Unión Demócrata Independiente

Unión Demócrata Independiente
UDI 2016.png
Presidente Hernán Larraín[1]
Secretario/a general Guillermo Ramírez
Jefe de bancada de diputados Juan Antonio Coloma[2]
Jefe de comité de senadores Víctor Pérez Varela
Fundación 24 de septiembre de 1983 (como movimiento)
22 de octubre de 1988 (como partido)
Legalización 25 de abril de 1989
Ideología Conservadurismo[3]
Conservadurismo social[4]
[5]
Neoliberalismo[8]
Nacionalismo[9]
Catolicismo tradicional[10]
Liberalismo económico[5]
Posición Derecha[11]
Centroderecha[12]
Miembro de Grupo de los Ocho (1984)
Alianza (1989-2015)
Chile Vamos (2015-presente)
Sede Suecia 286, Providencia, Santiago de Chile
País Flag of Chile.svg  Chile
Organización
juvenil
Juventud UDI
Afiliación internacional Unión Internacional Demócrata
Afiliación regional Unión de Partidos Latinoamericanos
Membresía 72 241 (2015)[13]
Senadores
7 / 38
Diputados
29 / 120
Consejeros regionales
46 / 278
Alcaldes
47 / 345
Concejales
352 / 2224
Sitio web www.udi.cl
[ editar datos en Wikidata]

Unión Demócrata Independiente (UDI) es un partido político chileno de derecha, fundado como movimiento político en 1983. Su principal inspirador fue el abogado, político y profesor universitario Jaime Guzmán, personaje clave de las políticas del Régimen Militar y senador de Chile desde 1990 hasta su asesinato el 1 de abril de 1991.

Sus orígenes ideológicos se remontan al Movimiento Gremial de la Universidad Católica de Chile en 1966, caracterizado por promover la independencia y despolitización de los cuerpos intermedios de la sociedad.

Junto a Renovación Nacional (RN), Evolución Política (Evópoli) y el Partido Regionalista Independiente (PRI) conforma la coalición política denominada Chile Vamos.

Actualmente es el partido político más votado de Chile.[16]

Historia

Origen

La Unión Demócrata Independiente tiene sus orígenes en el movimiento gremialista de Jaime Guzmán. Guzmán era un estudiante de la Pontificia Universidad Católica de Chile en 1967, cuando se produjo la "reforma universitaria" en esa institución, en la que se proponía una universidad nueva, preocupada de los problemas de la sociedad y eminentemente politizada. Guzmán, que se encontraba en contra de estas reformas, por estimar que desnaturalizaban el rol esencialmente universitario de la institución, lideró la resistencia a la ocupación de la universidad por los reformistas y realizó un intento de retomarla. Su intento fracasó, pero sus ideas permitieron la formación del denominado Movimiento Gremial, un nuevo referente que logró acceder a la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica de Chile, y que constituyó un semillero de nuevos líderes.[17]

Guzmán criticaba a la democracia liberal como único medio de representación, planteando la necesidad de reforzar el principio de subsidiariedad y vigorizar los movimientos sociales intermedios, por la vía que estos fueran independientes para desarrollar sus propios fines específicos. Ya en pleno gobierno de Salvador Allende, algunos jóvenes militantes del Partido Nacional, de Democracia Radical y del Partido Demócrata Cristiano pasaron a formar parte del Movimiento Gremialista de Jaime Guzmán.[18]

Guzmán fue uno de los miembros de la Comisión de Estudios de la Nueva Constitución, que participó en la redacción de la nueva Constitución Política promulgada en 1980.

Fundación y primeros años

Primer logo de la UDI.

Tras la crisis económica de 1982, que provocó la salida temporal de los Chicago Boys, Guzmán se alejó del gobierno y decidió formar el movimiento gremialista que deseaba, fundándolo el 24 de septiembre de 1983 bajo el nombre de Movimiento Unión Demócrata Independiente. A éste se sumaron otros grupos como Nueva Democracia y el Frente Juvenil de Unidad Nacional.[20]

«...(al Partido Comunista) hemos resuelto combatirlo sin tregua y disputarle palmo a palmo las poblaciones... si hasta ayer nuestra voluntad de lucha era firme, desde hoy el martirio de Simón Yévenes la convertirá en indestructible.»
Jaime Guzmán, en el funeral de Simón Yévenes, 4 de abril de 1986.

