Universidad Nacional de Luján

Universidad Nacional de Luján
Sigla UNLu
Lema Orgullosos de Nuestra Universidad
Tipo Pública
Fundación 20 de diciembre de 1972 (43 años)[1]
Localización
Dirección Ruta 5 y Avenida Constitución
Luján, Bandera de Provincia de Buenos Aires  Buenos Aires, Flag of Argentina.svg  Argentina
Campus Sede Central Luján
Coordenadas 34°34′41″S 59°05′14″O / -34.57805556, 34°34′41″S 59°05′14″O / -59.08722222
Otras sedes Capital Federal[2]
Del Pilar
Administración ( 2010)
Rector/a Ing. Agr. Osvaldo Pedro Arizio
Vicerrector/a Esp. Ing. Agr. María Cristina Serafini
Decanato

Departamento de Ciencias básicas:
Bioq. Jorge Mufato.


Departamento de Ciencias Sociales:
Prof. Omar Gejo.


Departamento de Educación:
Mg. María Eugenia Cabrera.


Departamento de Tecnología:
Ing. Anabella Gei.
Secretario de administración Mg. Carlos Alberto Jesús Molinari
Afiliaciones CIN, CONEAU, CPRES,[3] OUI IOHE, Universia
Financiamiento ARS $ 147 540 864 ( 2010)[4]
Funcionarios 2 448
Administrativos 472
Academia ( 2010)
Profesores Crecimiento 2 265; 284 (dedicación exclusiva)
Empleados 676
Estudiantes Decrecimiento 16 717
 •  Pregrado Crecimiento 13 214 (pregrado y grado)
 •  Posgrado Crecimiento 334
 • Otros Decrecimiento 3 503 (ingresantes)
Colores     
Sitio web
www.unlu.edu.ar

Los datos sobre profesores, estudiantes de grado, posgrado e ingresantes corresponden al año 2010.[6]
[ editar datos en Wikidata]

La Universidad Nacional de Luján (UNLu) es una universidad pública argentina ubicada en la ciudad de Luján, fundada por la ley 20 031[7] del 20 de diciembre de 1972, como parte del Plan Taquini, el programa de reorganización de la educación superior que llevaría a la fundación de las universidades de Jujuy, La Pampa, Lomas de Zamora, Entre Ríos, Catamarca, Misiones, Salta, San Juan, San Luis y Santiago del Estero. La Universidad está organizada en varias sedes regionales. Cuenta además con un Instituto Superior dedicado a la enseñanza de la Educación Física.

Fue cerrada durante el Proceso de Reorganización Nacional, y reabierta por el Presidente Raúl Alfonsín,[9] el 30 de julio de 1984, luego de restablecida la democracia. Hoy cuenta con una fuerte orientación a la actividad académica, y un Instituto de Investigaciones en Ecología y Desarrollo Sustentable (INEDES), formando profesores e investigadores en biología y ecología y en áreas de las ciencias humanas y sociales.

En la actualidad, la Universidad cuenta con Centros Regionales y Delegaciones Universitarias en varios lugares de la provincia de Buenos Aires, y una Sede en la Capital Federal.[10]

Su actual rector es el ingeniero agrónomo Osvaldo Pedro Arizio. La vicerrectora es la Ing. Agr. María Cristina Serafini.[11]

Historia

Durante los años 60 y 70, la demanda universitaria en Argentina eran altas y la creación de nuevas universidades se volvía necesaria. A causa de esto, y tras la aprobación de la Ley 20 031, se crea la Universidad Nacional de Luján.

La Universidad tenía como influencia una zona agropecuaria, ubicada en límite con el área metropolitana de Buenos Aires, que se caracterizaba por poseer un rápido crecimiento demográfico, económico e industrial.

Desde su inicio la Universidad se caracterizó por ofrecer carreras cortas, de grado y no tradicionales, orientadas principalmente a la agronomía y a la alimentación. Fue la pionera en ofrecer la posibilidad de estudios a personas mayores de 25 años sin título secundario, llegando a tener un promedio de edad de 33 años.[12]

El primer Rector fue el Dr. Ramón Rosell. El segundo Rector fue Emilio Mignone quién al poco tiempo realizó una expansión de la Universidad; creó los Centros Regionales ubicados en General Sarmiento, Mercedes, Chivilcoy y 9 de Julio. Esta expansión no estaba en la idea originaria a la creación de la Universidad, pero fue de gran utilidad para fortalecerla en tiempos políticos difíciles.[12]

La Universidad sufrió una Clausura durante la última dictadura que duró 4 años, 5 meses y 9 días, hasta su reapertura ya en democracia.[13]

Escudo

En 1984, el rector normalizador de la Universidad, Enrique Fliess, adoptó el escudo diseñado por Mario Argentino Bartoli Cerri.[16]

La forma del escudo es circular, en el centro se encuentra un ave fénix apoyado sobre un escudo triangular deformado, el cual a su vez está por encima de una figura amarilla apergaminada y es rodeado por una cinta roja.

Clausura de la Universidad

La Universidad poseía una gran actividad social, centrada en los problemas que la región presentaba.

Con el comienzo de la dictadura de 1976, el rector Emilio Mignone renuncia a su cargo. Durante varios meses la Universidad es intervenida hasta la asunción de Gerardo Amado, quien renuncia en los primeros meses de 1979 y es sucedido por Paine. Finalmente, y luego de varios meses la Universidad fue clausurada por Ley 22 167[17] Fue la única universidad que sufrió éste hecho durante la dictadura.

Se realizaron diversas marchas reclamando por la Reapertura de la Universidad, bajo el lema: «Orgullosos de nuestra Universidad». Personalidades como Ernesto Sabato, Jorge Luis Borges, León Gieco (a quien se le prohibió cantar en la Universidad e incluso dedicó unas estrofas a la clausura) y Adolfo Pérez Esquivel, entre otros, repudiaron el cierre de la Universidad indicando que era un agravio para la cultura y la comunidad.

En el momento de la Clausura, la Universidad contaba con 1 626 alumnos, 375 docentes, 126 no docentes y 192 graduados. Poseía un Centro a distancia, varios laboratorios, un presupuesto de ARL $ 18 000 000. La infraestructura estaba compuesta por un edificio de 4 000 m² amueblado. Se destinaban de este 1 000 m² para los laboratorios, los que contaban con un equipamiento científico valuado en US$ 200 000, y 4 centros regionales en Campana, Chivilcoy, General Sarmiento y 9 de Julio.[18]

La universidad más favorecida por la Clausura fue la Universidad de Buenos Aires (UBA), quién dictó la carrera de ingeniería en alimentos en la Sede Central de la UNLu. Tuvo el poder administrativo sobre los centros regionales y muchos de los equipos y materiales fueron trasladados desde su ubicación dentro de la UNLu a edificios de la UBA.[18]

Según la Universidad, el daño sufrido fue cercano a los $ 225 407 048 ($84 527 643 en daños morales y $ 140 879 405 en daños materiales). Entre los daños morales sufridos se encuentran: desprestigio público a la Institución, docentes, graduados, alumnos, alumnos que siguieron estudiando en otras universidades y a los graduados ex-UNLu.[18]

Reapertura y actualidad de la Universidad

Other Languages