Vía Digital

Vía Digital fue una plataforma de televisión digital por cable y satélite, liderada por Telefónica. Funcionó desde el 15 de septiembre de 1997 hasta el 21 de julio de 2003, cuando se fusionó mediante absorción con Canal Satélite Digital para formar la compañía Digital+ más tarde, Canal+ y finalmente Movistar+ tras su fusión con Movistar TV de Telefónica el 8 de julio de 2015.

Historia

Lanzamiento de Vía Digital

Vía Digital tiene su origen en 1996, como plataforma satelital impulsada por Telefónica, entonces presidida por Juan Villalonga. El origen de la plataforma era ser competencia directa en el sistema de televisión de pago de Canal Satélite Digital (CSD), participada por Sogecable, por lo que contó con el apoyo del Gobierno de España. Esa nueva sociedad, llamada Distribuidora de Televisión por Satélite (DTS), nació con un capital de 10.000 millones de pesetas y se marcó como objetivo alcanzar un millón de abonados en los tres primeros años. La empresa quedó constituida el 31 de enero de 1997,[3]​ Debido a que, sobre la base de la Ley de Televisión Digital, ninguna compañía podía tener una participación superior al 25% de las acciones, el reparto accionarial cambió con la entrada de nuevos accionistas como Grupo Cisneros o Televisió de Catalunya.

En mayo de ese mismo año la empresa fue presentada en sociedad como Vía Digital,[5]​ A ese básico se podían añadir paquetes temáticos de forma opcional como Cine Temático. VIA contó también con un canal premium, conocido como Gran Vía (1 y 2), además de un servicio de pago por visión, llamado Palco, con cine de estreno en televisión y acontecimientos deportivos. El satélite empleado por esta plataforma fue el Hispasat, a diferencia de su competidora que usó SES Astra.

La nueva plataforma satelital no nació exenta de polémica, debido a las medidas adoptadas por el Gobierno español con respecto a la televisión digital. Una de ellas estaba relacionada con los decodificadores; VIA empleaba el sistema multicrypt, mientras que CSD usaba simulcrypt. Poco tiempo después de que Canal Satélite Digital comenzara sus emisiones regulares, el Gobierno aprobó un decreto-ley por el que prohibió las emisiones en digital que no contaran con un descodificador compatible con otras plataformas en el mercado.[6]​ Ello perjudicó a Sogecable, ya que el simulcrypt no contemplaba la compatibilidad, y el caso no se solucionó en 1998. En el caso de las emisiones de la liga de fútbol, Vía Digital pasó a formar parte de Audiovisual Sport con la compra de GMA, pero no pudo emitir los partidos en PPV hasta que no alcanzó al respecto un acuerdo con Sogecable. La Ley 21/1997 (también conocida como Ley del Fútbol) obligaba a alcanzar un acuerdo sobre la explotación conjunta de derechos con otras plataformas, lo cual permitió que VIA pudiera continuar con la emisión de Primera División en años posteriores.

Guerra del fútbol

En septiembre de 1996, la LFP rompe un acuerdo de venta de derechos audiovisuales del fútbol que había establecido con Forta y Canal+ para modificar ese contrato e incluir a Antena 3, permitiéndole la emisión de un partido de Primera División los lunes.[9]

Dadas las circunstancias que en otoño de 1996, se presentaron dos proyectos de dos plataformas de televisión digital por satélite distintas (una de Sogecable[12]​ Sin embargo, esa posible fusión se frustró.

El 27 de enero de 1997, se constituye la nueva empresa que forman Sogecable mediante su filial GestSport (poseedora del 40%), Antena 3 con GMA (Gestora de Medios Audiovisuales) (40%) y TV3(20%), nacida a raíz del Pacto de Nochebuena, que se llamaría Audiovisual Sport.[15]​ Así, Telefónica entra indirectamente mediante el 15% de Antena 3 en Canal Satélite Digital y mediante el 40% de GMA en Audiovisual Sport.

Llega el 29 de julio de 1997, y Vía Digital presenta su oferta de canales para intentar hacer rivalidad al poderoso Canal Satélite Digital, propietario de numerosos derechos audiovisuales que Telefónica no ha podido conseguir para su plataforma de televisión de pago. Además, esa presentación tiene lugar días después del control de Telefónica de GMA y declarando que se han hecho "con el control de los derechos de fútbol".[17]

El 29 de agosto de 1997, se tenía que aprobar un acuerdo con la Forta para que le pudiesen adjudicar los derechos de fútbol para las temporadas entre los años 1998 y 2003. GMA no permitió que se aprobara con la mayoría necesaria y finalmente se rompió el acuerdo, provocando que Audiovisual Sport no obtuviera ganancias con el contrato.[19]

El 6 de septiembre de 1997, Canal Satélite Digital envía un comunicado a la prensa. En éste se explicaba que GMA, poseedora de los derechos de muchos de los clubes españoles de fútbol, cedió los derechos audiovisuales de fútbol a Canal Satélite Digital para esa temporada. Sin embargo, GMA se defendía diciendo que esos derechos no habían sido transferidos y eran propiedad suya. La plataforma digital acusaba a Telefónica de impedir la retransmisión de partidos y alterar el comportamiento de GMA, por lo cual anunciaba que dejaría de emitir partidos temporalmente mientras los tribunales resolvieran todo tipo de denuncias y querellas interpuestas por los daños provocados.[21]

