Universidad de El Salvador

Universidad de El Salvador
Escudo de la Universidad de El Salvador.svg
Sigla UES
Alias La Universidad Nacional, la Nacional, la alma máter[1]
Lema Hacia la libertad por la cultura[2]
Tipo Estatal autónoma
Fundación 16 de febrero de 1841 (175 años)
Fundador/es Asamblea Constituyente del Estado y Juan Lindo, Presidente de El Salvador
Localización
Dirección Autopista Norte y Final 25ª Avenida Norte, Ciudad Universitaria,
San Salvador, El Salvador Bandera de El Salvador
Campus Ciudad Universitaria (491,900 m2 o 70.3 manzanas aprox.)
Coordenadas 13°43′06″N 89°12′11″O / 13.7183, 13°43′06″N 89°12′11″O / -89.2031
Otras sedes Santa Ana, San Miguel, San Vicente, San Luis Talpa
Administración
Rector/a Lic. José Luis Argueta Antillón (interino)[5]
Afiliaciones Consejo Superior Universitario Centroamericano

Consejo Centroamericano de Acreditación de la Educación Superior

Red GIRA. Red Interuniversitaria de Cooperación para el Desarrollo de Centroamérica
Financiamiento USD$ 70,544,270 ( 2016)[3]
Academia
Profesores Tiempo completo: 1,328
Tiempo parcial: 561
Hora clase: 123
Total: 2,012 ( 2014)[7]
Estudiantes 53 813 ( 2016)[6]
Mascota Minerva
Colores académicos      Escarlata
     Blanco
Sitio web
Universidad de El Salvador
Universidad de El Salvador a distancia
[ editar datos en Wikidata]
Escudo de la UES (cuya figura central es la diosa romana Minerva).

La Universidad de El Salvador (UES) es la institución de educación superior más grande y antigua de la República de El Salvador, y la única universidad pública del país. Su sede central, la Ciudad Universitaria, se ubica en San Salvador; y además cuenta con sedes regionales en las ciudades de Santa Ana, San Miguel y San Vicente.[9] Por su historicidad, su influencia, su cantidad de estudiantes, su oferta académica, su expansión por todo el país y las dimensiones de cada una de sus sedes -las principales en cada una de las cuatro regiones en que se divide la nación-, la UES es, por mucho, el principal centro de estudios de educación superior de toda la república salvadoreña.

La UES está conformada por nueve facultades históricas ubicadas en la Ciudad Universitaria, aunadas a tres facultades multidisciplinarias en el interior del país, que en conjunto, imparten 169 carreras de educación superior.[11]

Es considerada una fuerza política debido a su trascendencia académica, estudiantil, administrativa y de su infraestructura, lo que se ha reflejado en diferentes épocas de importancia en El Salvador; sobre todo desde finales del siglo XIX, la época de los gobiernos liberales y la llamada república cafetalera; la época del autoritarismo militar;[13]

A partir de 2016 esta institución pone en marcha el nuevo modelo de Universidad de El Salvador en línea, una modalidad de educación a distancia la cual, además de facilitar el acceso de la población a carreras universitarias con solo tener una computadora con conexión a Internet, ha ampliado a 16 subsedes de la UES en todo el territorio nacional para la realización de exámenes, laboratorios, tutorías, entre otras actividades en las que, eventualmente, se requiera una modalidad semipresencial.[17] esta es, con considerable diferencia, la mayor cobertura universitaria a nivel de pregrado dentro del territorio de la república.

Historia

Antecedentes: la educación básica y media

En 1770, San Salvador elevó al rey Carlos III de España la solicitud para crear un obispado católico y una institución educativa en su respectivo territorio.[18]

En las Cortes de Cádiz, el diputado por San Salvador, José Ignacio Ávila, presentó el 21 de marzo de 1812 una petición para que sus habitantes tuvieran un centro educativo para la juventud de esa localidad, conforme a lo dispuesto por la Iglesia católica en el Concilio de Trento.[21]

En julio de 1823, uno de los diputados de la Asamblea Constituyente que aprobaría la Constitución de la República Federal de Centroamérica de 1824, propuso la adopción del sistema lancasteriano para las escuelas del nuevo país. Con este método educativo desarrollado por Joseph Lancaster y Andrew Bell en el Reino Unido, los alumnos más aventajados, con la supervisión de un maestro, darían instrucción a los principiantes. A comienzos de 1824, los diplomáticos de la Federación Centroamericana recibieron instrucciones de contratar los servicios de maestros calificados para poner en práctica el sistema lancasteriano.[22]

En 1825 lo que luego fue la escuela salvadoreña estaba completamente abandonada. Existían pocas escuelas de primeras letras en las principales ciudades del país. La instrucción era rudimentaria y se enseñaba cualquier cosa porque no había un plan definido para la educación nacional.[24]

Por decreto legislativo del 29 de abril de 1825 se ordenaba el establecimiento de un colegio de educación científica para jóvenes, que por su índole, talento y disposición, indicaran ser aptos o capaces para recibirla. Pero esta ley nunca fue aplicada.[30]

En 1832, el maestro brasileño José Coelho, que había trabajado en Guatemala enseñando con el sistema lancasteriano, fue contratado por el gobierno salvadoreño. A su llegada al país, José Coelho fundó en 1833 el colegio conocido como "La Aurora de El Salvador", que daría paso a la posterior creación de una escuela normal en 1858.[33]

Por decreto ejecutivo del 3 de febrero de 1841, se ordenaba establecer escuelas de primeras letras en todos los pueblos y valles que tuvieran más de ciento cincuenta habitantes.[35]

Por ese tiempo hubo varios intentos de fundar una institución de educación superior para el país. En 1836, Antonio José Cañas, Narciso Monterrey y Francisco Dueñas se pronunciaron públicamente en este sentido sin obtener ningún resultado favorable.[37]

Siglo XIX

La fundación de la UES y los primeros años de su existencia

Licenciado Juan Lindo, Presidente de El Salvador ( 1841 - 1842) y de Honduras ( 1847 - 1848). Durante su período presidencial correspondiente en cada país fueron fundadas la UES y la UNAH, respectivamente.

