Transporte en España

Interior de la terminal 4 del Aeropuerto de Barajas Adolfo Suárez en Madrid, la capital de España.
Dos trenes Alvia de Renfe cruzando el Viaducto Martin Gil cerca de Zamora.

El transporte en España está caracterizado por una extensa red viaria, ferroviaria y de aeropuertos y puertos. El país tiene la red de vías rápidas (sumando autovías y autopistas) más larga de la Unión Europea[4]​ (el 31 en movilización de contenedores del mundo) y el de Algeciras (el número 32).

España se encuentra en una situación estratégica a nivel mundial, en el extremo meridional de Europa. Separada de África por uno de los pasos de navegación más frecuentados del mundo, el Estrecho de Gibraltar, que sirve de nexo entre el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo y del cual deriva gran parte del tráfico marítimo del Nuevo Mundo. En el tráfico aéreo los aeropuertos españoles representan un nexo obligado de gran parte del tráfico internacional hacia América Látina, África y el Arco Mediterráneo.

Se considera a España un país con unas infraestructuras y una red de transporte completa y que da apoyo a su sistema económico. Sin embargo también existe una corriente crítica que considera que la política de infraestructuras no ha sido equitativa, primando modos de transporte dedicados a las clases altas o al sector turístico, desfavoreciendo a aquellos sectores menos pudientes, como por ejemplo primar los aeropuertos y la alta velocidad frente a las líneas de metro, cercanías o autobuses interurbanos y la creación de sistemas tarifarios integrados.[9]​ y donde existe aún mucho trabajo por hacer.

Transporte aéreo

Un avión de pasajeros Airbus A321 de Iberia aterrizando en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Se considera transporte aéreo al servicio cuyo fin sea el traslado de un lugar a otro de pasajeros o carga, mediante la utilización de una aeronave. Dentro del ámbito civil, el servicio de transporte aéreo puede ser regular y no regular, siendo estas ofrecido por las líneas aéreas que operan en el aeropuerto. Las líneas aéreas se caracterizan por estar sujetas a itinerarios, horarios y frecuencias, independientemente de la demanda que posean. Los servicios no regulares son también conocidos como vuelos chárter. Se prestan servicios de transporte de pasajeros y/o carga, conocidos en su conjunto como industria aerocomercial.

El rápido desarrollo del transporte aéreo, en consonancia con lo que ocurre en los países más avanzados de su entorno, es uno de los elementos más característicos de la evolución reciente del sistema español de transporte.

El espectacular crecimiento del tráfico aéreo de pasajeros en los últimos años, y en menor medida el de mercancías, resulta muy ilustrativo. El Ministerio de Fomento prevé incrementos aún superiores para la primera década del siglo XXI, lo que llevaría a corto plazo a duplicar la cifra actual de pasajeros.

Aeropuertos en España por tamaño de sus pistas (1999 est.)
Aeropuertos españoles con pistas asfaltadas
> 3.047 m 15
2.438 - 3.047 m 11
1.524 - 2.437 m 17
914 - 1.523 m 17
< 914 m 10
Total 70
Aeropuertos españoles con pistas no asfaltadas
> 3.047 m 0
2.438 - 3.047 m 0
1.524 - 2.437 m 1
914 - 1.523 m 9
< 914 m 25
Total 35

Aeropuertos

Aeropuertos españoles de Aena agrupados por su volumen de pasajeros en 2011.

La práctica totalidad de los principales aeropuertos españoles están sujetos a la ley de interés general, por lo que su titularidad es pública y corresponde al Ministerio de Fomento. Esta tarea se realiza a través del operador aeroportuario Aena, así como a través del ente público de control del espacio aéreo nacional ENAIRE.[10]

Aún así, existen aeropuertos menores cuya gestión corresponde a empresas privadas, como es el caso del Aeropuerto de Castellón-Costa Azahar. Algunos aeropuertos fueron cerrados o inhabilitados tras su apertura debido a su escasa afluencia. En la actualidad Aena cuenta con 48 aeropuertos activos con tráfico de pasajeros, a los que se unen otros 3 gestionados por otros operadores.[11]

En total, los aeropuertos españoles desplazaron en el año 2013 un total de 187.361.347 pasajeros. Los principales en volumen de viajeros fueron Madrid-Barajas (46.824.838), Barcelona-El Prat (39.711.237), Palma de Mallorca (23.745.023), Málaga-Costa del Sol (14.404.206), Gran Canaria (10.627.218) y Alicante-Elche (10.575.288).[12]

En cuanto a mercancías, en el mismo año el conjunto de los 37 aeropuertos españoles que tienen servicios de carga sumaron 627.330.375 kg de mercancías transportadas. En este servicio destacan Madrid-Barajas (381.594.780 kg), Barcelona-El Prat (117.219.382 kg), Zaragoza (85.741.369 kg), Vitoria (46.371.874 kg), Gran Canaria (18.800.101 kg), Valencia, (13.539.904 kg), Tenerife Norte (12.818.854 kg) y Palma de Mallorca (11.373.639 kg).[12]

Terminal 1 de pasajeros del Aeropuerto de Barcelona-El Prat.
Vista exterior del edificio de la terminal de pasajeros del Aeropuerto de Bilbao.

Aerolíneas

Un avión Airbus A320 de Vueling Airlines aterrizando en el Aeropuerto de Bilbao.

En la actualidad en España operan aerolíneas procedentes de multitud de países del mundo, aunque la mayoría de vuelos suelen estar operados por aerolíneas españolas y europeas. En cuanto a los destinos, existen vuelos con destinaciones a todo el mundo, pero los principales nodos de conexión del país por medio aéreo son el resto de Europa y latinoamérica. En este último caso, España destaca como el mayor punto de conexión entre el sur de América y Europa debido a los fuertes lazos de unión e intereses comerciales comunes entre ambas regiones.[13]

En 2017, España contaba con 12 aerolíneas comerciales para transporte de pasajeros. A estas se suman algunas más que realizan vuelos de cargo, así como servicios de vuelo charter privado. En dicho año, las aerolíneas comerciales de viajeros que operaban en España eran las siguientes: