Unió Esportiva Lleida

U. E. Lleida
Datos generales
Nombre completo Unió Esportiva Lleida
Apodo(s) Blaus
De la Terra Ferma
Ilerdes
Fundación 1939
Desaparición 2011
Instalaciones
Estadio Camp d'Esports de Lleida
Lérida, España
Capacidad 13.500 espectadores
Uniforme
Kit left arm navyborder.png
Kit body collarnavy.png
Kit right arm navyborder.png
Kit shorts.svg
Titular
Kit left arm.svg
Kit body.svg
Kit right arm.svg
Kit shorts.svg
Alternativo
Última temporada
[ editar datos en Wikidata]

Unió Esportiva Lleida[1] fue un club de fútbol español situado en Lérida, Cataluña. Jugó en el sistema español de ligas de fútbol y durante el tiempo que existió fue el equipo más representativo de la provincia de Lérida.

El equipo fue fundado en 1939 como Lérida Balompié, a partir de la unión de varios clubes de la ciudad. Sin embargo, no adquirió su estructura tradicional hasta marzo de 1947, cuando se unió a otro club ilerdense, Club Deportivo Leridano, para formar la entidad actual. Durante el franquismo se llamó Unión Deportiva Lérida, y en 1978 cambió al actual Unió Esportiva Lleida. En toda su historia, el club jugó dos veces en la Primera División española y nunca pudo mantenerse: su debut fue en la temporada 1950/51, en la que terminaron colistas, y volvieron en el año 1993/94, quedando en penúltima posición.

En los últimos años, la entidad tuvo graves problemas económicos, que le llevaron a declarar su concurso de acreedores en julio de 2010.[3]

Historia

Creación del equipo (1939 a 1947)

La entidad se creó en la primavera de 1939, pocos meses después de que finalizara la Guerra Civil española. Varias sociedades deportivas leridanas como el Lleida Sport Club, el Associació Esportiva Lleida Calaveres y la Asociación de Ex Alumnos Maristas (AEM), se unieron para crear un club representativo de la ciudad de Lérida. Dicha unión fue forzada por las autoridades. El presidente del AEM aportó el estadio para el club, el actual Camp d'Esports que se construyó en 1919 y continúa abierto.

El primer presidente del Lérida Balompié fue Sebastià Tàpies, mientras que el primer entrenador fue José Pérez. Con una equipación de camisa celeste y pantalón blanco, el club disputó su primer encuentro el 5 de noviembre de 1939 frente a un club de la provincia, el Les Borges Blanques. Partiendo de categorías regionales, el club ascendió peldaños hasta que subió a Tercera División española en la temporada 1943/44. El Lérida Balompié no era el único club que entonces existía en esa ciudad; también estaba el Club Deportivo Leridano, fundado en 1941 y vinculado al Ejército español.

Aunque el Lérida Balompié aseguró su permanencia en Tercera, sus resultados deportivos estaban por debajo de las expectativas. Por ello, las autoridades impulsaron la fusión entre ese equipo y el Leridano, y el 9 de marzo de 1947 se constituyó oficialmente la Unión Deportiva Lérida. Para facilitar las cosas, el Camp d'Esports fue remodelado y el club gozó de un mayor presupuesto. La nueva entidad conservó el color celeste en la equipación. Poco a poco, el nuevo equipo mejoró su clasificación, y en la temporada 1948/49 quedaron campeones de Tercera, por lo que subieron a Segunda División española al año siguiente.

Ascensos y debut en Primera División (1947 a 1951)

El equipo debutó en Segunda en la temporada 1949/50, cuando esta categoría estaba dividida en dos grupos. Aunque el objetivo era la permanencia, sorprendió al terminar en segundo puesto del grupo norte, y se clasificó para la liguilla de ascenso a la máxima categoría. Con dos plazas para cuatro equipos — Racing de Santander, Real Murcia y Alcoyano—, el conjunto leridano terminó segundo y subió a Primera División, bajo la presidencia de Eduard Estadella. Su ascenso se decidió en el último partido de la liguilla, con victoria de los catalanes sobre el Murcia por 4:1.[4]

La UE Lleida fue, después del Real Valladolid, el segundo equipo que consiguió subir a Primera en su debut en la división de plata.[4] Sin embargo, esa trayectoria ascendente no se correspondió con una buena campaña en la máxima categoría. En la temporada 1950/51, el club terminó en última posición y descendió, con múltiples goleadas como local y visitante. Los leridanos no ganaron ningún partido fuera de su estadio, y terminaron el curso con 134 goles encajados, récord negativo en toda la historia de la competición. Su mejor jugador fue Ignacio Bidegain, delantero vasco que logró ocho goles en 17 partidos.