La Universidad de El Salvador fue fundada el 16 de febrero de 1841, por Decreto Legislativo de la Asamblea Constituyente,[54] En sus primeros años, la UES tuvo una existencia precaria por el exiguo apoyo económico que recibía por parte del Estado.

Anteriormente, el 2 de febrero de 1841, El Salvador había sido declarado formalmente como Estado independiente de la extinta República Federal de Centro América por la misma Asamblea Constituyente que aprobaría el decreto legislativo de creación de la UES,[60]

La UES nació al mismo tiempo que El Salvador comenzaba a organizarse como Estado independiente de la desaparecida Federación Centroamericana[63]

Por el mismo Decreto Legislativo del 16 de febrero de 1841 fue fundado conjuntamente con la Universidad de El Salvador un centro de educación media, conocido como el "Colegio de la Asunción", con el propósito de preparar a los bachilleres que posteriormente ingresarían a estudiar en la alma máter.[64]

El Colegio de la Asunción se instaló el 16 de octubre de 1841 en el edificio que había pertenecido al convento católico de San Francisco. La primera matrícula fue de ocho estudiantes, de los cuales solo uno concluyó su carrera. Su primer rector fue el presbítero católico Crisanto Salazar, quien duró en sus funciones hasta febrero de 1842.[76]

El primer egresado de la promoción de 1846 del Colegio de la Asunción fue el joven Ireneo Chacón al obtener su Diploma de Bachiller en Derecho Civil. Ireneo Chacón se convertiría también en el primer graduado de la UES al recibir su título de licenciado, y algunos años después llegaría a ser el primer rector de la alma máter formado en su seno.[78]

Por medio del decreto ejecutivo del 21 de marzo de 1841 fue creada la Tesorería Específica de Instrucción Pública, cuyo objeto de recaudación serían los productos de la Receptoría de Zacatecoluca. Con estos fondos se buscaba reanimar el trabajo de la UES.[79]

El aumento del número de estudiantes hizo que el primer local del Colegio de la Asunción fuera insuficiente para atender la demanda de ingreso a sus aulas. Por esta razón, el 3 de diciembre de 1844 fue trasladado al local que había albergado al antiguo convento católico de Santo Domingo.[83]

En la UES, desde el mismo momento en que comenzó su vida real, se fundaron y organizaron las primeras cátedras y se rindieron los primeros exámenes tanto escritos como orales.[86]

La influencia del clero católico en las actividades educativas del Colegio de la Asunción era muy grande. Los estudiantes eran sometidos a un severo régimen disciplinario y tenían prohibida toda lectura que no estuviera preparada de antemano. En 1845, ante la actitud de rebeldía demostrada por la juventud salvadoreña contra la actuación intolerante y autoritaria del primer obispo católico de San Salvador, Jorge de Viteri y Ungo, éste reaccionó ordenando la expulsión de siete jóvenes del Colegio de la Asunción, al cual ya no regresaron más.[87]

El gobierno de la UES, de acuerdo con los estatutos del 20 de diciembre de 1847, estaba dividido entre el Claustro Pleno, formado por todos los académicos a nivel nacional; el Claustro de Consiliarios, integrado por los catedráticos universitarios de las distintas secciones y dos representantes de cada una de las clases, quienes eran elegidos por el Claustro Pleno; y el Claustro de Hacienda, compuesto por cinco miembros encargados de los fondos de la UES, los cuales también fueron elegidos por el Claustro Pleno. Por mayoría de votos, el Claustro Pleno nombró al rector, vicerrector, secretario, tesorero y bibliotecario de la alma máter.[95]

El 15 de noviembre de 1847 el presidente Eugenio Aguilar emite el decreto ejecutivo que establece por primera vez la cátedra de medicina. Esta fecha es considerada por la comunidad universitaria como la de la fundación de la Facultad de Medicina.[97]

La vida de la UES como universidad claustral

El gobierno del presidente Doroteo Vasconcelos trató de limitar la influencia del clero católico en la UES, cuyos miembros ocupaban los dos tercios del Claustro de Consiliarios, y al mismo tiempo, promovió ante el parlamento salvadoreño bicameral la aprobación del decreto legislativo del 28 de febrero de 1849 que gravaba con un medio por ciento sobre el activo sucesoral inventarial a favor de la educación nacional y que debería recaudar el rector y el claustro, con destino al tesoro universitario; y el 3 de octubre de 1850 dispuso que la Tesorería Peculiar de Instrucción Pública, en la capital, y los administradores de alcabalas en los departamentos, recaudaran el impuesto establecido en el referido decreto legislativo, encargando a los gobernadores departamentales y jueces de primera instancia la vigilancia de su cumplimiento.[98]

El 19 de noviembre de 1850 se estableció la enseñanza de la química, dentro de la Facultad de Farmacia, a cargo del licenciado Julio Rossignón. En ese tiempo se tenía la idea de que los estudios universitarios solo debían servir para preparar profesionales que desempeñaran cargos públicos como el de Presidente de la República o de Ministro de Estado. Pero el licenciado Julio Rossignón, apartándose de ese criterio, destacó la importancia de la asignatura de química para promover el desarrollo industrial y económico del país. Y fue así como la Facultad de Farmacia inició sus actividades el 19 de noviembre de 1850. En 1961 se inauguró su propio edificio en la Ciudad Universitaria y en 1973 se reorganizó como la Facultad de Química y Farmacia.[102]

Por medio del decreto legislativo del 6 de febrero de 1852 se estableció que por cada cabeza de ganado que se introdujera al país, ya fuera de tránsito o destinada al consumo interno, se pagaría dos reales en moneda efectiva por todo derecho al momento de su introducción, y disponiendo además que ese dinero serviría íntegra y exclusivamente para la UES.[103]

El 31 de julio de 1853 el gobierno del presidente Francisco Dueñas inauguró el primer edificio construido con la intención de que fuera ocupado por la UES.[109]

