Tratado de 1881 entre Argentina y Chile

El Tratado de Límites de 1881 fue firmado dicho año entre las repúblicas de Argentina y Chile para fijar sus límites precisos a lo largo de su frontera común

El anterior Tratado de 1856 acordaba la aplicación del principio del Uti possidetis iure, ordenamiento legal bajo la base de que los nuevos estados, al pasar a la vida independiente, tendrían como fronteras las que le corresponderían de las colonias españolas cuando formaban parte integrante del imperio español como un virreinato, capitanía general o audiencia, para el año 1810, último de la monarquía española para la posesión legítima de sus provincias en América. En un principio ambos estados interpretaron de manera similar los registros coloniales, aunque estos no eran conocidos muy exhaustivamente. Las Reales Cédulas a menudo eran contradictorias o superponían jurisdicciones pues el conocimiento del territorio aún en 1810 era limitado, en especial el de la parte austral del continente.

Posteriormente, ambos países pasaron a obrar bajo el concepto de terra nullius. Desde entonces se buscaba una demarcación fronteriza factible y que satisficiera los intereses de ambas naciones.

El Tratado se firmó en la ciudad de Santiago en la embajada de Argentina el 23 de julio de 1881 por Francisco de B. Echeverría, cónsul general de Chile en Buenos Aires, y el doctor Bernardo de Irigoyen, ministro de Relaciones Exteriores de la Argentina, en representación de los presidentes de las respectivas naciones.

El texto completo del Tratado puede ser visto en Tratado de Límites entre Chile y Argentina de 1881 (obsérvese que los textos de los mapas chilenos utilizan la ortografía chilena vigente por ley en Chile hasta 1927).

Antecedentes

En el Archivo General de Indias se conserva un manuscrito del primer delineador del Depósito Hidrográfico de la Corona de España, teniente de navío Andrés Baleato, fechado aproximadamente en 1803. Creado por una real cédula, contiene la descripción geográfica del Virreinato del Río de la Plata y termina con tres notas, en la segunda de las cuales enuncia:

En la costa septentrional del Estrecho de Magallanes está el Morro de Santa Águeda o Cabo Froward, desde el cual corre hacia Norte la Cordillera de los Andes y divide a la tierra patagónica en oriental y occidental. La oriental siempre se consideró del Virreinato de Buenos Aires hasta el Estrecho de Magallanes, sin embargo de no tener más establecimientos que hasta el Río Negro y la Guardia de la Bahía de San José. La Patagonia occidental pertenecía al Reino de Chile hasta el mismo Estrecho de Magallanes, no obstante que las conversiones de indios no pasaban de lo más Sud del Archipiélago de Chiloé con algunas entradas que hacían los misioneros en el Archipiélago de Guaytecas o de Chonos. La tierra del Fuego no tuvo establecimientos ni conversiones pertenecientes a Buenos Aires ni a Chile y su separación del continente por el Estrecho de Magallanes hacía imaginaria su pertenencia.

Andrés Baleato, "Descripción geográfica del Virreinato del Río de la Plata" (1803).[1]
Mapa de Sudamérica en 1855.

Después de independizarse, los gobiernos de Argentina y Chile entendieron como su frontera la cordillera de los Andes. Chile lo plasmó en su constitución de 1833,[n 1] vigente hasta 1925. Al sur de estos países se encontraba la Patagonia, nombre dado por los europeos al territorio indígena de América austral que no conquistaron.

La toma de posesión del estrecho de Magallanes en 1843, significó la instalación de población chilena en la zona, primero en el Fuerte Bulnes y luego en Punta Arenas (1848), lo que provocó la molestia del gobierno argentino, interesado en aquel y porque aún no se asignaba la Patagonia, por lo que en 1847 ambos países comenzaron a negociar su demarcación para conquistarla. En 1856 firmaron un tratado donde acordaron resolver sus problemas limítrofes de manera pacífica y Argentina fundó una colonia en el estrecho para bloquear la soberanía chilena, la cual Chile disolvió en 1874.[2]

Ambas partes contratantes reconocen como límites de sus respectivos territorios, los que poseían como tales al tiempo de separarse de la dominación española, el año 1810, y convienen a aplazar las cuestiones que han podido o puedan suscitarse sobre esta materia para discutirlas después pacífica y amigablemente, sin recurrir jamás a medidas violentas y, en caso de no arribar a un completo arreglo, someter la decisión al arbitraje de una nación amiga.

Artículo XXXIX, Tratado de 1856.

A partir de 1862, Argentina logró dejar atrás las guerras internas y dio comienzo a un sostenido crecimiento económico y demográfico que se manifestó en la ocupación de la pampa y la preocupación por su frontera sur. En 1863 el pionero argentino Luis Piedrabuena debió retirarse de la bahía San Gregorio, en la orilla norte del estrecho, por orden de las autoridades chilenas. En 1876 —mientras cargaba guano en la costa de Monte León, en la desembocadura del río Santa Cruz, con autorización del cónsul argentino en Montevideo— el barco francés Jeanne Amélie fue detenido en aguas del océano Atlántico por la corbeta chilena Magallanes; durante el traslado al puerto chileno de Punta Arenas, con la idea de poner la jurisdicción chilena sobre esa zona, el buque francés zozobró. Estos sucesos provocaron gran revuelo en Argentina, por lo que en 1878 inició la Conquista del Desierto sobre su reclamada Patagonia oriental y efectuó la Expedición Py en el sector sur para resguardarlo de la política expansionista de Chile en el siglo XIX.

Ambos países concordaban el límite en la cordillera de los Andes, pero discrepaban en el estrecho de Magallanes y el archipiélago de Tierra del Fuego. A Chile le interesaba el estrecho porque la mayor parte de su comercio se orientaba a Europa —en aquella época, el Canal de Panamá aún no salía de la etapa de los anhelos cuasi quiméricos—; y quería mantener la continuidad de su territorio. Para Argentina, sus intereses estratégicos y su comercio dirigido también hacia Europa, el estrecho poseía un valor inferior al que le confería Chile. Al comienzo de la Guerra del Pacífico en 1879, Chile acordó la paz con Argentina: solucionar el tema limítrofe y que no interviniese en favor de Bolivia y Perú.

Other Languages