Transición energética

Bandera de Tokelau
Matriz fotovoltaica y turbinas de viento en el parque eólico Schneebergerhof en el Estado alemán de Renania-Palatinado
Planta de energía cilíndrico-parabólica para la producción de electricidad, cerca de la ciudad de Kramer Junction en el Valle de San Joaquín en California

La Transición Energética (en alemán: Energiewende) es la transición a una economía sostenible por medio de la energía renovable, la eficiencia energética y el desarrollo sostenible. El objetivo final es la abolición del carbón, la energía nuclear y otros recursos no renovables, de forma que el mix esté compuesto únicamente de energías renovables.[1]

La energía renovable incluye la eólica, biomasa (como el biogás y gas de depuradora), la energía hidroeléctrica, energía solar (térmica y fotovoltaica), la geotérmica y la energía oceánica. Estas fuentes renovables han de servir como una alternativa a los combustibles, como los combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas natural) y el combustible nuclear (uranio).

Las medidas parciales a menudo sólo tienen un potencial limitado, por lo que una aplicación efectiva de la transición energética requiere de enfoques múltiples en paralelo. La conservación de la energía y la mejora de la eficiencia energética por lo tanto desempeñan un papel importante. Un ejemplo de una medida eficaz de conservación de la energía es mejorar el aislamiento de los edificios, un ejemplo de eficiencia energética es la cogeneración de calor y electricidad. Los medidores eléctricos inteligentes pueden programar el consumo de energía para los momentos en que la electricidad es más barata.

Un ejemplo de un enfoque integral es DESERTEC. Este concepto se ve claramente en la fuerte expansión de la producción de electricidad a partir de plantas ajustables de energía solar térmica en el sur de Europa, norte de África y Oriente Medio. Se pretende enlazar las redes de transporte de electricidad de estas regiones, con el objetivo de complementar la energía renovable variable disponible localmente con los excedentes y las fuentes de energías renovables ajustables de otras regiones.

Tokelau es el primer país del mundo que ha concluido la transición energética, ya que ha eliminado los combustibles fósiles de su energía primaria, al obtener toda la energía que necesita de la electricidad solar.[2]