Unos nuevos estatutos fueron aprobados para la alma máter el 5 de diciembre de 1854, los cuales dividían el gobierno de la UES en el Claustro Pleno, conformado por todos los doctores y licenciados, con excepción de los que no estaban incorporados a ella; el Claustro de Consiliarios, compuesto por el rector, secretario, catedráticos de las clases y un representante de cada una de las clases mayores; y el Claustro de Hacienda, integrado por tres miembros del Claustro de Consiliarios con la misión de ejercer la contraloría de todos los ingresos y egresos de la alma máter.[118]

El presidente Gerardo Barrios suprimió el Claustro de Consiliarios, que era la Junta de Gobierno de la UES, sustituyéndolo el 6 de septiembre de 1859 por el Consejo de Instrucción Pública, compuesto por el rector, el vicerrector, un representante de cada sección de la alma máter, un secretario y un prosecretario, todos ellos nombrados por el gobierno. Con esta acción, Gerardo Barrios apartaba al clero católico, que estaba parapetado en el Claustro de Consiliarios, del gobierno de la alma máter para poder llevar a cabo la aplicación de sus ideas liberales. También se aprobaron nuevos estatutos para la UES en este mismo año.[121]

Con el último gobierno del presidente Francisco Dueñas, el cual abarcaría el período comprendido de 1863 a 1871, la hegemonía del clero católico volvió a la UES. Pero Francisco Dueñas, aunque era de tendencia conservadora, mantuvo en su mayor parte la obra hecha en la UES por su predecesor Gerardo Barrios.[123]

En el periódico estatal El Constitucional del 19 de agosto de 1864, emitido durante el gobierno del presidente Francisco Dueñas, apareció publicado el plan de estudios de la Facultad de Agrimensura. En 1879 fue creada, en su lugar, la Facultad de Ingeniería Civil. Su fundación obedeció a la necesidad de los terratenientes de delimitar las propiedades agrícolas porque ya se percibía el proyecto de extinción de los ejidos y de las comunidades de los indígenas.[131]

El 8 de enero de 1866 la UES decidió otorgarle el título de doctor al presidente Francisco Dueñas y al propio rector y Ministro de Relaciones Exteriores y de Instrucción Pública, Gregorio Arbizú, quienes hasta entonces eran licenciados. Francisco Dueñas había sido rector de la UES algunos años antes.[133]

En 1866 el gobierno del presidente Francisco Dueñas había decidido suprimir el Colegio de la Asunción, conocido oficialmente en ese entonces como el "Colegio Nacional". No obstante, ese centro educativo continuó funcionando y el 5 de marzo de 1867 se nombró al doctor Darío González como su director. Pero el Colegio de la Asunción o Colegio Nacional estaba destinado a desaparecer, y las últimas noticias que se tienen de su existencia se remiten a los exámenes practicados el 13 de septiembre 1869. El 19 de enero de 1872, el gobierno del presidente Santiago González decidió cederle el edificio del Colegio Nacional a Camilo Escobar, pero al comprobar que éste no había organizado ninguna clase en ese local, derogó esa disposición el 12 de noviembre de 1872; y una vez que dicha edificación estuvo recuperada, se ordenó fundar en ella una Escuela Normal Central bajo la dirección del ciudadano español Fernando Velarde.[134]

La autonomía universitaria para la UES fue reconocida por primera vez mediante decreto legislativo del 23 de octubre de 1871, aprobado por una Asamblea Constituyente reunida durante el gobierno del presidente Santiago González, el cual fue ratificado por el congreso salvadoreño bicameral el 11 de marzo de 1872. Sin embargo, esta autonomía universitaria no pasó de ser letra muerta porque el gobierno continuó interviniendo en los asuntos internos de la alma máter.[139]

Un nuevo terremoto que azotó a la capital el 19 de marzo de 1873 destruyó el edificio que había estado ocupado por la UES desde 1861. A raíz de este nuevo desastre natural, la UES se instaló provisionalmente en el antiguo Palacio Nacional que sería consumido por un incendio en 1889, aunque después andaría errante por diversos locales.[142]

Durante el gobierno del presidente Santiago González fueron erigidas otras dos instituciones públicas de educación superior: las Universidades de Occidente y de Oriente, con sus respectivas sedes en las ciudades de Santa Ana y San Miguel.[150] Con la desaparición de estas dos universidades públicas, la UES volvió a tener el monopolio de la educación superior en el país hasta 1965, cuando nace la Universidad Centroamericana «José Simeón Cañas» (UCA) como la primera universidad privada salvadoreña.

El 30 de enero de 1875 el gobierno del presidente Santiago González decidió imprimir en la tipografía nacional un periódico universitario por cuenta del erario nacional. Este acuerdo ejecutivo salió publicado en el Diario Oficial del 2 de febrero de 1875.[160]

El cambio de la UES hacia una universidad científica

Escultura de Minerva, ícono de la UES, en la entrada principal del recinto universitario. Diseñada y elaborada por estudiantes de la Escuela de Artes Plásticas de la Facultad de CC. y HH.. Fue develada el 18 de febrero de 1999 y tiene una altura de 2.60 m.[161]

Con el gobierno del presidente Rafael Zaldívar comenzó la transformación de la UES de una universidad claustral a una universidad científica. Incluso en las ceremonias de aperturas de clases realizadas a partir del 1 de enero de 1879 dejó de participar el clero católico. Pero sería bajo el gobierno del presidente Francisco Menéndez que el proceso de conversión de la alma máter de una institución educativa confesional católica a una laica quedaría finalizado con la desaparición definitiva de la facultad de teología de la enseñanza universitaria.[163]

Los estatutos de la UES publicados el 19 de octubre de 1880 organizaron el gobierno de la alma máter en un Consejo Superior de Instrucción Pública integrado por el rector, vicerrector, secretario general, prosecretario, fiscal y un consejero por cada facultad, todos ellos nombrados por el gobierno, con excepción de los consejeros, quienes eran elegidos por la totalidad de académicos del país.[165]

