
Restricciones
viales
Spain traffic signal r116.svg Spain traffic signal r114.svg Spain traffic signal r105.svg Spain traffic signal r111.svg
Orientación
Inicio Palma de Mallorca (enlace con la Ma-19)
Fin Cala Mayor (enlace con la Ma-1)
[ editar datos en Wikidata]

La Vía de Cintura es el nombre con el que se conoce a la autopista Ma-20,[2]​ pero la vía ha vuelto a ver crecer sus volúmenes de tráfico a niveles preocupantes a partir de 2015. Para evitar su colapso, se trabaja en el desdoblamiento de la Ma-30 como segundo cinturón en el proyecto denominado como Vía Conectora con la expectativa de que aligere los niveles de tráfico en la Ma-20.

Comienza con el enlace 3 de la Ma-19 y consta de un total de 15 salidas hacia distintos puntos de la capital y a las vías más importantes de la isla, entre las que destaca la Ma-13. La Ma-20 acaba enlazando con la salida 5 de la Ma-1 en dirección a Andrach y Portopí, que incorpora una salida para entrar en Cala Mayor.[3]

Historia

La Ma-20 a su paso por Son Hugo.

Inauguración

Para evitar el colapso circulatorio en el casco urbano de la ciudad, en 1990 se inauguró el trazado completo de la Vía de Cintura, proyectada por Manuel Ribas i Piera en 1973. Este cinturón de circunvalación fue proyectado para enlazar con muchas zonas periféricas alejadas entre sí, pero también para marcar los límites entre el ensanche y la periferia. La recién inaugurada Ma-20 dibuja una gran línea curva que rodea todo el núcleo urbano. Inicialmente fue denominada como PM-20 hasta su transferencia al Consell Insular de Mallorca.

Ampliación a tres carriles

El crecimiento continuado del tráfico en la isla junto al crecimiento urbano de la ciudad provoca el colapso de la Vía de Cintura en torno a 2009, por lo que se decide el añadido de un tercer carril a cada sentido de la Ma-20 en gran parte de su recorrido. También se plantea la posibilidad de construir un segundo cinturón desdoblando la Ma-30 desde la Ma-11 a la Ma-19 para aligerar el tráfico de la vía; sin embargo, debido a la fuerte oposición vecinal que presenta el proyecto del segundo cinturón a causa de su tamaño y las expropiaciones que implicaría, el proyecto es desestimado por el momento.

Salida hacia la Ma-13.

El 24 de septiembre de 2009, se reunieron la Mesa de Contratación constituida para dar a conocer a los licitadores el informe de valoración de los criterios técnicos elaborado por Miguel Ataún Lecea, ingeniero del Servicio de Actuación Viaria, en fecha de 22 de septiembre de 2009, en relación a la obra; ampliación del tercer carril de la Vía de Cintura entre la Ma-1110 y el túnel de Génova con un presupuesto base de licitación de 12,4 millones de euros y un plazo de ejecución estimado en 18 meses, quedando adjudicada la obra a las empresas VOPSA y COPISA.

El 16 de diciembre de 2009 el Consejo Insular de Mallorca inauguró oficialmente de la mano de su presidenta Francina Armengol junto al Consejero de Obras Públicas, Antoni Pascual y el Director Insular de Carreteras, Antoni Pascual, el inicio de las obras.

El 13 de septiembre de 2010 se inaugura dicho primer tramo comprendido entre la salida a la carretera de Valldemosa y la salida de Son Rapinya, coincidiendo con el inicio del nuevo curso escolar, y posteriormente se añade el tercer carril al resto de la vía hasta la Ma-19. El único tramo que queda con dos carriles es el que discurre entre la salida de Génova hasta la Ma-1.[2]

Crecimiento continuo del tráfico

Pese al nuevo tercer carril, poco a poco el tráfico continúa creciendo en la vía; creando retenciones en ciertos tramos en las horas punta. Además, los estudios determinan que la solución sólo empeorará.

