Uso militar de niños

Miembros de la Szare Szeregi durante el Alzamiento de Varsovia.

El uso militar de niños puede tener tres formas: los niños pueden tener un rol activo en las acciones militares, como fuerza combatiente (niños soldados); pueden ser utilizados en funciones de apoyo, como espías, mensajeros o centinelas; o pueden ser ocupados para obtener una ventaja política, sea como escudos humanos o con fines de propaganda.

Historia

A lo largo de la historia, y en muchas culturas, ha habido niños involucrados en campañas militares, incluso cuando estas prácticas estaban en contra de los usos culturales.

En la Europa medieval, se usaba a niños como zorras (escuderos), aunque su papel en los combates reales era limitado. La llamada Cruzada de los Niños en 1212 reclutó a miles de niños como soldados sin entrenamiento, bajo la asunción de que el poder divino les permitiría vencer al enemigo. Los niños no llegaron a entrar en combate real. Sin embargo, sus planes no fructificaron, pues las aguas no se abrieron a su paso, y la comitiva se desbandó. Algunos emprendieron el camino de vuelta a casa, otros fueron a Roma, y los restantes pudieron haber seguido el curso del Ródano hasta Marsella, donde fueron probablemente vendidos como esclavos. Pocos volvieron vivos a sus casas, y ninguno llegó a la Tierra Santa.

El uso militar de niños toma tres formas distintas: los niños pueden tomar la parte directa en las hostilidades (soldados del niño), o pueden ser utilizados en papeles de ayuda tales como porteros, espías, mensajeros, patrullaje y esclavos sexuales; o pueden ser utilizados para la ventaja política como escudos humanos o en propaganda. A través de la historia y en muchas culturas, los niños han estado implicados extensivamente en campañas militares incluso cuando tales prácticas estaban en contra de su propia moral cultural.

Durante los años 70 se han venido haciendo convenciones internacionales, para intentan limitar la participación de niños en conflictos armados.

Other Languages