Desde la época de fundación de la UES se habían impartido las cátedras de derecho y se habían graduado abogados; pero la Facultad de Derecho solo sería creada hasta el 19 de octubre de 1880 con el nombre oficial de Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas y Sociales, la cual cambiaría su denominación en 1918 por la de Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales.[169]

La Ley Orgánica y Reglamentaria de Instrucción Pública, que fue publicada el 30 de enero de 1885 durante el gobierno del presidente Rafael Zaldívar, anuló la autonomía universitaria al someter a la UES al Órgano Ejecutivo.[181]

El gobierno del presidente Francisco Menéndez, una vez que suprimió la autonomía universitaria, intervino de lleno en la vida académica de la UES cuando creó laboratorios de medicina, química, farmacia y mineralogía; fundó los museos zoológico y mineralógico de antigüedades; estableció la biblioteca del rectorado; ordenó que la Biblioteca Nacional, que había sido donada por el presidente Santiago González a la alma máter, fuera separada de ella; y cuando organizó varias expediciones científicas; entre otras actividades.[182]

Durante el gobierno del presidente Rafael Zaldívar se concibió la idea de sustituir a la UES por un conjunto de escuelas profesionales totalmente independientes entre sí, pero al final no se tomó ninguna decisión al respecto. El gobierno del presidente Francisco Menéndez propuso formalmente este proyecto a la comunidad universitaria; pero el mismo no se llevó a cabo ante la oposición de los miembros de la alma máter. No obstante, el 27 de junio de 1890 el gobierno del presidente Carlos Ezeta decidió suprimir el Consejo Superior de Instrucción Pública y el rectorado de la UES, creando en su lugar las escuelas profesionales, haciendo realidad, de esta manera, el sueño frustrado de Francisco Menéndez. De todos modos, esa medida fue derogada el 25 de septiembre de 1890, aunque volvería a aplicarse mediante decretos ejecutivos del 2 y 6 de abril de 1894, solo para ser anulada nuevamente el 16 de junio de 1894.[188]

El gobierno del presidente Rafael Antonio Gutiérrez, ante las críticas expresadas en su contra por la prensa estudiantil, decidió reformar el régimen disciplinario de la UES para prohibir a los estudiantes que publicaran escritos ofensivos contra las autoridades de la alma máter, con lo cual se tenía el pretexto legal para expulsar de la UES en 1897 a dos alumnos que eran los directores del periódico universitario "El Látigo": José Gustavo Guerrero y Vicente Trigueros. En apoyo a estos estudiantes sancionados, sus demás compañeros iniciaron una huelga en 1898, por lo que la UES fue cerrada por el gobierno. Como respuesta a esta última acción de Rafael Antonio Gutiérrez, los alumnos acordaron fundar la "Universidad Libre de El Salvador", cuya existencia fue efímera por razones económicas, ya que solo funcionó del 19 de enero al 5 de febrero de 1898. Sin embargo, la rebeldía estudiantil se ganó la simpatía de la opinión pública, lo que obligó a Rafael Antonio Gutiérrez a rectificar su conducta, otorgándole a la alma máter la autonomía universitaria mediante decreto ejecutivo del 28 de septiembre de 1898, el cual nunca fue aplicado por impedirlo el golpe de Estado del 14 de noviembre de 1898 que llevó a ocupar la silla presidencial al general Tomás Regalado. Con su llegada al poder, la UES fue abierta de nuevo mediante decreto ejecutivo del 7 de enero de 1899 y se revisaron sus estatutos, pero la autonomía universitaria ya no reapareció.[191]

Siglo XX

La UES en las tres primeras décadas de la nueva centuria

Dr. Emilio Álvarez Lalinde, médico colombiano graduado de la Universidad de El Salvador.

Positivistas como Gerardo Barrios, David J. Guzmán y Santiago I. Barberena, transformaron la Universi­dad de El Salvador a partir de 1860 y se dio más énfasis en la profe­sión y la experimentación. El pensamiento positivista fue dominante hasta el principio del siglo XX y es hasta 1910 que se regresó al humanismo y vitalismo. En esa época reaccionaron al positivismo personajes como Alberto Masferrer, Francisco Gavidia y Salarrué. La Universidad de El Salvador comen­zó a romper con el énfasis profesionista en 1944 mediante una revolución edu­cativa que priorizó el desarrollo académico de su planta docente y sus bibliotecas; democratizó el ingreso universitario, invitó a distingui­dos profesores visitantes y realizó un amplio programa de investiga­ciones científicas, que dio un alto grado de prestigio a la Universidad de El Salvador a nivel internacional. Este período histórico es recordado como “la época de oro de la UES”.[192]

Por Decreto Legislativo del 14 de marzo de 1901, publicado en el Diario Oficial No. 140, Tomo No. 54, del 13 de junio de 1903,[202]

Al amparo de la Ley Orgánica y Reglamentaria de Instrucción Pública, que fue publicada el 30 de enero de 1885 durante el gobierno del presidente Rafael Zaldívar, se aprobó un nuevo plan de estudios universitarios que incluyó por primera vez la profesión especial de dentista que estaría adscrita a la Facultad de Medicina, el cual no pudo ser aplicado debido a la caída de Rafael Zaldívar ante el triunfo del movimiento insurreccional que llevó al poder a Francisco Menéndez en ese mismo año, si bien en este nuevo gobierno se gestionó el restablecimiento de los estudios de dentista. Pero fue durante el gobierno del presidente Tomás Regalado que se emitió el decreto ejecutivo del 15 de diciembre de 1889 que establecía como anexo a la Facultad de Medicina la profesión especial de dentista. Este decreto ejecutivo comenzó a regir a partir del 1 de enero de 1900. Y fue así como se creó el Gabinete Dental que se convertiría en la Facultad de Odontología el 27 de diciembre de 1920 con el doctor José Llerena como su primer decano.[205]

Por Acuerdo Ejecutivo del 1 de junio de 1915, publicado en el Diario Oficial No. 126, Tomo No. 78, del 1 de junio de 1915,[209]

