Un país, dos sistemas

Un país, dos sistemas: Hong Kong, Macao y República Popular China.

Un país, dos sistemas ( Chino simplificado: 一国两制; Chino tradicional: 一國兩制; pinyin: yì guó liǎng zhì; Wade-Giles: I Kuo Liang Chih; Jyutping: jat1 gwok3 loeng5 zai3; Romanización Yale: yāt gwok leúhng jai), es una idea originalmente propuesta por Deng Xiaoping, el entonces Presidente de la República Popular China, para la unificación de China. Según esta doctrina, si bien se reconoce que China constituye un sólo país, bajo el régimen de la República Popular China, se acepta que dentro de ese Estado chino unificado coexistan sistemas económicos y políticos diferentes en determinadas zonas, inclusive manteniendo el capitalismo en ciertas regiones del país en paralelo con el sistema comunista.

Hong Kong y Macao

En 1984, Deng Xiaoping propuso aplicar el principio a Hong Kong en las negociaciones con la Primera Ministra Británica Margaret Thatcher acerca del futuro de Hong Kong tras la cesión de los Nuevos Territorios (incluyendo Nueva Kowloon) de Hong Kong a Gran Bretaña que se iba a producir en 1997. También se propuso el mismo principio en las conversaciones con Portugal acerca de Macao.

El Principio consiste en que, a pesar de la práctica del socialismo en la China continental, Hong Kong y Macao, que eran oficialmente colonias del Reino Unido y Portugal respectivamente, podían seguir practicando el capitalismo como sistema económico predominante, y con un alto grado de autonomía interna durante cincuenta años tras la reunificación.

El establecimiento de estas regiones, llamadas Regiones Administrativas Especiales, se autorizó por el Artículo 31 de la Constitución de la República Popular China, que especifica que el estado puede establecer dichas Regiones cuando sea necesario, y que los sistemas que se instituirían en ellas prescribirían por leyes promulgadas desde el Congreso Popular Nacional a la luz de las condiciones específicas.

Las Regiones Administrativas Especiales de Hong Kong y Macao se establecieron formalmente el 1 de julio de 1997 y el 20 de diciembre de 1999 respectivamente, inmediatamente después de que la República Popular China ejerciera la soberanía sobre las regiones respectivas.

Other Languages