El naciente movimiento, partidario del Régimen Militar, tuvo (a diferencia de los grupos políticos de derecha tradicional) un fuerte acento en implantarse en los estratos populares, con el propósito de ir arrebatando a la izquierda marxista su tradicional dominio de estos. En medio de la creciente crisis económica de aquella época, los militantes realizaban trabajos en terreno y formando líderes poblacionales que ayudaran a extender la influencia de la UDI en los sectores medios y populares. Uno de ellos fue Simón Yévenes, pequeño comerciante y dirigente de la UDI de la comuna de La Granja, asesinado el 2 de abril de 1986 por un grupo del movimiento insurgente de izquierda Frente Patriótico Manuel Rodríguez.[21]

El 29 de abril de 1987, la Unión Demócrata Independiente se fusionó con otros movimientos afines como el Movimiento de Unión Nacional de Andrés Allamand y el Frente Nacional del Trabajo, encabezado por Sergio Onofre Jarpa, más algunos antiguos militantes y partidarios del Partido Nacional y de la Democracia Cristiana, formando el partido Renovación Nacional (RN), que logró aglutinar brevemente a casi la totalidad de los movimientos de derecha del país. Sin embargo, la UDI mantuvo su propia identidad en el nuevo partido, lo que, en marzo de 1988, provocó una crisis que culminó con la expulsión de Jaime Guzmán de Renovación Nacional y como consecuencia, la renuncia al partido de todos los miembros de la UDI,[20]

Allamand quedaba al frente de Renovación Nacional, mientras que Jaime Guzmán lograba refundar (el 22 de octubre de 1988)[24]

El 3 de mayo de 1989 se constituye la primera directiva de la UDI, siendo integrada por Jaime Guzmán Errázuriz como presidente; Jovino Novoa Vásquez, Francisco Bartolucci Johnston, Eugenio Cantuarias Larrondo, Julio Dittborn Cordua y Joaquín Lavín Infante, como vicepresidentes y como secretario general, Pablo Longueira Montes.

Años 1990

Los dirigentes de la UDI Joaquín Lavín, Jaime Guzmán y Jovino Novoa a principios de la década de 1990.

En las elecciones presidenciales, la Unión Demócrata Independiente promovió la candidatura de Hernán Büchi, apoyada también por Renovación Nacional. Büchi renunció temporalmente como candidato (lo que originó que RN propusiese a su propio candidato, Sergio Onofre Jarpa), pero concurrió finalmente. Su candidatura resultó segunda, con un 29,40% de los votos, siendo superado por el candidato Demócrata Cristiano de la Concertación, Patricio Aylwin.

En las elecciones parlamentarias de 1989, la Unión Demócrata Independiente obtuvo un 9,82% de votos en diputados (14 diputados de 120) y un 5,11% en senadores (2 senadores electos sobre 38). Guzmán fue candidato por la Circunscripción VII (Santiago Poniente), junto con Andrés Zaldívar y Ricardo Lagos, dos de los principales líderes de la Concertación de Partidos por la Democracia. Aunque Guzmán obtuvo el tercer lugar con solo el 17% de los votos, el sistema binominal permitió su elección relegando a Lagos que había sacado 175.000 votos más, con el 30%. Guzmán, desde 1990, quedó posicionado como el líder de la oposición y fue una de las voces más críticas del nuevo gobierno democrático, acusándole de blandura en la lucha contra las organizaciones terroristas y subversivas que operaban en Chile aún luego del restablecimiento de la democracia. El 1 de abril de 1991, Guzmán fue asesinado por miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.[25]

La Unión Demócrata Independiente se mantuvo en los primeros años de la transición como un partido menor en comparación con su aliado Renovación Nacional, pero con el paso de los años logró ganar preferencias, igualar y superar a RN. En las elecciones siguientes, la UDI comenzó a crecer notoriamente: obtuvo un 12,11% en la elección de diputados de 1993, un 14,45% en las elecciones de 1997 y 25,19% en las elecciones de 2001, año en que se convirtió en el partido más votado, quitando ese título a la Democracia Cristiana.