En 1918 fue fundado el periódico universitario "Opinión Estudiantil", como un medio de comunicación crítico de los alumnos de la UES hacia las actuaciones del gobierno. Entre sus primeros redactores se encontraban Inocente Rivas Hidalgo, Rafael Angulo Alvarenga, Alfonso Rochac, Raúl Gamero, Maximiliano Patricio Brannon, Miguel Ángel Alcaine y Rafael Antonio Carballo.[211]

En 1919 los estudiantes de medicina de la UES realizaron varias acciones de protesta contra la Compañía del Tranvía en San Salvador y Santa Tecla por aumentar el pasaje de un día para otro y por haber sido rechazados brutalmente por los conductores. Las medidas tomadas en represalia por los estudiantes terminaron con la quema de un tranvía y la destrucción de otros en diversas zonas de la capital. Al final el servicio de tranvías mejoró y los empleados trataron a los usuarios con más consideración y respeto.[213]

Durante la época de la Dinastía Meléndez-Quiñones, la UES estuvo sujeta al Órgano Ejecutivo. Sin embargo, en este tiempo hubo una gran actividad académica y cultural en la UES. Por estos años se llevó a cabo la celebración de concursos literarios, científicos, históricos y artísticos. Por decreto ejecutivo del 6 de abril de 1916 se crearon cursos breves con el propósito de hacer que la enseñanza universitaria fuera más intensiva y extensiva. También se establecieron en la UES premios para certámenes estudiantiles. Además de esto, se abrió un concurso de música; se inauguraron exposiciones de pinturas; se realizó una campaña contra el analfabetismo; se protegieron y se fomentaron los estudios históricos; se abrió una exposición del libro y del periódico; se conocieron los nombramientos de los primeros títulos de académicos honorarios: Alberto Masferrer, en ensayo y periodismo, y Roberto Archibald Lambert y Friedich Fulleborn, en Ciencias Naturales; fue creado por decreto ejecutivo del 15 de marzo de 1923 el Centro Editorial Universitario con la misión de publicar obras científicas, literarias y artísticas de autores nacionales; y finalmente se promovieron en la UES ciclos de conferencias sobre los temas más variados.[216]

Con la llegada del gobierno del presidente Pío Romero Bosque, el congreso salvadoreño, a iniciativa de los estudiantes de la UES, levantó el Estado de Sitio que se mantenía en el país por ese tiempo;[223]

En 1927, durante el gobierno del presidente Pío Romero Bosque, fue creada la Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños (AGEUS). Entre sus fundadores se encontraban Alfonso Luna, Mario Zapata y Agustín Farabundo Martí,[227]

La UES durante la dictadura militar de Maximiliano Hernández Martínez

El general Maximiliano Hernández Martínez gobernó El Salvador entre 1931 y 1944 en calidad de dictador y fue el presidente que inauguró el período de gobiernos militares y autoritarios en este país por casi 50 años.

El gobierno del presidente Maximiliano Hernández Martínez, después de reprimir brutalmente el levantamiento campesino de 1932, decidió suprimir la autonomía universitaria que gozaba la UES desde el 23 de mayo de 1927, argumentando que se había convertido en un foco de comunistas.[236]

En abril de 1936 el gobierno del presidente Maximiliano Hernández Martínez ordenó buscar y comprar un terreno para construir una Ciudad Universitaria. El 12 de octubre de 1937 se decidió adquirir la hacienda o "Finca San Carlos", pero como no tenía buen acceso, se abrió el Parque Escobar, donde se ubicaría después el Hospital de Maternidad, y se prolongó la 25 Avenida Norte con la denominación de Avenida Universitaria, aunque después llevaría el nombre del doctor José Gustavo Guerrero.[238]

El artículo 54 de la Constitución del 20 de enero de 1939,[244]

Por Decreto Legislativo No. 2, del 15 de febrero de 1941, publicado en el Diario Oficial No. 38, Tomo No. 130, del 15 de febrero de 1941,[246]

En abril de 1944, los estudiantes de la UES organizaron la "Huelga de Brazos Caídos" que obligó al presidente Maximiliano Hernández Martínez a renunciar al poder en mayo de ese mismo año.[250]

La UES rumbo a la constitucionalización de su autonomía universitaria

En la gestión del rector Carlos A. Llerena (1944-1950)[255]

La Facultad de Ciencias Económicas fue fundada el 7 de febrero de 1946. Sus primeros 182 estudiantes fueron recibidos el 16 de mayo de 1946. Su primer decano en funciones fue el doctor David Rosales. En el mismo año de su fundación se empezaron a impartir las cátedras de Historia Económica General, Elementos de Sociología y Filosofía, Nociones Generales de Derecho, y Matemáticas Preparatorias (Álgebra). A finales de 1965 se termina la construcción del edificio destinado para albergar a la Facultad de Ciencias Económicas en la Ciudad Universitaria.[256]

La Facultad de Humanidades fue creada el 13 de octubre de 1948 y su primer decano fue el doctor Julio Enrique Ávila. Originalmente estaba organizada por las escuelas de Filosofía y Letras, Ciencias de la Educación y la de Matemáticas y Ciencias Exactas. Pero en 1955 experimentó su primera reestructuración. El 1 de marzo de 1969 se convirtió en la Facultad de Ciencias y Humanidades.[257]

Gracias a las gestiones del rector de la UES y del secretario de educación pública, el gobierno provisional del presidente Andrés Ignacio Menéndez emitió el Decreto Ejecutivo No. 9, del 27 de julio de 1944, publicado en el Diario Oficial No. 170, Tomo No. 137, del 29 de julio de 1944,[269]