Vista de la Vía de Cintura desde el nuevo enlace con la Ma-15.

Ante estos problemas, la solución del segundo cinturón, o vía conectora, que llevaba siendo discutida desde 2010 sin llegar a ningún tipo de consenso, es replanteada. Se decide eliminar el tramo más polémico por sus expropiaciones e impacto (desde la Ma-11 a la Ma-13), quedando el proyecto desde la Ma-13 a la Ma-19; elaborar debidos informes ambientales y dimensionar el proyecto para que éste sea un desdoblamiento y no una autovía. Aunque el ambiente parece calmarse ante la cancelación del primer tramo; sigue habiendo crispación en algunos colectivos ecologistas y vecinales, en especial en el GOB. Pese a esto, en verano de 2012 se inician las obras de uno de los tramos a realizar con el objetivo de descargar de tráfico de una vez a la Ma-20.[7]

Sin embargo, las obras en la Ma-30 avanzan muy despacio mientras el aforo en la Vía de Cintura no deja de incrementarse, y en 2015 empieza a notarse acusadamente de nuevo la saturación de la carretera, especialmente en los accesos a la ciudad y en el verano, elevándose todavía más la media de vehículos que circulan por ésta, convirtiéndose en una de las autopistas más transitadas de España. Dicho colapso se volvía todavía mayor cuando sucedían accidentes de tráfico, provocándose atascos kilométricos. Dicha situación se mantiene empeorando en 2016 pese a la entrada en servicio de tramos ya desdoblados de la Ma-30.[8]

Viaducto de la salida 7A.
Comparativa de intensidad media de vehículos (IMD) en los diferentes tramos de la Ma-20[8]
Tramo IMD 2013 IMD 2015 Variación porcentual
Acceso a Ma-1 oeste 71 337 78 014 + 9.36 %
Acceso a Ma-1 este 40 331 44 066 + 9,26 %
Túnel de Gènova 82 809 87 451 + 5,61 %
Gènova 98 392 102 813 + 4,49 %
Son Rapinya 120 901 123 457 + 2,11 %
Puigpunyent 139 941 149 387 + 6,75 %
Son Hugo 157 111 169 382 + 7,81 %
Acceso a Ma-13 110 313 120 534 + 9,27 %
es Pont d'Inca 126 425 138 143 + 9,27 %
Acceso a Ma-15 123 256 134 681 + 9,27 %
Acceso a Ma-19 oeste 59 972 65 531 + 9,27 %
Acceso a Ma-19 este 115 095 127 764 + 11,01 %

El statu quo en 2017 no mejora, las retenciones pasan de ser habituales a diarias y a extenderse a las calles a las cuales la autopista da acceso. Además, los accesos a la ciudad, que convergen en la Ma-20, también sufren de colapso a consecuencia de la congestión de la Vía de Cintura. Esta situación empeora todavía más con la llegada del verano, que supone un gran incremento en el número de coches de alquiler que se incorporan a las carreteras, 100 000 según la patronal del sector.[10]

Gráfica de colisiones en la Ma-20[11]

Desde el Consell de Mallorca se advierte que la carretera ha llegado a su límite de capacidad, que cifran en torno a 2400 vehículos por carril. Sin embargo, la institución asegura que cuando se complete la Vía Conectora en su totalidad el tráfico se reducirá. Además, anuncia la elaboración de un Plan Metropolitano de Movilidad para Palma con la colaboración de la ciudadanía y municipios colindantes con el objetivo de reducir el uso del coche frente al transporte público y realizar actuaciones en la misma y en las principales vías en torno a la capital.[10]

En adición, según la DGT, este mayor número de vehículos provoca una mayor siniestralidad en la vía; que aumenta todavía más el colapso circulatorio al crear colas y atascos cuando dichos accidentes ocurren.[10]