Unión Republicana (1903)

Unión Republicana
LíderNicolás Salmerón, Alejandro Lerroux
Fundación25 de marzo de 1903
DisoluciónAbril de 1910[a]
IdeologíaRepublicanismo,
catalanismo (al final de su existencia)
PaísEspaña

La Unión Republicana (UR) fue un partido político español, de ideología republicana, que existió entre 1903 y 1910. A lo largo de su corta existencia la formación logró cosechar algunos éxitos electorales, si bien acabaría desapareciendo víctima de las divergencias internas. Su espacio sería ocupado por el Partido Republicano Radical de Lerroux.

Historia

Orígenes y formación

El partido fue fundado en Madrid en 1903, de la mano del histórico Nicolás Salmerón y de Alejandro Lerroux. El acto fundacional tuvo lugar el 25 de marzo de 1903, con una gran asamblea republicana celebrada en el madrileño Teatro Lírico.[4]

Meeting republicano en el Frontón Central de Madrid, por Campúa (1905).

En el seno de la organización sobresalían varias corrientes, como era el caso de Salmerón y sus seguidores, o personalidades como Gumersindo de Azcárate y Melquíades Álvarez —que constituían el llamado sector «gubernamental»—; también existía un sector de republicanos radicales, dispuestos a la acción directa y capitaneados por Lerroux.[5]​ En su programa reclamaba la restauración de la Constitución de 1869, la proclamación de la república y convocar unas Cortes Constituyentes.

El nuevo partido consiguió reunir a todos los partidos republicanos españoles, salvo el Partido Republicano Democrático Federal, con el cual sólo lograron una alianza electoral. En las elecciones de 1903, la coalición logró un importante éxito y obtuvo 36 escaños, con una importante victoria en Barcelona —donde fue la formación más votada—, Madrid y otras grandes ciudades.[2]

La Unión Republicana concurrió a los comicios de 1905, volviendo a obtener una presencia significativa en el Congreso.

Crisis del partido

A pesar de sus éxitos electorales, pronto se pondrían de manifiesto los problemas internos que seguían subsistiendo, como de hecho sería el caso de la «cuestión catalana». La promulgación de la ley de Jurisdicciones y la conveniencia de pactar con los catalanistas rompieron el partido. De una parte, los partidarios de colaborar con los regionalistas (liderados por Salmerón) y de otra los opuestos al catalanismo, encabezados por Alejandro Lerroux y apoyados, tras un intento de conciliación, por Julián Besteiro. A esta cuestión tampoco ayudaron las diferencias entre Lerroux y Salmerón. Las elecciones de 1907, que quedaron lejos de las expectativas, constituyeron un duro golpe para el partido.[6]​ La Unión Republicana, que sufrió las consecuencias de sus divergencias internas, también chocó con las limitaciones del sistema político de la época.

Salmerón, c. 1908.

En 1906 Salmerón y una parte de la UR de Cataluña se sumaron a Solidaridad Catalana, coalición electoral que encabezaría el propio Salmerón con notable éxito.[9]

En mayo de 1909 la Unión Republicana celebró una Asamblea durante la cual se intentó llevar a cabo una reorganización de los restos del partido,[n. 2]​ Diversos sectores republicanos se negaron incluso a asistir a la reunión.

La Unión Republicana quedó así como un partido exclusivamente de ámbito catalán, liderado por figuras como Francesc Layret, Albert Bastardas, Eusebio Corominas, Emilio Junoy, Lluís Companys o José Roca. En 1909 Unión Republicana se coaligó con el Centre Nacionalista Republicà y los federales, para formar Esquerra Catalana, alianza electoral que se presentó a las elecciones de 1910. En abril de ese año todas estas fuerzas se agruparían en un único partido: la Unión Federal Nacionalista Republicana,[13]​ lo que supuso la desaparición de Unión Republicana.