Turbera

Turbera en Canadá.

Una turbera es un tipo de humedal ácido en el cual se ha acumulado materia orgánica en forma de turba. Las turberas son cuencas lacustres generalmente de origen glaciar que actualmente están repletas de material vegetal más o menos descompuesto y que conocemos como turba de agua dulce.

Las turberas se originan cuando el material orgánico depositado excede al descompuesto en una laguna o pantano. De esta manera la laguna o pantano puede terminar por rellenarse de material orgánico y partes considerables de la turbera pierden contacto con el agua de las vertientes y el agua subterránea por lo que pasan a abastecerse principalmente de agua de lluvia, lo que equivale a un régimen ombrotrófico para el ecosistema. Cuando esto ocurre especies como los musgos del género Sphagnum que sobreviven en aguas de pocos nutrientes se ven favorecidas. La acumulación de turba depende de los siguientes factores, productividad, acidez, especies que habitan el lugar y decaimiento aeróbico anaeróbico.

En las turberas se suelen hallar dos estratos: el acrotelmo, una zona óxica superficial; y el catotelmo, una anóxica debajo del acrotelmo.[1]

Funciones ambientales de las turberas

Las turberas son ecosistemas que cumplen valiosas funciones ambientales las cuales, frecuentemente, no son suficientemente divulgadas.

Regulación del cambio climático

Se produce a través de la regulación del ciclo de carbono. En las turberas del mundo se encuentran grandes depósitos de carbono. El carbono almacenado en las turberas del mundo representa el 30% del total disponible en el subsuelo continental, duplica la biomasa forestal mundial y se aproxima al total de la biomasa terrestre. Es equivalente también al 75% del carbono atmosférico.[2] La mayoría de las turberas del mundo han acumulado turba a lo largo del Holoceno, aunque las hay más antiguas. Este proceso es constante en las turberas activas, que pueden acumular hasta 1 mm de turba por año, lo que implica la captación de carbono atmosférico, proceso opuesto al de emisiones de gases de efecto invernadero.

Regulación hidrológica

Las turberas tienen gran capacidad para acumular agua en el interior de su cuerpo, en lagunas interiores y en el microrrelieve. Tienen la capacidad de retener agua cuando hay excesos de precipitación y transferirla lentamente a los sistemas de drenaje, mitigando las crecidas y aportando agua en épocas de déficit hídrico.[3]

Regulación de la calidad del agua y de los procesos erosivos

Las turberas, como otros humedales, tienen la capacidad de retener metales pesados y otros elementos tóxicos, por lo que mejoran la calidad del agua. Controlan la erosión en virtud de presentar una cobertura vegetal resistente a procesos erosivos y reducen así la concentración de sedimentos en suspensión en las vías fluviales.

Hábitat ecológico y biodiversidad

Existen muchas especies vegetales que sólo se desarrollan en este tipo de ambientes, en tanto que la avifauna es variada y frecuente en ellas, ya que brindan condiciones especiales para la reproducción.

Other Languages
aragonés: Turbera
Ænglisc: Mōr
العربية: رخاخ
asturianu: Turbera
žemaitėška: Liūns
български: Тресавище
brezhoneg: Taouarc'heg
català: Torbera
čeština: Rašeliniště
Cymraeg: Cors
dansk: Mose
Deutsch: Moor
English: Mire
Esperanto: Torfejo
eesti: Soo
euskara: Zohikaztegi
suomi: Suo
français: Tourbière
Nordfriisk: Muur
Frysk: Fean
Gaeilge: Portach
galego: Turbeira
hrvatski: Tresetište
magyar: Láp
íslenska: Mýri
italiano: Torbiera
日本語: 泥炭地
한국어: 수렁
Кыргызча: Саз
lietuvių: Pelkė
latviešu: Purvs
Plattdüütsch: Moor
Nedersaksies: Vene (grondsoorte)
Nederlands: Veen (grondsoort)
norsk nynorsk: Myr
norsk bokmål: Myr
occitan: Torbièra
polski: Torfowisko
português: Paul (ecossistema)
română: Turbărie
русский: Торфяник
slovenčina: Rašelinisko
српски / srpski: Тресава
Seeltersk: Foan
svenska: Myr
ไทย: พรุ
Türkçe: Turbalık
українська: Торф'яні родовища
Tiếng Việt: Bãi lầy
walon: Troufreye
中文: 酸沼