Pablo Longueira, cofundador y presidente del partido entre 1998 y 2004.

En 1992, el partido realizó un Congreso Doctrinario en Punta de Tralca, ocasión en que se definieron los principios regidores del partido, definiéndose como popular, libertario y con un sentido cristiano. Dentro de este primer punto, se definió la consagración de la UDI como un partido popular, aclarándose que "el destinatario de nuestra acción es el pueblo chileno, formado por todos sus habitantes, sin exclusión alguna". Según el ideario del partido la noción de pueblo es superior a todas las divisiones que puedan existir dentro de la nación, por ende el partido luchará por toda la sociedad chilena. Así mismo, se proclamó como defensor de la libertad del pueblo, aquella que es libre y creadora de más libertad. De esta manera, la UDI expresó en su declaración de principios que "alcanzar la libertad y sus bienes como la paz y la justicia son prioridades como organización política". Se puntualizó la inspiración cristiana del partido, no definiéndose como un partido político confesional. Postularon también el valor de la familia, el Estado y otras entidades intermedias, toda vez que son el centro de la acción social.

En 1999, el alcalde de Las Condes y militante de la UDI Joaquín Lavín fue proclamado candidato de la Alianza por Chile para la elección presidencial. Aún siendo un rostro relativamente nuevo, su moderado respaldo a Augusto Pinochet y una propuesta eminentemente pragmática más que dogmática, lo llevó a obtener el 47,51% de los votos frente al candidato de la Concertación Ricardo Lagos en la primera votación, con una diferencia de aproximadamente 30.000 votos (es decir, casi un voto por mesa). Finalmente, en enero de 2000, Lavín obtuvo un 48,69% de los votos frente al 51,31% de Lagos en la segunda vuelta, lo que fue la mayor votación obtenida por un candidato presidencial de derecha en Chile en el siglo XX.

Oposición al gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006)

Cierre de campaña presidencial y parlamentaria de la Unión Demócrata Independiente en el Estadio Nacional, realizada el 7 de diciembre de 2005.
Candidatos de la UDI a las elecciones parlamentarias de 2005 durante el cierre de campaña.

Durante la primera mitad del período presidencial de Ricardo Lagos (2000-2006), la UDI se consolida como un actor político relevante de la oposición. Muestra de ello son los resultados de la UDI en las elecciones municipales de Chile de 2000, las elecciones parlamentarias de Chile de 2001 y el acuerdo Lagos-Longueira del 17 de enero de 2003 para modernizar el Estado y dar una salida políticamente consensuada a los casos de corrupción (Coimas, Mop Gate, Ciade, sobresueldos, concesiones, Corfo) que afectaban la estabilidad institucional del gobierno de Lagos. Fruto de esto es la legislación sobre financiamiento electoral, probidad, alta dirección pública, asignación por funciones críticas, ley de compras públicas, ley de procedimiento administrativo, entre otras. En este periodo destaca especialmente la figura del presidente del partido, Pablo Longueira.

En julio de 2002 el concepto de «partido popular» fue instaurado oficialmente en los estatutos de la UDI, mediante la inclusión de dichas palabras en el lema del partido.[27]

Un hito en la imagen del partido se produjo en 2003, cuando Longueira informa en una entrevista de TV que se reunía con familiares de detenidos desaparecidos, quienes veían al partido como una institución seria y confiable, a través de la cual podrían obtener algunas de las soluciones que la Concertación hasta esa fecha no les había otorgado. De estas numerosas reuniones, surgió el documento "La Paz Ahora", que buscaba dar una señal de reconciliación nacional.[29]

También durante 2003 se acentuaron los roces y conflictos entre RN y UDI, debidos principalmente a una disputa entre ambos partidos por el liderazgo al interior de la Alianza por Chile, así como a desavenencias personales entre los presidentes de ambos partidos, Pablo Longueira y Sebastián Piñera. Tal es que Joaquín Lavín, que por entonces era el líder de la Alianza por Chile y candidato único del sector para la elección presidencial, debió pedir públicamente y de improviso a ambos la renuncia a sus cargos en marzo de 2004.[32]

