Universo de Harry Potter

El universo ficticio de la serie de novelas de fantasía de J. K. Rowling Harry Potter comprende dos sociedades distintas: el mundo mágico y el mundo muggle. El mundo muggle es el nombre que la serie le da al mundo habitado por la mayoría no mágica, con el cual el mundo mágico existe coextensivamente, pero en su mayoría permanece oculto a los no mágicos 'muggles'. La trama de la serie trascurre en Gran Bretaña en la década de 1990, pero en una sociedad encubierta y separada dentro de la cual la magia es real, y aquellos que pueden usarla viven en un aislamiento autoimpuesto, escondiendo sus habilidades del resto del mundo. El término 'mundo mágico' se refiere a la comunidad global de magos que vive escondida paralelamente con el mundo muggle; los diferentes términos se refieren a diferentes comunidades dentro del mismo área más que a planetas o mundos separados.

Alimentos y bebidas

Los siguientes son alimentos y bebidas únicas en el mundo mágico.

Cerveza de mantequilla

La cerveza de mantequilla es la bebida favorita de los magos más jóvenes. Harry aparece por primera vez con esta bebida en el prisionero de Azkaban. Aunque los elfos domésticos pueden quedar intoxicados con la cerveza de mantequilla, la cantidad de alcohol que tiene la cerveza de mantequilla tiene un efecto insignificante en las brujas y los magos. J. K. Rowling dijo en su entrevista para la revista Bon Appétit que ella la imagina que «sabe un poco como un butterscotch menos empalagoso.» La cerveza de mantequilla puede servirse fría o caliente pero de todos modos provoca una sensación de calor.

La cerveza de mantequilla era una bebida real, la primera referencia a la cerveza de manteca es de The Good Huswifes Handmaide for the Kitchin, publicada en Londres en el 1588 d. C., hecha de cerveza, azúcar, huevos, nuez moscada, clavo y mantequilla en la época de los Tudor. Otra antigua receta para la cerveza de mantequilla , publicada por Robert May en 1664 d. C. en su libro de recetas The Accomplisht Cook, requiere que se agregue raíz de regaliz y granos de anís. El famoso chef británico Heston Blumenthal recreó la bebida para su show Heston's Tudor Feast.[1]

Se anunció en abril de 2010 que una bebida nombrada luego de la cerveza de mantequilla es vendida en el parque temático The Wizarding World of Harry Potter en Universal Orlando Resort. La bebida también se vende en The World of Harry Potter Studios en Watford, Inglaterra. Tiene un sabor dulce y no tiene alcohol. Fue degustada por J. K. Rowling misma. De acuerdo con Neil Genzlinger, un redactor personal en la recepción cultural de The New York Times, la bebida «es indistinguible de una soda de crema de buena calidad.»[2]

Dulces mágicos

En la serie se refieren a miles de dulces; varios tienen un efecto secundario bizarro o violento, especialmente aquellos creados por Fred y George Weasley. La mayoría de los dulces pueden encontrarse en la tienda de dulces Honeydukes. Dumbledore parece un aficionado a estos y normalmente usa sus nombres como contraseñas.[3]

Las ranas de chocolate son, como el nombre sugiere, ranas hechas de chocolate, y son dulces mágicos muy populares. Cada una viene con una tarjeta coleccionable exhibiendo una imagen mágica y una pequeña biografía de una bruja o un mago famoso de la era medieval o moderna. Entre las tarjetas nombradas en la serie Harry Potter se encuentran: Merlín, Dumbledore, Nicolas Flamel, Godric Gryffindor, Helga Hufflepuff, Rowena Ravenclaw, Salazar Slytherin, Agripa, Ptolomeo, Morgana, Hengist de Woodcroft, Alberic Grunnion, Circe, Paracelso, Druidess Cliodna, Crospin Conk, Bertie Bott, Felix Summerbee, Cassandra Vablatsky e Ignatia Wildsmith. De acuerdo con un webchat con la autora, Harry y sus amigos finalmente aparecen en una serie de tarjetas de ranas de chocolate; Ron llamándolo su «su mejor momento».[4]

