Trienio Bolchevique

Trienio Bolchevique es la denominación que se da por la historiografía española (a partir del estudio de Juan Díaz del Moral, que utiliza la expresión trienio bolchevista)[2]

Las esperanzas suscitadas por las noticias que llegaban de la revolución rusa en las masas depauperadas se dejaron notar, según el contexto local, en movimientos urbanos o rurales.

Contexto

Desde al menos la crisis de 1917, el agravamiento de la situación precaria de los trabajadores, tanto en el campo ( jornaleros sin tierras) como en las fábricas ( proletariado industrial) era insostenible (disminución de la producción, aumento del paro, disminución de los salarios reales ante el aumento de los precios, etc.) La respuesta de los partidos dinásticos (los únicos con posibilidades reales de llegar al gobierno en el sistema turnista) a lo que seguía denominándose cuestión social incluyó medidas similares a las que en los países más avanzados (como Alemania) habían iniciado el denominado estado social, pero de alcance muy limitado. La inoperancia de la Comisión de Reformas Sociales había dado paso a los más activos pero insuficientes programas de un conjunto de instituciones de espíritu regeneracionista: el Instituto de Reformas Sociales (1903), el Instituto Nacional de Previsión (1908) y el Ministerio de Trabajo (1920). El gobierno del Conde de Romanones (diciembre de 1918 - abril de 1919) se caracterizó por reaccionar al descontento social con medidas como el inicio del sistema público de pensiones[4] La ley de descanso dominical, del gobierno de Antonio Maura, había entrado en vigor en 1907.

Other Languages