La disputa por la hegemonía en la Alianza por Chile, la percepción de agotamiento de la figura de Lavín luego de cuatro años en la alcaldía de Santiago y cinco años como precandidato presidencial, entre otros factores, desembocó finalmente en que Renovación Nacional levantara en mayo de 2005 la candidatura de Piñera a la Presidencia del país, no obstante el compromiso previo de apoyar nuevamente la opción de Lavín. Estos hechos llevaron a la renuncia de numerosos dirigentes de RN. Aunque se propuso realizar elecciones primarias para que la Alianza presentara un solo candidato presidencial en la elección presidencial, en definitiva RN mantuvo la candidatura de Piñera y la UDI patrocinó a Lavín, quien obtuvo el tercer lugar (23,22% de los votos), resultando excluido de la segunda vuelta. No obstante su derrota, al día siguiente de la elección, Lavín y la UDI se sumaron resueltamente a la campaña de Piñera, que finalmente obtuvo sólo el 46,50% ante Michelle Bachelet.[33]

Oposición al primer gobierno de Michelle Bachelet (2006-2010)

Lanzamiento de la Coalición por el Cambio, 6 de mayo de 2009.

Durante el gobierno de Michelle Bachelet, la UDI fue el partido mayoritario en ambas cámaras del Congreso y enfrentó con éxito la elección municipal de 2008. En el plano interno, en julio de 2008 por primera vez se presentaron dos listas para dirigir el partido: una encabezada por Juan Antonio Coloma y Víctor Pérez Varela (que contaban con el respaldo de los líderes históricos del partido) y otra por José Antonio Kast y Rodrigo Álvarez (apoyados principalmente por los diputados más jóvenes). Ambos candidatos recorrieron el país y tomaron contacto con sus cuadros por varios meses. Efectuada la inédita elección por los 800 consejeros generales reunidos en el edificio Diego Portales, la lista de Kast obtuvo el 36% de los votos.

La directiva de Coloma se abocó de inmediato a los detalles de la inminente elección municipal, y apenas concluida ésta, a los preparativos de la elección parlamentaria del año siguiente y a la cuestión de la sucesión presidencial. En Termas de Colina, en consejo directivo ampliado de 12 de diciembre de 2008, los más altos dirigentes del partido resolvieron renunciar a la opción de ofrecer al país un candidato presidencial de la UDI y entregar desde entonces su apoyo a la candidatura de Sebastián Piñera para evitar un quinto gobierno consecutivo de la Concertación. Esta decisión se ratificó por unanimidad en Valparaíso, en consejo general del partido, el 22 de agosto de 2009.

Sebastián Piñera, el candidato de la Coalición por el Cambio, fue elegido Presidente de la República de Chile el 17 de enero de 2010, en balotaje frente al senador Eduardo Frei Ruiz-Tagle. La UDI y su despliegue territorial fue clave para el triunfo de Piñera y su penetración en los segmentos populares del país. Por su parte, en las elecciones parlamentarias de Chile de 2009, la UDI logró mantenerse como el partido más votado del país y eligió 37 diputados.

Partido oficialista (2010-2014)

Reunión del presidente Sebastián Piñera con la directiva nacional de la UDI en 2011.

Numerosos militantes de la UDI participaron en el Gobierno de Sebastián Piñera en todos los niveles. Algunos de los miembros más destacados del fueron los ministros de Estado Andrés Chadwick, Pablo Longueira, Ena von Baer, Joaquín Lavín, Evelyn Matthei, María Ignacia Benítez, Rodrigo Álvarez; los subsecretarios Julio Dittborn, Miguel Flores, Tomás Flores, Pablo Wagner, Carol Bown y Rosanna Costa; y Jacqueline van Rysselberghe, que asumió la intendencia de la Región del Biobío en estado de catástrofe luego del terremoto del 27 de febrero de 2010.

En agosto de 2010 se enfrentaron por segunda vez las listas de Juan Antonio Coloma y José Antonio Kast para dirigir la UDI, nuevamente con un triunfo para Coloma con más del 67% de los votos de los consejeros generales reunidos en el Círculo Español de Santiago.