La UES en la mitad del siglo XX

El rector Carlos A. Llerena, quien estaba al frente de la dirección de la UES desde 1944, fue reelegido el 19 de julio de 1950 para un nuevo período de gestión, pese a la oposición de los estudiantes a su nuevo nombramiento. Algunos alumnos se tomaron el edificio de la UES en señal de protesta. Las autoridades universitarias, por su parte, solicitaron la intervención de los cuerpos de seguridad para recuperar el local ocupado por los estudiantes. Así las cosas, el 3 de agosto de 1950 los agentes policiales entraron a las instalaciones universitarias por un "boquete" abierto en el edificio del correo nacional y apresaron a los alumnos que se encontraban en su interior. Pero el ambiente de violencia que se mantuvo a pesar de la recuperación del edificio de la UES obligó al rector Carlos A. Llerena a interponer su renuncia el 18 de septiembre de 1950.[270]

Desde la década de 1950, la Universidad de El Salvador se convirtió en el principal referente de pensamiento de la izquierda salvadoreña y fue uno de los núcleos más importantes de oposición a los gobiernos autoritarios y militaristas del país, y fue por esta actitud que muchos de sus estudiantes y catedráticos fueron víctimas de la represión militar.[271]

El edificio de la UES, que había sido inaugurado en 1878 por el gobierno del presidente Rafael Zaldívar, fue consumido por un incendio desatado en la noche del 9 de noviembre de 1955. A raíz de este siniestro, la UES se instaló en el antiguo edificio de las Madres del Sagrado Corazón, el cual era un colegio católico.[275]

En 1958, durante el período de gestión del rector Romeo Fortín Magaña, fue creada la Editorial Universitaria y se nombró a Benjamín Cisneros como su primer director, quien vendió a la UES la maquinaria, el equipo, el terreno y el edificio de lo que se llamó Editorial Universitaria, aunque sería sustituido en ese mismo año por el escritor Ítalo López Vallecillos;[277]

La UES durante la era de las primeras intervenciones militares

El 2 de septiembre de 1960, por orden del presidente José María Lemus, cuerpos de seguridad ingresaron violentamente a la UES, cuya intervención militar concluyó con la golpiza y captura del rector, Dr. Napoleón Rodríguez Ruiz, así como de otras personas que se encontraban en el lugar, resultando también un empleado universitario muerto y varios miembros de la comunidad universitaria heridos como consecuencia de estos hechos.[280]

El gobierno del presidente Julio Adalberto Rivera se distinguió por un apoyo sustancial y un acercamiento a la UES, lo cual ha sido atribuido a la amistad de este mandatario salvadoreño con el rector Fabio Castillo Figueroa, quien fue su compañero de colegio. También se ha explicado que está relación armónica con la UES se mantuvo para evitar que ella se volviera un campo fértil para los grupos revolucionarios, para lo cual su gobierno procuró atraer a su lado a alumnos críticos con cargos públicos o becas para estudiar en el extranjero, y al mismo tiempo se preocupó por otorgar un aumento significativo a la asignación presupuestaria destinada para la UES. De cualquier manera, su gobierno sostuvo una relación menos conflictiva con la UES y hubo menos acciones represivas.[284]

En el período de gestión del rector Fabio Castillo Figueroa (1963-1967) se llevó a cabo un amplio plan de reforma universitaria en los aspectos académico, docente, de planificación, de extensión universitaria y bienestar estudiantil, y de participación de ayuda internacional y privada. Esta reforma universitaria se hizo con el objetivo de incorporar a la UES al desarrollo nacional.[286]

El 21 de agosto de 1964 fue fundada la Facultad de Ciencias Agronómicas.[288]

En 1965 fue creado el Centro Regional de Occidente.[294]

El gobierno del presidente Santiago González había fundado en 1874 las Universidades de Occidente y de Oriente, con sus respectivas sedes en las ciudades de Santa Ana y San Miguel.[297]

Para finales de los años 60 y principios de los 70, las diferentes oficinas de la UES se terminaron de instalar y comenzaron a funcionar en la nueva Ciudad Universitaria que demoró varios años en ser construida.[298]

En la década de los años setenta surgieron dentro de la UES grupos estudiantiles cercanos a los movimientos armados de izquierda revolucionaria como el ERP, FPL, PCS, PRTC, RN y Fuerzas Armadas de Liberación (FAL).[299] El gobierno militar, por su parte, inició una campaña contra la comunidad universitaria, acusándola de ser un centro de adoctrinamiento marxista.

En 1970 estalló en la UES la "Huelga de Áreas Comunes", que en realidad fue una revuelta estudiantil que provocó la destitución de un decano, la renuncia de otros cuatro decanos, la del fiscal universitario, la del rector y la de un ministro del gobierno del presidente Fidel Sánchez Hernández, y que a la larga allanaría el camino para la intervención militar sufrida por la UES el 19 de julio de 1972.[302]

Por sentencia definitiva del 18 de julio de 1972, pronunciada en el proceso de inconstitucionalidad con referencia número 1-71, y publicada en el Diario Oficial No. 133, Tomo No. 236, del 18 de julio de 1972,[306]

Por medio del Decreto Legislativo No. 41, del 19 de julio de 1972, publicado en el Diario Oficial No. 134, Tomo No. 236, del 19 de julio de 1972,[310]

El congreso salvadoreño, al mismo tiempo que derogó la Ley Orgánica de la UES de 1951, decidió crear una comisión ad hoc encargada de custodiar y administrar el patrimonio universitario.[312]

La Universidad de El Salvador permaneció cerrada por un año, mientras el gobierno del presidente Arturo Armando Molina trató de eliminar a los intelectuales detrás de la oposición y el centro de la agitación estudiantil. Desde este trágico acontecimiento, el movimiento estudiantil se mantuvo trabajando desde la clandestinidad y organizando el trabajo reivindicativo que saldría a la luz pública un tiempo después.[316]

El 18 de noviembre de 1976, la UES fue cerrada por las propias autoridades universitarias, luego de conocer la muerte de un custodio de la misma por cinco impactos de bala y de la detonación de artefactos explosivos. Ante la petición de un grupo de padres de familia encaminada a normalizar las actividades académicas en la UES, el gobierno del presidente Arturo Armando Molina decidió crear el Consejo de Administración Provisional de la Universidad de El Salvador (CAPUES).[323]

El 29 de octubre de 1979, varios estudiantes de la UES que participaban en un desfile bufo murieron al enfrentarse con los cuerpos de seguridad en las inmediaciones del Mercado Central de la capital.[324]

La masacre estudiantil del 30 de julio de 1975

«Monumento Universitarios/as Víctimas y Mártires del 30 de julio 1975»: una de las esculturas dedicadas a los estudiantes asesinados durante una protesta a mediados de la década de 1970.

