Urraca de Portugal

Urraca de Portugal
Reina consorte de León
UrracaPortugal.jpg
Miniatura medieval que representa a la reina Urraca de Portugal.
Reina consorte de León
1165-1171/1172
PredecesorRiquilda de Polonia
SucesorTeresa Fernández de Traba
Información personal
Otros títulosInfanta de Portugal
Nacimiento1150
Coimbra
Fallecimiento1211
EntierroIglesia de Santa María (Wamba)
Familia
DinastíaCasa de Borgoña
PadreAlfonso I Enríquez
MadreMafalda de Saboya
CónyugeFernando II de León
DescendenciaVéase Descendencia

Urraca de Portugal (Coímbra, 1150[1]​–1211). Infanta de Portugal y reina consorte de León por su matrimonio con el rey Fernando II, era hija de Alfonso I Enríquez, primer rey de Portugal, y de su esposa, la reina Mafalda de Saboya. Fue madre del rey Alfonso IX de León y abuela de Fernando el Santo, rey de Castilla y León.

Biografía

Hija de Alfonso I Enríquez, primer rey de Portugal, y de su esposa, la reina Mafalda de Saboya, fue hermana, entre otros, del rey Sancho I de Portugal. Contrajo matrimonio en mayo o junio del año 1165 con el rey Fernando II, hijo de Alfonso VII de León y de su esposa, la reina Berenguela de Barcelona, siendo la reina Urraca la primera infanta del reino de Portugal en desposarse con un miembro de la realeza leonesa, el 15 de agosto de 1171 nació en Zamora el único hijo del matrimonio, el infante Alfonso.[2]

Debido al parentesco que existía entre los reyes de León, pues ambos eran primos segundos, el rey de León se vio obligado a repudiar a su esposa, ya que el matrimonio de ambos fue anulado por el Papa Alejandro III, en el año 1171 o 1172.

Tras haberse declarado nulo su matrimonio, la reina Urraca de Portugal ingresó como freira en la Orden de San Juan de Jerusalén, y se retiró a vivir en los municipios zamoranos que su esposo el rey le concedió al desposarse con ella, y, posteriormente, se retiró al monasterio de Santa María de Wamba, situado en la actual provincia de Valladolid, y que pertenecía a la citada orden.[3]

El 25 de mayo de 1176, la reina donó varias tierras y villas a la Orden de San Juan, probablemente coincidiendo con su ingreso en dicha orden. Estas incluían Castroverde de Campos y Mansilla en León y Salas y San Andrés en Asturias.[6]