Un perro andaluz

Un perro andaluz —cuyo título original en francés es Un chien andalou— es un cortometraje francés de diecisiete minutos, mudo (no fue hasta la versión de 1960 que se incorporaron los motivos de Tristán e Isolda de Richard Wagner y un tango), escrito, producido, dirigido e interpretado por Luis Buñuel en 1929 con la colaboración en el guion de Salvador Dalí y gracias a un presupuesto de 25 000 pesetas que aportó la madre de Luis Buñuel. Fue estrenada el 6 de junio de 1929 en el cine Studio des Ursulines de París ( Francia). Posteriormente se exhibió durante nueve meses ininterrumpidamente en el Studio 28 de la misma ciudad.[1]

El rodaje duró quince días. Según refiere Buñuel a De la Colina y Pérez Turrent, Un perro andaluz nació de la confluencia de dos sueños. Dalí le contó que soñó con hormigas que pululaban en sus manos y Buñuel a su vez cómo una navaja seccionaba el ojo de alguien.[2]

Un perro andaluz está considerada la película más significativa del cine surrealista. Transgrediendo los esquemas narrativos canónicos, la película pretende provocar un impacto moral en el espectador a través de la agresividad de la imagen. Remite constantemente al delirio y al sueño, tanto en las imágenes producidas como en el uso de un tiempo no lineal de las secuencias.

El nombre Un perro andaluz fue elegido porque no guardaba relación alguna con los temas del filme. Lorca se sintió aludido por el título, pero Buñuel negó dicha alusión, alegando que era el de un libro de poemas que él tenía escrito desde 1927.[5]

Antecedentes

En 1924, el joven Luis Buñuel abandonó la Residencia de Estudiantes en la que había pasado los últimos siete años y, con el respaldo económico de su madre, se encaminó a París. Una vez allí se unió al movimiento surrealista. El visionado de Las tres luces, dirigida por Fritz Lang le orientó definitivamente hacia el mundo del cine. Durante los siguientes años, Buñuel se formó cinematográficamente mediante dos actividades paralelas. Por un lado, trabajó como asistente de Jean Epstein en Les Aventures de Robert Macaire, Mauprat y La caída de la casa Usher, y con Jacques Feyder en Carmen. Por otro, escribió sobre el tema en La Gaceta Literaria y en Les Cahiers d'art, además de publicar diversos textos sobre cuestiones técnicas y escribir algunas tentativas de guiones. Las películas que más le influyeron fueron Avaricia, de Erich von Stroheim; Metrópolis, de Fritz Lang y La pasión de Juana de Arco, de Carl Theodor Dreyer. También en esta época conoció a Jeanne Rucar, la que sería su compañera de por vida.[6]

Other Languages
Afrikaans: Un chien andalou
беларуская: Андалузскі сабака
čeština: Andaluský pes
Esperanto: Un chien andalou
فارسی: سگ اندلسی
français: Un chien andalou
Nederlands: Un chien andalou
norsk bokmål: Den andalusiske hund
português: Un chien andalou
srpskohrvatski / српскохрватски: Un chien andalou
slovenčina: Andalúzsky pes
slovenščina: Andaluzijski pes
српски / srpski: Андалузијски пас
українська: Андалузький пес