Existe una fecha de gran importancia y trascendencia que marcaría históricamente la vida de la comunidad universitaria: la masacre estudiantil suscitada el 30 de julio de 1975.[327]

El 25 de julio de 1975 en el Centro Universitario de Occidente (actual Facultad Multidisciplinaria de Occidente), durante las fiestas patronales, los estudiantes se preparaban para montar un desfile “bufo”; acto artístico que consistía en disfrazarse de cualquier funcionario público de la época y parodiarlo ridículamente. Ese día los militares irrumpieron las instalaciones universitarias, aplicando la fuerza represiva y capturando a muchos estudiantes, lo cual provocó descontento y protesta en el estudiantado y la comunidad universitaria de aquella época.[328]

Consecuentemente, la más importante manifestación pacífica social estudiantil que condenaba la intervención militar en Santa Ana, se produjo el 30 de julio del mismo año, con una marcha que salió alrededor de las tres de la tarde, desde la Facultad de Ciencias y Humanidades, organizada por la Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños (AGEUS) en la sede central, la cual tenía el objetivo de llegar hasta la Plaza Libertad del centro histórico de San Salvador. Durante el camino, se gritaron consignas contra el gobierno de Arturo Armando Molina y realizaron actividades “bufo”.[329]

Cuando la marcha se encontraba a la altura del paso a dos niveles, ubicado en la 25 avenida norte, en frente del Seguro Social y a dos cuadras del Hospital Rosales, un contingente militar de la Guardia Nacional, Policía Nacional y de Hacienda, bajo órdenes del general Carlos Humberto Romero, embistió la marcha pacífica de jóvenes universitarios y de educación media, disparándoles con armas de grueso calibre, y aplastándolos con tanquetas. La marcha se convirtió en una frenética retirada por salvar la vida. Muchos estudiantes se lanzaron del puente, resultando con fracturas graves, mientras que otros, impactados por las balas cayeron bajo las orugas de los tanques de guerra, y algunos huían heridos, mientras que los demás sobrevivientes se replegaron en un frenesí.[330]

El número exacto de universitarios fallecidos no se conoce hasta la fecha, aunque algunas versiones de sobrevivientes argumentan que las muertes ascendieron a más de cien. Sin embargo, este bélico acontecimiento no detuvo a los estudiantes en la organización y preparación del trabajo reivindicativo por la justicia social del país. La masacre estudiantil del 30 de julio de 1975 ha pasado a ser un genocidio más en la impunidad de los tiempos porque los asesinos intelectuales y materiales nunca fueron enjuiciados.[331]

Como recuerdo de este evento histórico, en el artículo 82-G del Reglamento General de la UES de 2001, agregado a su texto original mediante una reforma aprobada el 28 de julio de 2006, se expresa que la alma máter reconoce el día 30 de julio de cada año como "Día del Estudiante de la Universidad de El Salvador"; y que asimismo, proveerá los recursos económicos para que se promuevan actos socioculturales en conmemoración de esa fecha.[332]

La UES durante el conflicto armado de los años 80 y en la época de la posguerra

Mural de Óscar Arnulfo Romero en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales.
Acto solemne de entrega del doctorado honoris causa post mórtem a monseñor Romero.

El 26 de junio de 1980, estando el país bajo las riendas de la Junta Revolucionaria de Gobierno, la Universidad de El Salvador fue ocupada nuevamente por la Fuerza Armada, iniciándose un período de cuatro años de exilio de la comunidad universitaria,[338] En los años siguientes, centenares de estudiantes, catedráticos, y autoridades universitarias cayeron víctimas de la represión gubernamental.

En el artículo 61 de la Constitución del 15 de diciembre de 1983,[341]

Hasta el final de la guerra civil, la UES sufrió un período de decadencia, sumado al daño de la infraestructura de la Ciudad Universitaria producido por el terremoto del 10 de octubre de 1986.[345]

El 13 de septiembre de 1988, una manifestación de estudiantes de la UES que exigía una mayor asignación presupuestaria terminó en una serie de disturbios que concluyeron con un muerto y varios detenidos.[347]

El 27 de abril de 1989, a petición de grupo de ciudadanos,[350]

El 28 de agosto de 1989, tropas militares dispararon contra quince estudiantes universitarios, matando a uno de ellos e hiriendo a otros seis. Por otra parte, el 16 de diciembre de 1989 fue asesinada una profesora que trabajaba en la sede de la UES de Santa Ana.[351]

El 12 de noviembre de 1989, dentro del contexto de la ofensiva insurgente lanzada por el FMLN el día anterior, el presidente Alfredo Cristiani ordenó la última intervención militar que sufriría la UES y que la mantendría cerrada hasta el siguiente año.[353]

En 1991, con la elección del rector doctor Fabio Castillo Figueroa para una segunda gestión, se inició un período de recuperación para la Universidad de El Salvador. Uno de sus logros conseguidos en esta nueva etapa de labores al frente de la UES fue hacer realidad el sueño de crear la Facultad de Ciencias Naturales y Matemática el 5 de septiembre de 1991, la cual comenzaría a funcionar como tal el 4 de enero de 1992.[355]

En 1992 fue fundado el Instituto de Formación y Recursos Pedagógicos Universidad de El Salvador, con el propósito de contribuir a la formación del profesorado y a la investigación educativa. El 13 de octubre de 1994 fue establecido el Instituto Universitario de Educación de la UES, con la finalidad de contribuir a la transformación y el desarrollo del sistema educativo nacional. Y por su parte, el 2 de febrero de 1995 fue creado el Instituto de Estudios Históricos, Antropológicos y Arqueológicos de la UES, con el objetivo de esclarecer y fortalecer la memoria histórica y la toma de conciencia acerca de la realidad nacional.[356]

Posteriormente se aprobaron la Ley Orgánica de la UES de 1999[358]

Siglo XXI

Dra. María Isabel Rodríguez, además de ser una de las primeras mujeres en convertirse en diputadas de El Salvador, fue la primera mujer vicedecana y la primera mujer decana de una facultad en esta institución; y, además, la primera -y hasta hoy única- mujer rectora de la UES ( 1999- 2007).
Salvador Moncada, científico reconocido con el Premio Príncipe de Asturias en 1990.