Estancamiento y crisis deportiva (1951 a 1987)

Cuando regresó a Segunda División, el club se marcó como objetivo el ascenso a la máxima categoría. En ese tiempo, se desarrolló un acuerdo de colaboración con el Fútbol Club Barcelona, por el que los culés les cedían jugadores y tenían opción preferencial sobre sus mejores jugadores. Sin embargo, lo más cerca que estuvo fue en la temporada 1953/54 con una tercera posición. Tras seis temporadas en la segunda categoría, el club leridano bajó a Tercera en la temporada 1956/57.

Durante los años 1960 el objetivo fue el ascenso a Segunda División, que no consiguió hasta la temporada 1964/65. En ese sentido fue esencial la llegada a la presidencia de Ramón Vilaltella. En la fase de ascenso, los catalanes derrotaron al Deportivo Alavés y al Calvo Sotelo de Andorra. Aunque el equipo leridano esperaba tener un rendimiento similar al que tuvo en los años 1950, los resultados no acompañaron y la entidad tuvo muchos problemas para mantenerse. Finalmente, en el año 1967/68 el club bajó a Tercera, lo que provocó un descenso en el número de socios y una caída en la asistencia al campo. La pobre respuesta de los aficionados motivó a su vez la dimisión del presidente Vilaltella, y el club tuvo problemas financieros que le obligaron a deshacerse de sus mejores jugadores.

Sin profesionales que pudieran garantizar su permanencia, el club bajó a Territorial Preferente en el año 1969/70. En esa categoría permaneció solo un año, pues finalizó la temporada como campeón. A su regreso en división de bronce, los leridanos tuvieron problemas para luchar por la permanencia, y el objetivo de la Segunda División estaba cada vez más lejos.

Con la llegada de la democracia, el club tuvo varios cambios. Se modificó el nombre oficial por Unió Esportiva Lleida, que se mantuvo hasta su desaparición. También se cambia el color de la equipación del celeste al azul, y se pasó al azul oscuro desde 1985. En lo deportivo, el club pudo subir a la recién creada Segunda División B en la temporada 1977/78, gracias a terminar entre los diez primeros de su grupo en Tercera. La UE Lleida consiguió estabilidad, pero la asistencia al campo continuó siendo baja porque los resultados no acompañaron.

Regreso a Segunda División y ascenso (1987 a 1993)

José Emilio Amavisca jugó en la UE Lleida en la temporada 1991/92.

Veintidós años después, la UE Lleida subió a Segunda División en la temporada 1986/87. A las órdenes de Jordi Gonzalvo, los catalanes cuajaron una buena temporada y lograron el ascenso a falta de una jornada, frente al Almería CF.[5] En 1987, el Ayuntamiento comenzó a organizar el Trofeo Ciudad de Lérida (oficialmente conocido como Trofeu Ciutat de Lleida).

En su regreso en la temporada 1987/88, el club cuaja un buen año que le permite finalizar en sexta posición. Sin embargo, un año después la situación cambió por completo, y se fue a las últimas posiciones. El técnico Koldo Aguirre fue cesado, y se produjo la llegada como técnico de José Manuel Esnal "Mané", quien no puede hacer nada para evitar el descenso. Pese al descenso Mané continuó al frente, y formó un bloque sólido que devolvió a la UE Lleida a Segunda División, coincidiendo con las bodas de oro de la entidad, como campeón de grupo en la campaña 1989/90. Destacaron en ese tiempo jugadores como Mariano Azcona, quien fue máximo goleador de la categoría con 26 tantos.

En 1992, año en que la UE Lleida se convierte en una sociedad anónima deportiva, se mejoraron los resultados y el objetivo del ascenso estaba más claro. Mané continuó liderando el proyecto, para el que contó con futbolistas como James Cantero o José Emilio Amavisca. Tras dos temporadas en las que se quedó en la parte alta de la tabla, los ilerdenses ascendieron a Primera División el 5 de junio de 1993, con una victoria por 3:0 frente al CD Badajoz.[6] El portero croata Mauro Ravnić ganó el Trofeo Zamora de la categoría.

Nueva etapa en Primera División (1993 a 1994)

La UE Lleida afrontó la temporada 1993/94 en Primera División con una renovación de la plantilla. La mitad de la plantilla que ascendió fue traspasada, y en su lugar llegaron jugadores cedidos, descartes con experiencia en la máxima categoría, y estrellas internacionales como Nikola Milinković o el delantero Søren Andersen, procedente del Aarhus GF.[7]

Pese al esfuerzo por lograr la permanencia, la UE Lleida cuajó una mala primera vuelta, que le llevó a los puestos de descenso. No ganó su primer partido en casa hasta el 12 de diciembre, por 1:0 al Real Valladolid.[9] El rendimiento de los fichajes no fue el esperado y mediada la temporada, el club tuvo que contratar otro delantero, el uruguayo Gustavo Matosas. Sin embargo, la situación no pudo corregirse a tiempo y el club catalán terminó en penúltimo lugar, a tres puntos de la permanencia.