Algunos de los dulces mágicos más notables como las grageas de todos los sabores, surtidos saltaclases y tarros de cucarachas se han manufacturado en la vida real, principalmente por la compañía de dulces Jelly Belly. Ellos han producido versiones reales de grageas de todos los sabores dentro y fuera del mercado desde 2001. Aparte de algunos sabores 'regulares', la compañía también produce varios sabores 'inusuales' mencionados en los libros. Entre los otros sabores se encuentran tocino, suciedad, gusano, cera de oído, vómito, huevo podrido, salchicha, pepinillo, tostadas, pasto y jabón. En la actualidad tales grageas se pueden adquirir, bien confeccionados, o bien mediante una selección manual (tan sólo en algunas tiendas). Una vez adquiridos estos paquetes de caramelos con posibles sabores raros, la moda pasa por retarse unos a otros a comer tales grageas, a modo de ruleta rusa de sabores: quien acepte el reto debe comer el caramelo sí o sí, exponiéndose a un sabor de limón o sandía, así como de vómito o cucaracha. Las grageas de Harry Potter se suelen encontrar en grandes establecimientos, aunque lo más fácil es adquirirlos por vía online.

Una descripción de Honeydukes en el tercer libro dice que la tienda vende dulces como helado de coco, ratones de helado (que hace rechinar y castañetear los dientes), brujas fritas, diablillos negros de pimienta (que hacen echar humo por la boca), plumas de azúcar, tarros de cucarachas, Droobles, el mejor chicle para hacer globos (que podía llenar una habitación de globos de color jacinto que tardaban días en estallar), crema de menta en forma de sapo (que saltan en el estómago), bombones explosivos, babosas de gelatina, píldoras ácidas y chupetines con sabor a sangre.

Hidromiel

La hidromiel es una bebida vendida en el universo Harry Potter. La profesora McGonagall la toma en el prisionero de Azkaban.

Zumo de calabaza

El zumo de calabaza es una bebida fría preferida por el mundo mágico, y entre los estudiantes de Hogwarts. Se toma en toda ocasión, como en el desayuno, el almuerzo, las fiestas y otras ocasiones. Parece tener el mismo papel que el zumo de naranja tiene para los muggles.

El zumo de calabaza es fácil de conseguir, y puede comprarse en el Expreso de Hogwarts. En la cuarta película, Severus Snape le dijo a Harry que él podría verter un poco de Veritaserum en su zumo de calabaza cuando creía que Harry había robado algunos ingredientes para pociones de Snape. Antes de un partido de Quidditch en la sexta película, Ron Weasley creyó que Harry había puesto Felix Felicis en su zumo para ayudarlo a jugar mejor.

El zumo de calabaza es una de las varias bebidas especiales hechas para el parque temático The Wizarding World of Harry Potter en Universal Orlando Resort (junto con la cerveza de mantequilla, véase más arriba). De acuerdo con un avance de Neil Genzlinger para The New York Times, «el zumo de calabaza (en una linda botella con tapa de calabaza) es mucho más interesante [que la cerveza de mantea del parque], quizá porque el contenido real de calabaza parece mínimo — es más como una combativa cidra de manzana con una pequeña calabaza adentro.»[2]

Whisky de fuego

El whisky de fuego es un tipo de alcohol que los magos menores de diecisiete años tienen prohibido tomar; sin embargo, esta regla no siempre es respetada. Se describe que el whisky de fuego quema la lengua del que la consuma.

Puede verse como un whisky muy fuerte, y para todos los fines es usado como tal. Los personajes lo toman en el último libro cuando Ojoloco murió en vuelo, para sobrellevar la conmoción y brindar por su vida. Hagrid también lo toma, aunque en cantidades mucho más grandes.

Other Languages