Ucase de Ems

El Ukaz de Ems (en ruso: Эмский указ, Emski ukaz; ucraniano: Емський указ, Ems’kyy ukaz) fue un edicto (en idioma ruso, ukaz) secreto del zar Alejandro II de Rusia promulgado en 1876, por el que se prohibía expresamente el uso del idioma ucraniano en textos de cualquier clase dentro del Imperio ruso, con la excepción de la reimpresión de antiguos documentos. El ukaz también prohibía la importación de publicaciones en ucraniano y la representación de obras de teatro o la enseñanza escolar o universitaria en ucraniano, así como la traducción de libros en el idioma ucraniano.[1] Fue llamado así por la ciudad de Bad Ems, Alemania, donde el edicto fue firmado por el propio zar durante sus vacaciones.

Antecedentes

Hacia 1860, más de una década después de la disolución de la "Hermandad de San Cirilo y Metodio" en Kiev, y de que su fundador Nikolái Kostomárov y otras prominentes figuras fueran exiliadas o arrestadas, los intelectuales ucranianos empezaron a tomar conciencia de su herencia cultural. Las asociaciones culturales ucranianas llamadas Hromadá comenzaron a funcionar en numerosas ciudades, después de la tradicional asamblea de la aldea, y en las escuelas dominicales en las ciudades y pueblos en tanto la educación en lengua ucraniana había sido negada por la administración imperial rusa. Esto fue parcialmente originado por la publicación tanto en ruso como en ucraniano de diversas revistas, como Osnova de Kostomárov (1861–1862) y Chernyhosvs’kyy Lystok de Hlibov (1861–1863), o monografías históricas y folclóricas tales como la biografía del cosaco Bohdán Jmelnytsky del propio Kostomárov. En Osnova, Kostomárov publicó su influyente artículo Dve rússkie naródnosti, o "Dos nacionalidades rusas", fijando una diferenciación que rechazaba de modo implícito la designación de " Pequeña Rusia" que la administración imperial daba a Ucrania.

Aunque el nacionalismo ucraniano (o nacionalismo de la Pequeña Rusia) había sido considerado popular y de alguna manera se convirtió en una "moda" en los círculos culturales rusos, un debate más serio comenzó al tiempo que enraba en juego la ideología del paneslavismo ruso expresado en la frase de Aleksandr Pushkin: "¿No todos los riachuelos eslavos confluirán en el mar ruso?", empezando así la crítica hacia las "nacionalidades" eslavas que se resistían a "confluir en el mar ruso". Los rusos más conservadores calificaron al movimiento nacionalista ucraniano de "intriga polaca", mientras los intelectuales de la Polonia del Congreso se quejaban de que el nacionalismo ucraniano había sido usado como un arma en contra de la cultura polaca por parte de algunos ucranianos.

Después de la emancipación de los siervos en el Imperio ruso, muchos terratenientes estaban descontentos por la pérdida de sus siervos, mientras que los campesinos se mostraban generalmente en desacuerdo con los términos de la emancipación, que no los liberaban de la miseria del medio rural. En esta situación y bajo la atmósfera de mutua desconfianza, un número cada vez mayor de informes sobre que los líderes nacionalistas ucranianos estaban conspirando para separarse de Rusia llegaban al gobierno imperial ruso. Cuando estalló en 1863 el Levantamiento de Enero en Polonia se elevaron aun más las tensiones acerca del separatismo étnico dentro del Imperio ruso. Numerosos activistas ucranianos fueron arrestados, las escuelas dominicales y "hromadas" fueron cerradas y sus publicaciones requisadas.

Una nueva traducción al ucraniano de parte del Nuevo Testamento hecha por Pylyp Morachevsky fue aprobada por la Academia Imperial de Ciencias pero vetada por el Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa rusa, por considerarse políticamente sospechosa. En respuesta el Ministro de Interior del Imperio, Piotr Valúev, expidió un documento interno el 18 de julio de 1863, la llamada Circular Valúev, que establecía una política basada en una previa opinión de Valúev, breve y simple: "La lengua ucraniana nunca ha existido, no existe y nunca existirá". Con la "Circular Valúev", el gobierno imperial ruso prohibió la publicación de libros religiosos y seculares bajo la premisa de que no solo el contenido de tales publicaciones (favorables al nacionalismo ucraniano) era potencialmente cuestionable, sino que su simple presencia era inaceptable para la corte del zar: implicaba la existencia de una nación ucraniana -diferente de Rusia- pudiera existir.

Other Languages
башҡортса: Эмс указы
беларуская: Эмскі ўказ
català: Ucàs d'Ems
Deutsch: Emser Erlass
English: Ems Ukaz
français: Oukase d'Ems
ქართული: ემსის უკაზი
polski: Ukaz emski
русский: Эмский указ
українська: Емський указ