Desde el 30 de marzo de 2012, el presidente de la UDI fue Patricio Melero y su secretario general fue José Antonio Kast, quienes fueron elegidos por aclamación. Esta directiva logró sortear con moderado éxito la elección municipal de 2012, sufriendo derrotas en algunas comunas simbólicas y obteniendo otros municipios menores, pero manteniéndose como el partido más votado de Chile.

Tras dos cambios de candidato, la abanderada de la UDI para la elección presidencial de 2013 fue Evelyn Matthei.

El 12 de enero de 2013, el consejo general de la UDI realizado en el Congreso Nacional en Valparaíso, proclamó como su candidato a la Presidencia de Chile al ex ministro de Minería y Obras Públicas Laurence Golborne.[34]

Luego de la renuncia de Golborne a su candidatura, el 29 de abril de 2013, en un consejo general extraordinario realizado en la sede del partido, la UDI proclamó a Pablo Longueira, entonces ministro de Economía y ex presidente del partido, como candidato presidencial.[35] Luego de una campaña intensa y de pocas semanas, Longueira se impuso como vencedor de las primarias presidenciales de la Alianza y fue proclamado candidato presidencial de la Alianza.

Aquejado de un cuadro de depresión, Pablo Longueira debió dejar su candidatura, obligando a su partido y a Renovación Nacional a nombrar a un nuevo candidato único, siendo Evelyn Matthei la escogida para ser la nueva candidata a la presidencia.

La UDI continúa como el partido más votado de Chile y mantiene la bancada más grande de diputados y senadores luego de las elecciones parlamentarias de 2013, a pesar de registrar un descenso en su votación y de perder 10 diputados. En la elección presidencial de 2013, Evelyn Matthei obtuvo el segundo lugar en la primera votación y luego fue derrotada en la segunda vuelta por Michelle Bachelet, el 15 de diciembre de 2013.

Oposición al segundo gobierno de Michelle Bachelet (2014-)

La UDI efectuó un encuentro programático en Punta de Tralca en marzo de 2014, al cabo del cual se acordó estudiar una posible actualización de su declaración de principios. Asimismo, se reafirmó en su rol opositor, particularmente a la reforma educacional y alza de impuestos propuestos por el Gobierno. El partido renovó su directiva el 10 de mayo de 2014, aclamando a la lista única encabezada por el diputado Ernesto Silva. Se trata de una directiva liderada por parlamentarios que no superan los 40 años de edad.

Según diversas encuestas de opinión, ha sido duramente golpeada en su respaldo ciudadano, siendo apoyada por solo el 11% de la población

Escándalos de corrupción

A fines de 2014 se hizo público el escándalo conocido como caso Penta, por el cual se investigan financiamientos irregulares a varios políticos de la UDI por parte de Empresas Penta.[39]

Existen además otros casos judiciales de corrupción donde se investigan a algunos de sus integrantes, lo que ha afectado el prestigio del partido, como la situación del Senador Jaime Orpis, quien fue desaforado y renunció a su militancia en la UDI, después de ser acusado de cohecho, lavado de activos, delito tributario a través de boletas ideológicamente falsas y fraude al Fisco durante la tramitación de la Ley de Pesca el año 2012.

Cuando aún no terminan los procesos por los casos mencionados, en marzo de 2016 se hicieron públicos unos correos electrónicos donde el senador Pablo Longueira gestionaba una ley redactada por los directivos de la empresa Minera SQM, por la cual le habrían pagado al senador la cifra de 730 millones de pesos (cerca de un millón de dólares).[41]

Los efectos de este caso provocaron daños en toda la centroderecha, ya que en enero de 2015 marcaron un 11 % de aprobación en la encuesta Adimark, su nivel más bajo desde que se inició dicha encuesta mensual en 2006.[42]

En octubre de 2016, la exjefa de prensa de la UDI, Lily Zúñiga, autodenunciante por el caso SQM, lanzó el libro Imputada, la historia de la negra tatuada de la UDI, en el que denuncia malas prácticas del partido, así como frecuentes prácticas de abuso de poder, racismo, clasismo y acoso sexual.[43]

Other Languages