Unión Francesa

La Unión Francesa (en francés: Union Française) fue la entidad política en vigor durante la IV República instaurada por la Constitución francesa del 27 de octubre de 1946.

Esta entidad fue creada como un nuevo modelo continuador la administración del antiguo sistema colonial con el que se había gobernado parte del Imperio francés. El fracaso de su política se hizo patente en conflictos como las guerras de Indochina o Argelia, que acabaron provocando la crisis económica, social e institucional tanto de la Unión como del sistema de la Cuarta República. Ello desembocaría en la constitución de la V República en 1958 y su substitución, según la Constitución de 1958 por la Comunidad Francesa (en francés: Communauté française).

Orígenes

El Preámbulo de la Constitución francesa recogía la voluntad de instaurar una Unión Francesa sin discriminación entre sus miembros y así declaraba que, Francia forma con sus pueblos de ultramar una Unión fundada sobre la igualdad de derechos y deberes, sin distinción de raza ni de religión (La France forme avec les peuples d'outre-mer une Union fondée sur l'égalité des droits et des devoirs, sans distinction de race ni de religión.).

La Unión Francesa surgió como respuesta a la Carta de las Naciones Unidas del 25 de agosto de 1945 y el modelo británico de la Mancomunidad de Naciones, constituida también en 1946. Según la Constitución, la Unión debía procurar el desarrollo de la civilización y cultura comunes así como preservar la defensa, aunque a continuación la misma constitución declaraba el interés de la nación francesa por permitir el acceso a la autonomía y a la democratización de los pueblos, rechazando las prácticas colonialistas.

Los principios y organización de la Unión estaban estipulados en el Título VIII (de la Unión Francesa) que correspondía a los artículos 60 a 82 de la constitución. A su vez, estaba formada por la Francia metropolitana, departamentos y territorios de ultramar junto con los estados y territorios asociados, tenía por misión principal (Art. 62°) la puesta en común y coordinación de todos los medios necesarios para la defensa de sus miembros.

La Unión estaba presidida por el mismo presidente de la República francesa y organizada entorno al Alto Consejo (Haut Conseil) y la Asamblea (Assemblée). En el Alto Consejo tenían representación miembros del gobierno francés y representantes de cada uno de los Estados asociados. En la Asamblea, la mitad de los representantes provenían de la metrópoli mientras que la otra mitad estaba constituida por representantes de los departamentos y territorios de ultramar (outre-mer) y Estados asociados de manera proporcional a su población. Los miembros de los departamentos y territorios de ultramar debían ser elegidos por las propias asambleas locales o consejos y los representantes de los Estados asociados según sus normas y legislaciones internas. La Asamblea es convocada y clausurada por el Presidente de la Unión Francesa o por petición de la mitad de sus representantes.

La Constitución de la IV República instauró la calidad de ciudadano de la Unión francesa que igualaba en derechos y libertades a los nacidos en Francia con los ciudadanos de cada Estado asociado. A pesar de la declaración constitucional, la debilidad del sistema político y de los sucesivos gobiernos llevaron a conducir una política torpe en materia de descolonización, que no supuso ni la ruptura con el espíritu colonial del Empire ni terminó por aceptar las aspiraciones de los pueblos indígenas por lo que rápidamente en diversos territorios se adoptaron medidas de represión que provocaron conflictos violentos.

Other Languages
Afrikaans: Franse Unie
български: Френска общност
Cymraeg: Undeb Ffrainc
English: French Union
Esperanto: Franca Unio
français: Union française
Bahasa Indonesia: Uni Perancis
italiano: Unione francese
한국어: 프랑스 연합
Nederlands: Union française
norsk bokmål: Den franske union
português: União Francesa
українська: Французький Союз
Tiếng Việt: Liên hiệp Pháp