Una verdad incómoda

Una verdad incómoda (título original en inglés: An Inconvenient Truth) es una película documental del director Davis Guggenheim acerca de la campaña del exvicepresidente de Estados Unidos Al Gore para educar a los ciudadanos sobre el calentamiento global a través de una exhaustiva presentación de diapositivas que, según su propia estimación, ha dado más de mil veces.

La idea de documentar los esfuerzos de Gore vino de la productora Laurie David, quien vio su presentación en una reunión del ayuntamiento de Nueva York sobre el calentamiento global, la que coincidió con el estreno de The Day After Tomorrow. Laurie David estaba tan entusiasmada con la exposición de Gore que, junto al productor Lawrence Bender, se reunió con Guggenheim para adaptarla a una película.

Tras exhibirse en el Festival de Cine de Sundance de 2006 y estrenarse en las ciudades de Nueva York y Los Ángeles el 24 de mayo de 2006, logró el éxito por parte de la crítica y el público, además de ganar dos premios Óscar por mejor documental y mejor canción original.[4]

Desde su lanzamiento, se ha atribuido a Una verdad incómoda el despertar la conciencia del público internacional sobre el cambio climático y revigorizar el movimiento ecologista. Su inclusión en los programas de ciencias de las escuelas de todo el mundo ha provocado cierta controversia. Su secuela An Inconvenient Sequel: Truth to Power se estrenó en cines el 28 de julio de 2017.

Sinopsis

Una verdad incómoda presenta en formato cinematográfico una charla ilustrada por Al Gore sobre el cambio climático, con el objetivo de alertar al público de una creciente «emergencia planetaria» debido al calentamiento global, y muestra incidentes recontruidos de su biografía que influyeron en su preocupación por los problemas medioambientales. Gore empezó a elaborar estas presentaciones en 1989 con ilustraciones en rotafolio,[6]

El exvicepresidente abre la película saludando a un público con su famosa línea sobre su campaña de 2000: «Soy Al Gore; yo solía ser el próximo presidente de los Estados Unidos».[5]

Entonces comienza la presentación sobre el cambio climático: una completa exposición repleta de gráficos detallados, diagramas de flujo e ilustraciones austeras, además de varias fotografías de la Tierra tomadas durante múltiples misiones espaciales, como la Salida de la Tierra y La canica azul.[8]​ Gore señala que estas fotos transformaron radicalmente nuestra forma de ver la Tierra, ayudando a encender el ecologismo moderno.

Después de esto, comparte anécdotas que inspiraron su interés en el tema, incluida su educación en la Universidad de Harvard con el climatólogo Roger Revelle, la muerte de su hermana por un cáncer de pulmón y el accidente automovilístico casi fatal de su hijo pequeño. Recuerda una historia de sus primeros años de escuela, donde un compañero de estudios preguntó a su profesor de geografía sobre la deriva continental; en respuesta, el maestro llamó el concepto la «cosa más ridícula que he escuchado». Gore une esta conclusión a la suposición de que «la Tierra es tan grande que no podemos posiblemente tener un impacto duradero y nocivo sobre el medio ambiente de la Tierra». Para efectos cómicos, utiliza un segmento del episodio « Crimes of the Hot» de Futurama para describir el efecto invernadero. Se refiere a su derrota ante George W. Bush en las elecciones presidenciales de 2000 como un «duro golpe», pero uno que posteriormente «llevaría a un foco claro, la misión que había estado persiguiendo durante todos estos años».

La película enseña Un punto azul pálido, una fotografía tomada por el Voyager 1 que muestra la Tierra (en el círculo) como un único píxel a 6,4 mil millones kilómetros de distancia. Al Gore señala que toda la historia de la humanidad ha sucedido en ese pequeño punto, nuestro único hogar.

A lo largo del documental se discute la opinión científica sobre el cambio climático, así como los actuales y futuros efectos del calentamiento global y subraya que el cambio climático «no es realmente una cuestión política, sino más bien de carácter moral», describiendo las consecuencias que cree que el cambio climático global producirá si la cantidad de gases de invernadero generada por los humanos no se reduce significativamente en un futuro inmediato. También muestra los núcleos de hielo antárticos que indican que actualmente los niveles de CO2 son los mayores en los últimos 650 000 años.

Se incluye segmentos destinados a refutar a los críticos que dicen que el calentamiento global no está comprobado o será insignificante. Por ejemplo, Gore discute la posibilidad de que el colapso de una gran capa de hielo en Groenlandia o la Antártida Occidental, cualquiera de los cuales podría elevar el nivel del mar en aproximadamente 6 metros, inunde las áreas costeras y lleve a la pérdida del hogar de 100 millones de refugiados. El derretimiento del agua de Groenlandia, debido a su menor salinidad, podría a su vez detener las corrientes que mantienen cálido el norte de Europa y rápidamente desencadenar un dramático enfriamiento en dicha zona. También contiene varios cortometrajes animados con proyecciones de lo que podría suceder a diversos animales vulnerables al cambio climático.

La película termina con Gore argumentando que si las acciones apropiadas se toman pronto, los efectos del calentamiento global se pueden revertir con éxito mediante la liberación de menos CO2 y la plantación de más vegetación que consuma el CO2 existente. Gore pide a sus espectadores que aprendan cómo le pueden ayudar en estos esfuerzos. Concluye con estas palabras:

Cada uno de nosotros es una causa del calentamiento global, pero cada uno de nosotros puede tomar decisiones para cambiar eso con las cosas que compramos, la electricidad que usamos, los coches que conducimos; podemos tomar decisiones para que llevar nuestras emisiones de carbono individuales a cero. Las soluciones están en nuestras manos, solo tenemos que tener la determinación para conseguirlo. Tenemos todo lo que necesitamos para reducir las emisiones de carbono, todo salvo la voluntad política. Pero en Estados Unidos, la voluntad de actuar es un recurso renovable.[9]

Durante los créditos finales de la película un diaporama aparece en la pantalla suguiriendo a los espectadores cosas que pueden hacer en casa para combatir el cambio climático, incluidos «reciclar», «hablar con su comunidad», «intentar comprar un vehículo híbrido» y «alentar a todos sus conocidos a ver esta película».[10]

Un libro homónimo escrito por Gore se publicó simultáneamente con el estreno del documental. Este contiene información adicional, análisis científico y los comentarios de Gore sobre los temas presentados en su contraparte audiovisual.[13]

Other Languages