Tuberculosis

Tuberculosis
Tuberculosis-x-ray-1.jpg
Radiografía de tórax proveniente de un paciente con tuberculosis muy avanzada
Clasificación y recursos externos
Especialidad Infectología
CIE-10 A15- A19
CIE-9 010018
CIAP-2 A70
OMIM 607948
DiseasesDB 8515
MedlinePlus 000077 000624
eMedicine med/2324 emerg/618 radio/411
MeSH D014376
Wikipedia no es un consultorio médico  Aviso médico 
[ editar datos en Wikidata]

La tuberculosis (abreviada TBC o TB), llamada antiguamente tisis (del griego φθίσις, a través del latín phthisis) es una infección bacteriana contagiosa que compromete principalmente a los pulmones, pero puede propagarse a otros órganos. La especie de bacteria más importante y representativa causante de tuberculosis es Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch, perteneciente al complejo Mycobacterium tuberculosis.[2]

Aunque la tuberculosis es una enfermedad predominantemente de los pulmones, puede afectar también el sistema nervioso central, el sistema linfático, el sistema circulatorio, el sistema genitourinario, el aparato digestivo, los huesos, las articulaciones e incluso la piel.

Los síntomas clásicos de la tuberculosis son una tos crónica, con esputo sanguinolento, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso. La infección de otros órganos causa una amplia variedad de síntomas. El diagnóstico se basa en la radiología (habitualmente radiografías torácicas), una prueba de la tuberculina cutánea y análisis de sangre, así como un examen al microscopio y un cultivo microbiológico de los fluidos corporales como las expectoraciones. El tratamiento de la tuberculosis es complicado y requiere largos periodos de exposición con varios antibióticos. Los familiares del enfermo, si es necesario, también son analizados y tratados. Durante los últimos años, la tuberculosis ha presentado una creciente resistencia a los múltiples antibióticos y para ello se ha optado, como medida de prevención, por campañas de vacunación, generalmente con la vacuna Bacillus Calmette-Guérin (BCG).

La tuberculosis se contagia por vía aérea, cuando las personas infectadas tosen, estornudan o escupen. Además, un número creciente de personas del mundo contraen la tuberculosis debido a que su sistema inmunitario se ve comprometido por medicamentos inmunosupresores, abuso de drogas o el sida. La distribución de la tuberculosis no es uniforme en todo el mundo; aproximadamente el 80 % de la población de muchos países asiáticos y africanos dan positivo en las pruebas de la tuberculina, mientras que solo 5-10 % de la población de Estados Unidos da positivo.[1]

Según datos publicados en 2014 por la (OMS), 9 millones de personas aproximadamente enfermaron de tuberculosis y 1.5 millones murieron por esta causa en 2013, de los cuales 510.000 eran mujeres. La OMS estima que el diagnóstico precoz y el tratamiento efectivo logró que se salvaran 37 millones de personas entre 2000 y 2013, pero considera "todavía inaceptablemente alta" la cantidad de muertes debido a que sus muertes son prevenibles.[3]

Signos y síntomas

Pulmones con tuberculosis en el Museo de la Medicina Mexicana en la Ciudad de México
Imagen que muestra los principales síntomas de variantes y etapas de la tuberculosis. Muchos síntomas se solapan en varias variantes, mientras que otros son más (pero no del todo) específicos de ciertas variantes.[4] Múltiples variantes pueden estar presentes al mismo tiempo.

Clínicamente la tuberculosis se puede manifestar por signos y síntomas pulmonares o extrapulmonares. El primer caso incluye:

  • Neumonía tuberculosa: puede deberse a primoinfección o a reactivación, aunque la infección primaria suele causar pocos síntomas (paucisintomática). La primoinfección se caracteriza por la formación del complejo primario de Ghon ( adenitis regional parahiliar, linfangitis y neumonitis). La clínica en la reactivación suele ser insidiosa, con febrícula y malestar general. Es frecuente la sudoración nocturna y la pérdida de peso. En cuanto a semiología pulmonar, suele haber tos persistente que se puede acompañar de esputos hemoptoicos (sanguinolentos). La neumonía tuberculosa es muy contagiosa, motivo por el cual los pacientes deben estar aislados durante dos semanas desde el inicio del tratamiento.
  • Pleuritis tuberculosa: aparece generalmente en personas jóvenes y suele hacerlo de forma aguda y unilateralmente. El signo principal es un exudado en el espacio pleural. Característicamente en este exudado se puede detectar la enzima adenosin-desaminasa (ADA) elevada. Asimismo el tipo celular predominante en el exudado son los linfocitos y las células mesoteliales son escasas.

Con respecto a las extrapulmonares, pueden aparecer en el contexto de una tuberculosis miliar, la reactivación de un foco pulmonar o en ausencia de enfermedad clínica pulmonar. Incluye:

  • Tuberculosis meníngea: forma de meningitis bacteriana causada por Mycobacterium tuberculosis o más raramente Mycobacterium bovis. El organismo se asienta en las meninges, predominantemente en la base encefálica, y forma microgranulomas con posterior rotura. El curso clínico tiende a ser subagudo, que progresa en días. Los síntomas pueden ser: dolor de cabeza, rigidez de nuca, déficits neurológicos.
  • Tuberculosis del sistema nervioso central: tuberculosis del cerebro, médula espinal o meninges. Generalmente causada por Mycobacterium tuberculosis y más raramente por Mycobacterium bovis.
  • Tuberculosis genitourinaria: causa habitual de piuria estéril (leucocitos en orina sin germen visible). El acceso de la infección al aparato genitourinario suele ser por vía sanguínea. Puede ser causa de esterilidad por afectación de los epidídimos en los hombres y de la trompas de Falopio en las mujeres.
  • Tuberculosis ganglionar: compromete las cadenas ganglionares cervicales y supraclaviculares. Produce hinchazón de los ganglios linfáticos. Puede presentar escrofulodermia: hinchazón de extensión local del tejido subcutáneo por una reactivación del bacilo tuberculoso en dichos tejidos. En este caso, se producen fístulas o úlceras drenantes, que presentan fibrosis e induración además de un característico color rojizo oscuro. Es común en pacientes jóvenes y niños. En infantes es muy común que la infección se presente en ganglios superficiales acompañados de fístulas. El 50 % de los casos, tanto en jóvenes como en niños, la enfermedad se manifiesta con grave hinchazón de los ganglios cervicales. El ganglio hinchado se presenta en exploración física como una gran masa dolorosa y con probable fistulación ( escrófula). Dicha fistulación (escrofulodermia) suele ser de color rojo oscuro. En todos los casos hay presencia de fiebre.
  • Tuberculosis osteoarticular: Tras una infección pulmonar el bacilo puede circular por el torrente sanguíneo hasta alojarse en algún hueso o articulación, se trataría así de una osteoartritis tuberculosa o tuberculosis osteoarticular. También puede aparecer osteomielitis tuberculosa sin afectación articular, aunque su frecuencia es baja. Teóricamente, la infección puede originarse por una herida producida por un objeto contaminado con el bacilo, si bien no está documentada ninguna por esta vía. En los años 1930 se realizaban tratamientos con luz de arco de carbón con resultados dispares.[6]

- Diseminados (TBC miliar)

  • Tuberculosis miliar: forma de tuberculosis debida a la diseminación sanguínea del bacilo, afectando a distintos órganos. Suele ocurrir en personas con grave alteración del sistema inmune. Asimismo es más frecuente en ancianos. Clínicamente puede cursa con inicio agudo o insidioso. La sintomatología es dominada por fiebre y otros síntomas constitucionales. Para su diagnóstico deben practicarse alguno o todos los siguientes cultivos: esputo, orina, jugo gástrico o médula ósea.
Other Languages
Afrikaans: Tuberkulose
Alemannisch: Tuberkulose
aragonés: Tuberculosi
العربية: سل
مصرى: سل
অসমীয়া: যক্ষ্মা
asturianu: Tuberculosis
Aymar aru: Tisiku
azərbaycanca: Vərəm
башҡортса: Туберкулёз
žemaitėška: Džiuova
беларуская: Туберкулёз
беларуская (тарашкевіца)‎: Сухоты
български: Туберкулоза
Bahasa Banjar: Téréng
bamanankan: Sɔgɔsɔgɔnicɛ
বাংলা: যক্ষ্মা
brezhoneg: Torzhellegezh
bosanski: Tuberkuloza
català: Tuberculosi
کوردیی ناوەندی: دەردەباریکە
čeština: Tuberkulóza
Чӑвашла: Туберкулёз
Cymraeg: Diciâu
Deutsch: Tuberkulose
Ελληνικά: Φυματίωση
English: Tuberculosis
Esperanto: Tuberkulozo
euskara: Tuberkulosi
فارسی: سل
Võro: Tiisikus
føroyskt: Tuberklar
Gaeilge: Eitinn
Gàidhlig: A' Chaitheamh
galego: Tuberculose
Avañe'ẽ: Mba'asy po'i
ગુજરાતી: ક્ષય રોગ
客家語/Hak-kâ-ngî: Pot-thâm-fó
עברית: שחפת
हिन्दी: यक्ष्मा
hrvatski: Sušica
magyar: Gümőkór
Հայերեն: Տուբերկուլոզ
interlingua: Tuberculosis
Bahasa Indonesia: Tuberkulosis
Ilokano: Daig
íslenska: Berklar
italiano: Tubercolosi
日本語: 結核
Basa Jawa: Tuberkulosis
ქართული: ტუბერკულოზი
қазақша: Туберкулез
ಕನ್ನಡ: ಕ್ಷಯ
한국어: 결핵
Kurdî: Tuberkuloz
Кыргызча: Кургак учук
Latina: Phthisis
Lëtzebuergesch: Tuberkulos
лезги: Верем
Limburgs: Taering
lingála: Tibélekilosi
lietuvių: Tuberkuliozė
latviešu: Tuberkuloze
македонски: Туберкулоза
മലയാളം: ക്ഷയം
монгол: Сүрьеэ
मराठी: क्षय रोग
Bahasa Melayu: Batuk kering
မြန်မာဘာသာ: တီဘီရောဂါ
नेपाली: क्षयरोग
नेपाल भाषा: गंल्वय्
Nederlands: Tuberculose
norsk nynorsk: Tuberkulose
norsk bokmål: Tuberkulose
Diné bizaad: Jéíʼádįįh
occitan: Tuberculòsi
ଓଡ଼ିଆ: ଯକ୍ଷ୍ମା
ਪੰਜਾਬੀ: ਟੀਬੀ
polski: Gruźlica
پنجابی: ٹی بی
پښتو: نری رنځ
português: Tuberculose
Runa Simi: Qhaqya unquy
română: Tuberculoză
русский: Туберкулёз
русиньскый: Сухоты
संस्कृतम्: क्षयरोगः
саха тыла: Сэллик
sicilianu: Tubbirculosi
srpskohrvatski / српскохрватски: Tuberkuloza
Simple English: Tuberculosis
slovenčina: Tuberkulóza
slovenščina: Tuberkuloza
српски / srpski: Туберкулоза
Basa Sunda: Tuberkulosis
svenska: Tuberkulos
Kiswahili: Kifua kikuu
ślůnski: Tubera
தமிழ்: காச நோய்
తెలుగు: క్షయ
тоҷикӣ: Бемории сил
Türkmençe: Inçekesel
Tagalog: Tuberkulosis
Türkçe: Verem
татарча/tatarça: Туберкулёз
українська: Туберкульоз
اردو: سل
oʻzbekcha/ўзбекча: Sil
Tiếng Việt: Lao
Winaray: Tuberculosis
isiXhosa: Isifo sephepha
ייִדיש: טובערקולאז
中文: 結核
Bân-lâm-gú: Hì-lô-pēⁿ
粵語: 肺癆