El 17 de noviembre de 1997, Telefónica, Sogecable y Televisió de Catalunya anunciaban en un comunicado que habían llegado en un acuerdo para retransmitir "en igualdad de condiciones" los partidos de Primera División de la temporada 1997/1998, especificando que su explotación se haría a través de Audiovisual Sport. También se abrían puertas a un posible acuerdo entre Audiovisual Sport y Forta para conseguir los derechos de fútbol para su emisión en abierto.[22]

Desarrollo de la plataforma

La compañía comenzó a negociar con otras distribuidoras y productoras cuando Canal Satélite Digital ya estaba en pleno funcionamiento y había sellado acuerdos de exclusividad con las principales major cinematográficas de Hollywood, por lo que se encontró con pocas compañías con las que firmar acuerdos. En el caso de los derechos sobre películas Vía lo solventó con productores nacionales (como Lauren Films, Lolafilms o Enrique Cerezo) y acuerdos con productoras independientes norteamericanas. En otros como los deportivos, Vía carecía de derechos como las Grandes Ligas de Estados Unidos pero contaba con la adquisición de la Champions League, compartida con Televisión Española. Por otra parte, la empresa firmó con los propietarios de la Plaza de toros de Las Ventas un acuerdo para las emisiones de festejos taurinos en su plataforma.[23]

La plataforma mantuvo un crecimiento de espectadores constante, aunque permaneció siempre en cifras por debajo de CSD. Al término de su primer año consiguió 330.000 abonados,[26]

La mala gestión que supuso el gasto de la compra del Mundial de Fútbol 2002 de Corea y Japón, supondría la "puntilla" para la plataforma. Telefónica nunca pudo rentabilizar la inversión en semejante evento, ya que los abonados no estuvieron por la labor de "comprar" el canal Vía Mundial, que se ofertaba en modalidad de canal a la carta en pago único, al tratarse de un evento de horario matutino. Ni tampoco el resto de televisiones en abierto de España (es decir, RTVE, Telecinco o FORTA) iban a pagar lo que Vía Digital les pidiera por emitir los partidos de fútbol calificados como "de interés general", en cumplimiento de la Ley, por lo que no le quedó a Telefónica que hacer que Antena 3 Televisión emitiera esos partidos de "interés general", para así cumplir con la Ley.

Por otra parte, trató de marcar diferencias con CSD en cuanto a la difusión de ciertos contenidos. Fue la primera plataforma digital española en dedicar un canal a espacios de telerrealidad, con la emisión de la casa de Gran Hermano, de Telecinco, durante las 24 horas del día desde su primera edición en el año 2000.[27]​ Más tarde le siguió un canal dedicado a la emisión de El Bus, programa de Antena 3. También, en sus canales Première (los "Gran Vía"), emitía programación temática dependiendo de los acontecimientos (ciclo de Cine Gay, especial La Movida...)

Con el paso de los años, las plataformas de pago comenzaron a presentar problemas económicos y entre ellas, Vía Digital. En un principio su situación no fue peor que otras ofertas como Quiero TV, pero las pérdidas económicas comenzaron a ser mayores y Canal Satélite Digital aumentaba su distancia en cuanto a número de abonados. Por otra parte se produjo la llegada a la presidencia de Telefónica de César Alierta, contrario a las políticas de inversión en medios de Juan Villalonga cuando el modelo tradicional de Telefónica eran las telecomunicaciones. Telefónica formó en el año 2000 el grupo Telefónica Media (un año después Admira Media), que pasaba a integrar todos sus medios de comunicación y, entre ellos, Vía Digital. La marca fue relanzada en septiembre de 2000, con un nuevo logotipo y color corporativo (azul cielo).

Fusión con Canal Satélite Digital

La plataforma Vía Digital continuaba generando pérdidas, cercanas a los 631 millones de euros al término del año 2001. La empresa realizó varias reducciones de capital social, y durante ese tiempo algunos consejeros de la plataforma, como Gustavo Cisneros con un 7% de las acciones, pidieron públicamente una fusión con CSD al considerar que en España no había mercado para dos plataformas de pago. Entre las principales pérdidas económicas del grupo se encontraban los derechos del Mundial, por los que Vía había pagado antes que otros países y más caro debido a que estaba inmersa en plena competencia con Sogecable, y la crisis general de Admira (Telefónica Media). En enero de 2002 César Alierta solicitó un informe sobre la viabilidad de la plataforma, y la crisis de Admira Media aceleró las conversaciones de fusión con Canal Satélite Digital.

Finalmente, Prisa y Telefónica llegaron a un acuerdo para la fusión por absorción de CSD y Vía el 8 de mayo de 2002, por el que, mediante una ampliación de capital, Telefónica pasaría a entrar como socio que no interviene en la gestión.[28]​ Además Audiovisual Sport pasó a estar controlada al 80% por Sogecable, y Telefónica tenía que vender su participación directa en Antena 3 al poseer participación indirecta en otra cadena de TV ( Canal+). El Gobierno aceptó la fusión, pero estableció una serie de condiciones a los precios del nuevo operador y la adquisición de derechos. Esta acción fue criticada por algunos medios de comunicación como El Mundo o La Razón, que lo calificaron de " monopolio".

El resultado final fue la creación de Digital+. CSD y Vía funcionaron como marcas separadas hasta el 21 de julio de 2003, cuando unieron contenidos, canales y programación para pasar a ser una única oferta de pago por satélite.[29]

Other Languages