Pese a la mala temporada, la UE Lleida dio dos sorpresas al vencer a los principales equipos de la liga española. Los leridanos ganaron el 21 de noviembre de 1993 al FC Barcelona en el Camp Nou por 0:1, con un gol de Jaime Quesada a cinco minutos del final.[12]

Tras su descenso, la UE Lleida fue uno de los máximos favoritos en Segunda División para recobrar la categoría en el año 1994/95. Terminó tercero en la liga regular, a un puesto del ascenso directo, por lo que tuvo que enfrentarse en la promoción al Sporting de Gijón. En el partido de ida los catalanes empataron en su campo 2:2, pero en la vuelta los asturianos vencieron por 3:2 en El Molinón. Mané abandonó el banquillo del Lleida tras ocho temporadas al frente, y el club afrontaba una nueva etapa de su historia.

Últimos años de existencia (1994 a 2010)

Un autobús de la Unió Esportiva Lleida.

El objetivo continuó siendo el ascenso, para lo que se contrataron jugadores con experiencia en la máxima categoría y entrenadores como Juande Ramos. También hubo fichajes llamativos como el de Sotaro Yasunaga, primer japonés que jugó en la Liga de Fútbol Profesional (LFP). Sin embargo, no pudieron igualarse los resultados de Mané, y la UE Lleida se quedó estancada en la Segunda División. En 1998 se produjo la llegada como máximo accionista de Tatxo Benet, socio fundador y directivo de Mediapro, que aguantó en la entidad hasta el año 2010.[13]

Una de las mejores campañas del Lleida se produjo en la temporada 1999/2000, cuando se clasificó en quinto lugar y estuvo a punto de meterse en puestos de ascenso. El club estaba a las órdenes de Víctor Muñoz, y en esa plantilla figuraron jugadores como Quique Álvarez, que más tarde jugó en la máxima categoría al igual que Raúl Tamudo. Pese al éxito de ese año, el equipo tuvo que vender a sus mejores jugadores, acometiendo una reforma completa de la plantilla para el año 2000/01, con contrataciones como Carles Busquets. Los nuevos fichajes no dieron el rendimiento esperado, y contra todo pronóstico el equipo terminó colista, lo que le costó su descenso a Segunda División B.

La UE Lleida se marcó como objetivo el retorno a división de plata, pero no lo logró hasta tres temporadas después. En la temporada 2003/04, los catalanes lideraron su grupo de la fase regular, y se impusieron a la Cultural Leonesa, al Celta B y a la Unión Deportiva Pájara-Playas de Jandía en la fase de ascenso a Segunda. Para cumplir los requisitos económicos de la LFP, la entidad hizo una ampliación de capital. A partir de ahí, las prioridades cambiaron y el nuevo objetivo era la lucha por la permanencia, para lo que se contó con jugadores curtidos en el fútbol catalán, como Nakor Bueno o Sergio Rodríguez. Aguantó dos cursos, hasta que en la temporada 2005/06 bajó a Segunda B.

Después de ese nuevo descenso, la UE Lleida se mantuvo durante varias temporadas en Segunda División B, con más apuros económicos que deportivos. Sin dinero en las cuentas, tuvo que contar con jugadores canteranos o cedidos. Por ejemplo, el ex jugador Miguel Ángel Rubio Bueno sirvió como entrenador durante varias temporadas hasta 2006. La entidad registró deudas, fruto de una mala gestión y del dinero invertido en años anteriores para volver a Segunda División.

Desaparición (2010 a 2011)

El 25 de junio de 2010, el máximo accionista Tatxo Benet abandonó la gestión del club, y cedió todas sus acciones a la empresaria Annabel Junyent.[13]

En el informe realizado para el concurso de acreedores, se estableció la deuda total de la entidad en 28 millones de euros, de los cuales la mitad correspondían a deudas con la seguridad social. Pero como no se entregó el plan de viabilidad, se decretó la liquidación de la Unió Esportiva Lleida y su desaparición. El último partido que disputó fue el 15 de mayo de 2011 contra el CE L'Hospitalet. Cuando terminó la temporada, se puso su plaza en Segunda B a subasta. Un grupo inversor liderador por empresario local Sisco Pujol la adquirió, y creó como sustituto el Club Lleida Esportiu.[3]

Other Languages
العربية: نادي لاردة
Deutsch: UE Lleida
Ελληνικά: ΟΕ Λιέιδα
English: UE Lleida
suomi: UE Lleida
magyar: UE Lleida
日本語: UEリェイダ
lietuvių: UE Lleida
Nederlands: UE Lleida
polski: UE Lleida
Simple English: U.E. Lleida
svenska: UE Lleida