En la gestión de la rectora María Isabel Rodríguez ( 1999- 2007) se superaron la mayoría de prejuicios sociales hacia la UES, las luchas internas de la Universidad de El Salvador se aplacaron, se luchó por un presupuesto adecuado y un mayor desarrollo académico y científico; y además se firmaron acuerdos de cooperación con el gobierno del presidente Francisco Flores y se obtuvo un préstamo de $25 000 000 a través del BCIE para la reconstrucción de la infraestructura de la alma máter,[360]

En noviembre de 2001, la Biblioteca Central de la UES publica en línea la primera versión de la Biblioteca Virtual de la Universidad de El Salvador, con la finalidad de preservar en formato digital aquellos materiales antiguos o dañados por el tiempo y por otras causas, que fueran de mayor interés para la comunidad universitaria.[361]

Entre 2001 y 2002 se construyó el Complejo Deportivo de la Universidad de El Salvador, uno de los escenarios universitarios más modernos y complejos del país y Centroamérica, donde se disputaron los XIX Juegos Centroamericanos y del Caribe.[363]

El 6 de julio de 2005 se produjo una marcha estudiantil en contra del gobierno del presidente Elías Antonio Saca por la posibilidad de autorizar un incremento al precio del pasaje del transporte colectivo. La protesta juvenil terminó en una batalla campal entre policías antimotines y manifestantes frente a la entrada principal de la UES que dejó varios heridos y daños materiales.[364]

Casi exactamente un año después, el 5 de julio de 2006, se realizó una nueva marcha estudiantil en contra del gobierno del presidente Elías Antonio Saca, pero esta vez en señal de inconformidad al conocer de la aprobación de un aumento a la tarifa del pasaje del autobús urbano, la cual culminó en las afueras del campus central de la UES, donde se produjo un tiroteo entre algunos manifestantes y los agentes policiales. En el enfrentamiento armado murieron dos miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) y varios policías antimotines más resultaron heridos. Sobre este caso fueron procesados y condenados los manifestantes José Mario Belloso Castillo y Luis Antonio Herrador Funes, respectivamente, como autor y cómplice del homicidio de los dos agentes policiales.[368]

Durante estos hechos, francotiradores de la PNC lesionaron a un empleado universitario y dispararon contra los edificios de la UES.[370]

Ante el ataque armado perpetrado contra los agentes policiales, el gobierno del presidente Elías Antonio Saca culpó directamente al FMLN de haber planificado esos disturbios, debido a que el autor de los disparos y su cómplice estaban afiliados a ese partido político.[379]

En el período de funciones de la rectora María Isabel Rodríguez, la comunidad universitaria rechazó en mayo de 2006 un préstamo del BID destinado para la alma máter, con el argumento de que se quería privatizar a la UES.[380]

Durante la gestión del rector Rufino Quezada (2007-2011) reaparece la revista "La Universidad" después de varios años de ausencia.[382]

El 9 de febrero de 2010 fue inaugurado el Centro Regional de Salud Valencia en la UES, cuya atención médica está enfocada en la prevención y tratamiento de problemas visuales y auditivos de la población infantil. Su creación fue gestionada desde 2004 por la UES y la Universidad de Valencia de España, y contó con el apoyo de la Generalidad de Valencia y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.[383]

El 15 de febrero de 2013 se dio inicio al proyecto de "Construcción y Equipamiento del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Aplicada de la Universidad de El Salvador y Sedes Regionales" (INCTAUES), con la inauguración en la sede de Nueva Concepción, Chalatenango.[384]

Desde 2013 la Universidad de El Salvador afronta una situación crítica debido a un déficit presupuestario de 6.5 millones de dólares contabilizados hasta 2015.[385]

Biblioteca Central de la Universidad de El Salvador.

El 29 de octubre de 2015, el Consejo Superior Universitario nombró a José Luis Argueta Antillón como rector interino de la UES, luego de que la Asamblea General Universitaria (AGU) no lograra elegir al sustituto del rector Mario Roberto Nieto Lovo, quien ejerció sus funciones al frente de la UES en el período comprendido de 2011 a 2015.[387]

El 19 de enero de 2016, la UES, en coordinación con el Ministerio de Educación, inauguró el proyecto "Universidad en Línea", con el objetivo de extender el acceso a la educación superior a un mayor número de personas. Las primeras carreras a impartir con este programa de educación a distancia son Licenciatura en Enseñanza del Idioma Inglés,[390]

Por Decreto Legislativo No. 277, del 11 de febrero de 2016, publicado en el Diario Oficial No. 35, Tomo No. 410, del 19 de febrero de 2016,[393]

Para salir del entrampamiento en que había quedado la elección del nuevo rector de la UES desde el 29 de octubre de 2015, se realizaron de nuevo las votaciones en el sector profesional no docente de la Facultad Multidisciplinaria Paracentral el 7 de abril de 2016. El resultado de la elección dejó como candidato de ese sector a Roger Arias con 59 votos a favor, frente a Ana María Glower de Alvarado, quien obtuvo 43 votos.[398]

El 6 de octubre de 2016 la UES anunció que el programa Universidad en Línea ofrecerá tres nuevas carreras a impartir en esta nueva modalidad educativa: Ingeniería de Sistemas Informáticos, Ingeniería Industrial y Licenciatura en Mercadeo Internacional.[399]

Other Languages