Turbohélice

Funcionamiento de un motor turbohélice.

Un turbohélice[2]

El turbohélice es un punto intermedio entre el motor alternativo y el turborreactor. Sus condiciones de operación óptimas son entre 400 y 640  km/h y entre 5400 y 9000 m. Su consumo específico de combustible mínimo se encuentra a una altitud entre 7600 m y la tropopausa.[4]

Por este motivo, se usan principalmente en pequeños y medianos aviones subsónicos, aunque algunas aeronaves más grandes como el Airbus A400M también están equipados con turbohélices.

El motor de este tipo más potente del mundo es el Kuznetsov NK-12MA, que produce 11.180  kW (15.000 HP).[5]​ Solo el Europrop TP400 se le acerca.

Clasificación

Eje único

En los turbohélice de eje único, la hélice está conectada al mismo eje que la turbina a través de un engranaje reductor, debido a que su rendimiento máximo se consigue a una velocidad de rotación muy inferior a la del motor.

Un importante requisito de este tipo de turbohélice es que el paso de la hélice tiene que poder regularse de forma precisa (entre 8º y 12º) antes del arranque del motor para disminuir la energía necesaria para moverla.

Turbina libre

En los turbohélices de turbina libre existen al menos dos turbinas: una conectada a la hélice y otra al compresor. Esta última gira a una velocidad casi constante, independientemente del paso de la hélice y su velocidad, mientras que la primera tiene su propio engranaje reductor.

La principal ventaja de la turbina libre es que reduce la carga de par motor durante el arranque del motor, puesto que no es necesario mover la hélice y los engranajes reductores, sino únicamente la turbina y el compresor.

Other Languages