Tubos de Malpighi

Diagrama estilizado de la sección final del aparato digestivo de un insecto mostrando los tubos de Malpighi de (Orthoptera). Intestino medio, intestino posterior, recto, tubos de Malpighi

Los tubos o túbulos de Malpighi (en referencia a Marcello Malpighi) son un sistema excretor y osmoregulador presente en insectos, miriápodos, arácnidos y tardígrados.

Estructura

El sistema excretor de estos artrópodos y tardígrados consiste de una serie de tubos ciegos, largos y angostos que se desarrollan por evaginación de la parte anterior del último segmento intestinal o proctodeo.[1]​ Cada tubo consiste de una sola capa de células con un extremo ciego y otro extremo que desemboca en el aparato digestivo. El número total de túbulos varía según la especie, en general en múltiplos de dos; puede haber más de un centenar. Son largos y se suelen encontrar enrollados. Se encuentran bañados por hemolinfa y en proximidad a tejidos adiposos. Las células de sus paredes son ricas en la proteína actina que sirve de soporte y en microfilamentos para la propulsión de sustancias. Los tubos de Malpighi de la mayoría de los insectos poseen musculatura que sirve para mezclar el contenido de los túbulos y para aumentar el contacto de los tubos con la hemolinfa. Los órdenes de insectos Thysanura, Dermaptera y Thysanoptera no poseen tales músculos. Collembola (un hexápodo relacionado a los insectos) y Aphididae (del orden Hemiptera) carecen totalmente de tubos de Malpighi.

Aún no se sabe si los sistemas de arácnidos, insectos y miriápodos son del mismo origen evolutivo, homólogos, o no.

Otros grupos de invertebrados tienen sistemas excretores de otro tipo, llamados nefridios.