Trastorno de identidad disociativo

Trastorno de identidad disociativo o síndrome de personalidad múltiple
Clasificación y recursos externos
Especialidad Psiquiatría y psicología
CIE-10 F44.8
CIE-9 300.14
eMedicine article/916186
MeSH D009105
Wikipedia no es un consultorio médico  Aviso médico 
[ editar datos en Wikidata]

El trastorno de identidad disociativo es un diagnóstico controvertido descrito en el DSM IV como la existencia de dos o más identidades o personalidades en una persona, cada una con su propio patrón de percibir y actuar con el ambiente. Al menos dos de estas personalidades toman el control del comportamiento del individuo de forma rutinaria, y están asociadas también con un grado de pérdida de memoria más allá de la falta de memoria normal. A esta pérdida de memoria se le conoce con frecuencia como tiempo perdido o amnésico. Para ser diagnosticado, los síntomas deben ocurrir independientemente del abuso de sustancias o una condición médica general (inducción).

Estudios entre profesionales de la salud demuestran un amplio escepticismo contra la idea de que este diagnóstico representa en sí un desorden mental en vez de un delirio con base cultural o iatrogénica.

El trastorno de identidad disociativo fue llamado en un comienzo trastorno de personalidad múltiple, como referencia a esto, el nombre se mantiene en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud. Aunque el trastorno lleva por nombre trastorno de identidad disociativo, este no está relacionado de ninguna manera con la esquizofrenia. Aunque el término de "personalidad dividida", es un término ampliamente asociado con la esquizofrenia, este no es un término aceptado por profesionales en relación con la identidad disociativa.

Muchas veces puede ser malinterpretado o confundido con la Composición de personalidades individuales, pero a pesar de tener síntomas similares se carece de pruebas suficientes para comprobar si esto es una rama, evolución o un término separado del trastorno de identidad disociativo, se desconocen pruebas científicas para dicha interrogante.

Evolución

Las personas con un trastorno de identidad disociativo pueden experimentar a menudo un cuadro de síntomas que pueden parecerse a los de otros trastornos psiquiátricos. Los síntomas pueden ser similares a los de la ansiedad, de las alteraciones de la personalidad, de la esquizofrenia y de los trastornos afectivos o de la epilepsia. La mayoría de las personas sufre síntomas de depresión, ansiedad (dificultad para respirar, pulso acelerado, palpitaciones), fobias, ataques de pánico, alteraciones del apetito, estrés postraumático y síntomas que simulan los de las enfermedades físicas. Pueden estar preocupadas por el suicidio y son frecuentes los intentos, así como los episodios de automutilación. Muchas personas con trastorno de identidad disociativo abusan del alcohol o de las drogas en algún momento de su vida.

El cambio de personalidades y la ausencia de consciencia del propio comportamiento en las otras personalidades hacen a menudo caótica la vida de una persona con este trastorno. Como las personalidades con frecuencia interactúan entre ellas, la persona dice oír conversaciones internas y las voces de otras personalidades. Esto es un tipo de alucinaciones.

Hay varios signos característicos del trastorno de la personalidad disociativo:

  • Síntomas diferentes que ocurren en distintos momentos.
  • Una capacidad fluctuante para asumir sus funciones, desde la eficacia en el trabajo y en la casa hasta la inhabilidad.
  • Intensos dolores de cabeza y otros síntomas físicos.
  • Distorsiones y errores en el tiempo y amnesia.
  • Despersonalización y desrealización (sentimiento de estar separado de uno mismo y experimentar su medio como irreal).
  • Constantes crisis de pánico.
  • Trastorno de las personas con las que se encuentra o haya visto.

Las personas con un trastorno de identidad disociativo frecuentemente oyen hablar a otros de lo que ellas han hecho pero que no recuerdan. Otras pueden mencionar cambios en su comportamiento que ellas tampoco recuerdan. Pueden descubrir objetos, productos o manuscritos con los que no contaban o que no reconocen. A menudo se refieren a sí mismas como “nosotros”, “él” o “ella”. Mientras que, en general, las personas no pueden recordar mucho acerca de sus primeros cinco años de vida, la persona con un trastorno de identidad disociativo no recuerda tampoco lo ocurrido entre sus 6 y 11 años.

Invariablemente el control del cuerpo se transfiere de una personalidad a otra incluyendo el contacto con la realidad, la personalidad siempre está consciente de la realidad y su percepción de la misma es la de una persona funcional completamente, puede, socializar, hacer deportes, manejar, etc.

Esta transferencia puede ocurrir como consecuencia de la reaparición del evento, de circunstancias que sean similares o se infiera que se llegará a la situación que requiere que la personalidad maneje a través de la disociación.  Esta transición puede aparecer de forma brusca e inmediata con notoria presencia de la nueva personalidad que toma el control o puede ser de manera paulatina sin notar cuando ocurre la transición, en estos casos investigaciones han demostrado que es similar a entrar en trance, en un sueño o en un desprendimiento corpóreo lo cual dependerá  de la coexistencia y conocimiento de estas personalidades entre sí, de la situación, y generalmente se acompaña de amnesia entre los episodios para mantener la individualidad de la personalidad en cuyo caso la memoria se mantiene entre la misma personalidad, o sea, que cada identidad tiene memoria exclusiva de sus dominios anteriores pero no entre personalidades, ocasionalmente se pueden manifestar como flashazos de memoria o bien puede recordarse como hechos acontecidos a un tercero.

Las personas con un trastorno de identidad disociativo tienen normalmente una historia de tres o más diagnósticos psiquiátricos previos diferentes y que no han respondido al tratamiento. Estas personas están muy preocupadas por temas de control, tanto el autocontrol, ser controladas o el control de los demás.

Aun cuando la principal causa atribuible es como consecuencia de eventos traumáticos de la niñez también se tiene conocimiento de la creación de personalidades para cubrir una necesidad o deseo que el individuo no puede realizar abiertamente por restricciones, sociales, culturales, familiares o religiosas. La personalidad disociada deja inmune o limpia a las otras personalidades. De esta manera es común la existencia de personalidades completas o sólo fragmentos, los cuales existen sólo por periodos limitados y con un propósito específico.

Other Languages
Bahasa Indonesia: Pemecahan kepribadian
Baso Minangkabau: Palainan kakobeh
srpskohrvatski / српскохрватски: Disocijativni poremećaj ličnosti